30 años de historia con Electronic Arts

Repasamos los momentos más importantes de la poderosa y a veces polémica compañía americana.

Hay que ver cómo pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando una compañía desconocida llamada Electronic Arts intentaba abrirse camino en el mundo de los videojuegos allá por 1982, y ahora se ha convertido en uno de los mayores gigantes dentro del sector. Mucho ha llovido desde que Trip Hawkins la fundara hace ya la friolera de treinta años.

Tres décadas que ahora la compañía celebra por todo lo alto, disfrutando con su posición privilegiada. No en vano, muchos expertos no dudan en calificarla la primera third party actual (es decir, la compañía desarrolladora de juegos, no de hardware, más importante).

Pero ojo, porque la historia de Electronic Arts nunca ha sido un camino de rosas. Más aún en los últimos años, momento en el que su popularidad ha ido en aumento pero cuando, curiosamente, también se han vivido más polémicas en torno a la compañía, siendo muy querida por algunos pero igualmente criticada por otros.

Después de que durante los años noventa Electronic Arts pasara de su fundador original, Trip Hawking, al ejecutivo Larry Probst, muchos cambios se llevaron a cabo, empezando por la explosión de sagas deportivas, como FIFA, que supuso toda una revolución durante mediados de aquella década.

Casi al mismo nivel estuvo también otro clásico con mayúsculas, en este caso de la velocidad: Road Rash. Seguro que muchos de vosotros recordaréis este frenético arcade de carreras en el que todo estaba permitido e incluso podíamos zurrarnos con los rivales a golpe de cadena o ladrillazo limpio. El juego vio la luz originalmente en MegaDrive, pero tuvo tanto éxito que continuó adelante viendo adaptaciones y secuelas importantes hasta casi 1999, ya en tiempos de PSOne.

El origen norteamericano de EA resultaba evidente en casi todos sus lanzamientos. Por ejemplo, otro grande en su momento fue Desert Strike, un innovador título de acción que nos ponía a manejar un helicóptero de guerra, cumpliendo distintas misiones.

Su concepto adulto y peculiar vista isométrica convirtieron la serie en todo un éxito, apareciendo secuelas como Jungle Strike o Urban Strike. Eso sí, ninguna llegó a alcanzar, en nuestra opinión, el nivel del primero, que apareció para casi todos los sistemas de ocho y dieciséis bits allá por 1992.

No obstante, justo es también decir que en esa época EA todavía estaba algo enquistada en su política de primeros años, es decir, muy lejos de todo lo que llegaría más tarde. Además, pese al apoyo inicial que la compañía brinco a MegaDrive (con juegos incluso tan innovadores y destacables como Haunting), fue mucho más tímida a la hora de apostar por máquinas como Saturn o Nintendo 64. 

Lo curioso es que no fue así como 3DO, el reproductor multimedia de Panasonic que, pese a su escasa repercusión comercial, sí recibió un buen puñado de juegos de esta compañía. Como anécdota, decir que ni un solo título de Electronic Arts vio la luz para Dreamcast, la última consola de SEGA.

Por ejemplo, situándonos en 1997. Fue entonces cuando los americanos se hicieron con un estudio hasta entonces independiente, Maxis. ¿Os suena? Sí, por aquel entonces eran los responsables de una de las sagas más innovadoras de la historia del PC, SimCity.

Pero eso no sería nada comparado con su siguiente obra, Los Sims. Considerado el videojuego más vendido de todos los tiempos, y con un sinfín de expansiones y secuelas, todavía a día de hoy sigue resultando una de las minas de oro más importantes de la compañía. Todo un fenómeno que igualmente logró ampliar el público potencial de los videojuegos, como más tarde haría también Wii.

Aunque otro punto importante llegaría diez años después, allá por 2007. Es el momento en el que un nuevo responsable toma los mandos de la compañía. Se trata de John Riccitiello, un excéntrico dirigente que, además de realizar todo tipo de declaraciones, algunas más acertadas que otras, también impulsaría nuevos vientos en la compañía. Y de forma muy acertada, por lo general.

Es en ese momento cuando se da luz verde al desarrollo de nuevas franquicias, como Mirror’s Edge, Dante’s Inferno o Dead Space. Es cierto que ninguna de ellas logró el beneplácito total del público, pero eso no impidió que EA se diera por satisfecha. También llegarían más títulos creados desde cero: Brutal Legend, Dragon Age o Mass Effect, convirtiéndose este último, sin duda, en uno de los favoritos de la crítica en los últimos años. 

Y mientras, EA acercaba posiciones con estudios externos del talento de BioWare, o reestructurando los suyos propios: EA Sports, DICE, Criterion Games, Visceral Games, etc. Al tiempo, Electronic Arts también empezaba a interesarse por los nuevos formatos, desarrollando títulos para móviles e incluso el innovador sistema Origin.

De la misma forma, y tras unos años perdiendo la batalla con su principal competidor, Pro Evolution Soccer, la saga FIFA logró remontar el vuelo hace ya cuatro o cinco años, reviviendo su gloria pasada y convirtiéndose en el simulador de referencia durante esta generación de consolas.

Por supuesto, esta dirección no ha estado exenta de complicaciones. Es incuestionable que Electronic Arts ha sabido ponerse en la piel del jugador a la hora de desarrollar interesantes licencias pero, como comentábamos, no siempre los usuarios han respondido como se esperaba. Uno de los casos más claros han sido las dos entregas de Medal of Honor, demasiado flojas para competir con el fenómeno Call of Duty, o apuestas ya citadas como Mirror’s Edge o Bulletstorm.

En cualquier de los casos, Electronic Arts sigue siendo todo un peso pesado dentro de la industria, y suyas son algunas de las sagas más importantes del sector, al menos de un tiempo a esta parte. A todos los juegos ya mencionados habría que sumarle también la veterana Need for Speed, Crysis, SSX, Skate o Battlefield, cuya cuarta entrega ya nos ha puesto los dientes largos.

Mucho ha llovido, sí, desde que un grupo de jovenzuelos mandaba sus primeros títulos en 1983 desde una bodega de la ciudad de San Francisco. Juegos como Hard Hat Mack, MULE, Worms? o Axis Assassin. ¡Quién ha visto el software de la compañía y quién lo ve!

En fin, que desde AlfaBetaJuega no podemos hacer otra cosa que felicitar a Electronic Arts por estos treinta años de entretenimiento y buenos ratos, y desearle lo mejor para el futuro (porque al fin y al cabo, también será lo mejor para nosotros, los jugadores). Así que, decidnos, ¿qué pensáis vosotros de la compañía americana, sus juegos y sus políticas comerciales? Como siempre, somos todo oídos…

Publicaciones relacionadas

Cerrar