5 directores de cine Vs. 5 creadores de videojuegos

El arte tiene tendencia a reproducir a los mismos autores en diferentes ramas. Porque la gente tiene gustos parecidos, historias que contar similiares y usan indistitanmente el medio que más les interesa.

Como estamos hartos de deciros en AlfaBetaJuega, cine y videojuegos son padre e hijo y cada vez tienen la buena y saludable manía de parecerse entre ambos. 

Para demostrar esto y pasar un rato entretenido, hemos decidido en AlfaBetaJuega enfrentar a cinco grandes directores de cine con los cinco maestros de los videojuegos que más se les parecen. Vamos allá.

 

Quentin Tarantino Vs Goichi Suda

Aquí tenéis el tópico más repetido en cualquier referencia que se haga a Suda 51, el creador de títulos como No More Heroes o el próximo Killer is Dead: "es el Tarantino de los videojuegos". La afirmación es bastante simplista pero efectiva. Es decir, Tarantino es un tipo irrepetible, no existe nadie como él similar en el cine. Sus guiones son complejísimos, cargados de diálogos trash que van del cachondeo a la reflexión en la misma frase y su puesta en escena, plagada de excesos es una de sus firmas, que no es del gusto de todo el público.

Precisamente en sus excesos y este disgusto de parte del público es donde realmente sí que está el parecido con Goichi, independientemente del tratamiento de la violencia de ambos (similar, pero en Tarantino siempre mal entendido). Si cogéis No More Heroes y la comparáis con la magistral Kill Bill es donde veréis el calco más claro.

Hayao Miyazaki Vs Shigeru Miyamoto

A partir de ahora los conoceremos como los hermanos Miya. El parecido entre los dos maestros es más que palpable. La animación japonesa no se entendería sin Miyazaki y su estudio Ghibli, que nos ha dado grandes obras maestras del cine de animación como La Princesa Mononoke, Mi Vecino Totoro o El Viaje de Chihiro. ¿Hace falta mentar el currículo de Miyamoto y lo que ha supuesto para los videojuegos? Venga va, vamos allá: Mario, Zelda, Donkey Kong, Metroid… y la lista sigue y sigue y sigue y… bueno, habéis captado el mensaje.

Pero no es solo su importancia capital lo que une a ambos creadores. Uno de los sellos que desprenden ambos es no tratar a los niños como si fueran estúpidos, por lo que crean obras atemporales que fascinan y siguen fascinando a todo el mundo y que no pierden ni un ápice de interés con el paso de los años.

Pero también les une esa mirada ecologista que desprenden los trabajos de ambos: poneros a jugar a Pikmin o Zelda y la fascinación que se esconde por la naturaleza virgen y poned palomitas para disfrutar de Ponyo en el acantilado y luego nos contáis.

Stanley Kubrick Vs Peter Molyneux

Reconocemos que aquí estamos un poco de cachondeo. Un poco solo. Evidentemente, tratar de comparar a Stanley Kubrick con cualquier ser humano es un pecado sin parangón si atendéis a que Kubrick probablemente tenga una obra maestra en cada género (Teléfono Rojo, ¿Volamos hacia Moscú?, La Naranja Mecánica, 2001 Una Odisea en el espacio… tomad aire… La chaqueta Metálica, El Resplandor…).

Pero precisamente es el carácter divino de ambos el que los une. Ambos le dan una pátina de trascendencia a todo lo que hacen (en la de Kubrick las más de las veces es real y en la de Molyneux no) y cada cosa que dicen (decían en el caso de Kubrick) y estrenan es un evento multitudinario en el que el globo terraqueo deja de girar aunque solo sea un segundo.

Pero, lo más importante de todo, es que el cubo de Curiosity y su terrible secreto que nos iba a cambiar a todos la vida era en realidad (lo que pasa es que no lo supimos entender en su momento), el monolito de 2001, Una odisea en el espacio. Ahora todo tiene sentido, ¿no?

Christopher Nolan Vs Ken Levine

Dos autores jóvenes (jóvenes para sus respectivas industrias) y con mayor influencia actual en ambas artes y con mayor número de seguidores totalmente pasionarios de sus obras. El creador de Bioshock y el resucitador de Batman tiene un montón de cosas en común y de las que presumir.

Fundamentalmente han demostrado que hay formas distintas de hacer cosas que ya estaban más que trilladas.

Insistimos en la mayor: Nolan entendió que Batman tenía que ser un héroe más adulto y con las preocupaciones parejas a su tiempo (lo llaman un héroe del post 11-S y le viene como batarang al cinturón la definición). Y no solo eso: demostró que arriesgar y meter reflexiones morales discutibles y con cierta carga polémica podía funcionar en taquilla y hacer que el público batiera todos los récords de recaudación.

Punto por punto es lo que ha sucedido con Bioshock Infinite: una obra que toca temas intocables para un juego que ha costado tanto dinero hacer. Una obra que le trajo complejidad y un nuevo aire de interés a un género tan sobreexplotado, maltratado e insultado como es el del shooter en primera persona.

Y una obra que debería, como hizo El Caballero Oscuro, crear una nueva pauta que sirviera de relativo estándar para el futuro.

Es más, nos jugamos el todo por el todo a que va a haber tremendos paralelismos entre lo planteado en Infinite y lo que nos espera ver en Interstellar, la nueva y secretísima película de Nolan.

Steven Spielberg VS Hideo Kojima

Intentar sacarle un parecido a uno de los maestros del videojuego por definición como es Hideo Kojima en el cine es tremendamente difícil. ¿Por qué? Porque en realidad Kojima es uno de los creadores de videojuego que más parece un director de cine y que, seguramente se defendería con maestría en el séptimo arte.

Su parecido a Spielberg radica, fundamentalmente, en que ambos tienen una capacidad descomunal para convertir en puro espectáculo temas cargados de intelectualidad, y a la inversa. 

Lo que les separa diametralmente a ambos autores es que Spielberg es amo y señor de prácticamente cualquier género que toca; y hace dinero, ya sea en el bélico, la ciencia ficción, la comedia, el histórico… Y Kojima, por desgracia, siempre ha sido considerado autor de una sola obra, cosa que por otro lado, no deja de ser simplista e ncorrecta.

De nuevo, la influencia que ejercen Spielberg en el cine y Kojima en los videojuegos es capital, y el cambio que supuso la llegada del primero al cine y del segundo al mundo de los videojuegos transformó la forma de pensar en ambas artes. Dos grandes, vaya.



De momento dejamos aquí este enfrentamiento brutal entre cine y videojuegos. Pero ahora, a parte de que nos dejéis vuestras opiniones sobre el tema y que discutáis con nosotros el grado de razón o absurdo que llevamos, lo que queremos saber en AlfaBetaJuega es, ¿qué otros creadores de cine y videojuegos se quieren como la trucha al trucho?

Néstor García

Publicaciones relacionadas

Cerrar