24 excusas perfectas para cuando pierdes en un videojuego

24 excusas perfectas para cuando pierdes en un videojuego

La competitividad siempre ha formado parte del ser humano y es por ello que no nos gusta perder ni a las chapas. Sin embargo la vertiente competitiva es más reciente en el mundo de los videojuegos, lo que no quita que las excusas para cuando perdemos son tan antiguas como el comer. Que si estaba desconcentrado, que si mi mando no funciona…

Es por ello que nuestros compañeros de Kotaku han elaborado un listado con esas 24 excusas que te vendrán de perlas cuando hayas perdido un partidito al juego de fútbol en el que te creías imbatible, te hayan ganado una carrera con un coche mucho menor en prestaciones que el tuyo o te hayan pegado una paliza en un juego de lucha sin que hayas podido ni reaccionar. Aquí tienes las excusas perfectas para cuando pierdas:

– El joystick de mi mando resbala.

– He bebido demasiado alcohol ilegal y tengo gusanos.

– Se me había acabado la batería del mando.

– Estaba demasiado ocupado gritando sobre lo bueno que soy.

– Estabas invisible.

– El botón A solo hizo a mi gato explotar.

– Lag.

– Me enamoré de un enemigo y nos vamos a casar en Las Vegas.

– La guerra es el infierno.

– Estoy acostumbrado a la versión de 1978 de este juego.

 

– Han sido mis gatitos.

– Le estaba pillando el Wi-Fi al vecino.

– Me han contrarrestado, así que he cavado un agujero y me enterrado muy profundo.

– Lag.

– Mis compañeros de equipo son unos mantas.

– La razón de mi derrota es un secreto arcano, bajo un obelisco enterrado y custodiado por los sacerdotes de mayor confianza del Señor Oscuro.

– Laaaaaaaaaag.

– No funciona el botón de levantar el escudo.

– Has hecho trampa.

– Este juego no tiene final y estoy bastante seguro de que nada es real.

– Bernie Sanders fue engañado.

– No he leído el manual de esta consola.

– No me iba a 60 frames por segundo.

– Este mando parece hecho a partir de cristales rotos y larvas de insectos.

Cerrar