16 errores en portadas de cómics en los que tal vez no te hayas fijado

Los diseñadores de cómics son capaces de diseñar portadas tan espectaculares como composiciones de lo más desconcertantes. Precisamente de este segundo grupo hemos extraído unas cuantas para mostrarte hasta qué punto puede arruinarse un cómic únicamente con su ilustración principal. Como imaginarás, son muchas las franquicias implicadas en estos errores tan poco sutiles que hemos podido ver a lo largo de los años.

Entre los ejemplos, que recoge ScreeRant, se encuentran posturas imposibles, personajes sexualizados hasta extremos ridículos, protagonistas cuyo aspecto resulta cuanto menos sorprendente o fallos de escritura capaces de cambiar el sentido de una portada. Por supuesto, no nos hemos olvidado de algunos de los fallos de impresión más llamativos de los últimos tiempos, tal y como comprobarás a continuación.

Sin más dilación, te invitamos a inspeccionar cada una de estas dieciséis portadas de cómic entre las que se encuentra Spider-Man, Lobezno, Capitán América, Superman o los personajes más populares de Star Wars, cuya apariencia seguro te impactará. ¿Cuál de estos errores en algunas de las series más populares de los cómics te parece más llamativo?

Spider-Man #400: Una lápida sin nombre.

Action Comics #598: Superman se muda a «Metroplis».

Flash #343: El zombi que quería tocar un culo.

Capitán América #2: Steve tiene una segunda cara en su pierna.

Daredevil #168: Elektra se presentó en sociedad con su nombre mal escrito.

Lobezno #145: Las garras del superhéroe no se llegaron a colorear.

Justice League of America #47: El Batman gigante que puede con cualquier enemigo.

Marvel Team-Up #105: El brazo que atravesaba a Hulk.

The Emire Strikes Back Weekly #125: Los protagonistas de Star Wars lucen extrañamente diferentes en este cómic.

Hansi, the Girl who Loved the Swastika: La niña que sonreía a los nazis en un cómic antinazi.

Los cuatro fantásticos #375: Un mosaico capaz de himnotizar a cualquier lector.

Silver Surfer #50: Un fallo de imprenta que multiplicaba al protagonista.

Catwoman #0: La superheroína adopta una posición absurda solo para evidenciar sus curvas.

Peter Parker: Spider-Man #55: Una portada que parece diseñada por Gaudí.

Youngblood #9: Brazos gigantes, dedos sin mano y posturas imposibles.

Lobezno #75: El holograma que acabó convirtiéndose en una mancha azul.

Cerrar