5 juegos de PlayStation 1 que solo podían venir de Japón

5 juegos de PlayStation 1 que solo podían venir de Japón

Qué tiempos aquéllos en los que la PlayStation 1 era, sin duda, una de las tecnologías más avanzadas de la que podíamos disfrutar en lo referente al mundo de los videojuegos. La mayoría de juegos nos llegaban, por aquél entonces y por motivos obvios, de Japón.

Sin embargo, los videojuegos que llegaron a nuestras manos no son ni mucho menos todos los que se lanzaron en la tierra en la que Sony está asentada. Nosotros jugábamos a los títulos más destacados, mientras que las rarezas más extravagantes se quedaban en Japón, lejos de nuestro alcance. Hace unas semanas también te presentamos los juegos más extraños que van a llegar a Steam.

Hoy, de la mano de Dorkly, te presentamos cinco de esos curiosos videojuegos que, como podrás ver, solo podrían venir del país nipón. Desde luego, esa originalidad desmesurada no está al alcance del resto, ¿no te parece?

1. Incredible Crisis

Kenichi Nishi creó, en 1999, un videojuego absolutamente loco que avanza a un ritmo endiablado y en el que pocas cosas tienen sentido, al menos si nos paramos a pensarlas. Es el cumpleaños de la abuela Haruko y quiere celebrarlo con toda su familia que, desgracidamente, se ha olvidado. Todos intentarán llegar a la fiesta a tiempo, aunque cada miembro se topará con obstáculos de lo más extraños por el camino: OVNIS, osos de peluche gigantes y hasta relaciones sexuales en una noria… ver para creer.

2. PaRappa el rapero y UmJammer Lammy 

Quizás sea el juego más reconocible de la lista, a pesar de los casi 20 años que han pasado desde su lanzamiento. Su sello, una curiosísima estética que trata de entremezclar el 2D y el 3D, además de todas esas melodías tan pegadizas que no cesan ni un segundo. Este perro con gorro tratará de conquistar el corazón de una flor con apariencia humana a golpe de baile, mientras el jugador se emplea a fondo pulsando mil y un botones para que nuestro canino personaje tenga éxito en su misión.

3. Irritating Stick

Si lo que buscas es un derroche de originalidad de proporciones míticamente ridículas, has dado con el juego indicado. Para explicarte a qué se parece este demencial videojuego, solo podríamos compararlo con el clásico juego de mesa Operación pero a escala enorme. Los concursantes deben arrastrar un palo por las partes metálicas de un laberinto y tratar superar los obstáculos que en su camino encuentren. Mientras tanto, una voz japonesa de género masculino te va gritando como si no hubiera un mañana y sin que tú entiendas una sola palabra.

4. Vib-Ribbon

Este juego monocrómatico también es, por supuesto, de lo menos usual que habrás visto. Básicamente, manejaremos a un particular conejo que debe deslizarse y avanzar por una estructura metálica creada de forma semi-aleatoria mientras va superando niveles. Sin embargo, lo más curioso no es siquiera que el diseño conste de unos pocos garabatos en blanco y negro, sino que la máxima particularidad del juego radica en que la banda sonora del mismo era la escogida por el usuario, que debía introducir un CD en la consola.

5. LSD: Dream Emulator

El título ya nos avanza lo que podemos encontrarnos en el juego. Básicamente, debemos ir caminando mientras nos topamos con apoximadamente unos diez minutos de sueños de lo más extraños con una cantidad ingente de objetos, personajes o ciudades de lo más surrealistas. Si reaccionas de la forma equivocada ante alguna de estas cosas, el temporizador se detendrá y volverás al menú de inicio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar