6 videojuegos a los que les ha sentado fatal el paso de los años

La nostalgia tiene la virtud de ser placentera, pero también el defecto de ser traicionera. Muchos miramos al pasado suspirando por aquellos videojuegos que nos engancharon durante horas y horas frente a la pantalla mientras quemábamos los mandos. El tiempo ha pasado y pensamos en aquellas obras como auténticas maravillas a nivel jugable y visual que nos cautivaban y enamoraban a cada pulsación de botón que dábamos. Pero, ay, amigos, cuán engañosa es la memoria.

El tiempo no perdona a las personas, pero tampoco perdona a los videojuegos. Hay títulos que en su momento fueron toda una revolución pero que, con el paso de los años, han envejecido bastante mal. Hoy queremos hablaros de algunos de ellos. Este recopilatorio que os traemos a continuación reúne 6 juegos a los que les ha sentado fatal el paso de los años, por más que nos pese.

Y vaya por delante que los disfrutamos como enanos en su momento; pero, cada vez que oímos a alguien decir que ya no se hacen juegos como antes y nos vienen a la mente estos nombres, no podemos hacer más que dar las gracias.

Tomb Raider

Hemos perdido la cuenta de las horas que invertimos en este juego en su momento, como seguramente también lo hayáis hecho muchos de vosotros. Pero, cuando nos acercamos a él ahora… Preferimos que sea en sesiones muy cortas. El primer Tomb Raider tenía un control bastante tosco, que te obligaba a pararte a girar o gastar un extremo cuidado con cada cornisa y salto; y en el campo técnico, a pesar de habernos sorprendido en su momento, ahora no podemos hacer más que verle incosistencias en un lado y otro. Entendemos que eran los primeros pasos en el mundo 3D, pero el tiempo no perdona.

 

F-Zero

Otro título que causó un gran impacto en su momento. F-Zero fue uno de los privilegiados por acompañar a Super Nintendo en su lanzamiento. Era un videojuego veloz, exigente y que nos presentaba una pista que parecía hecha en tres dimensiones. Ahora, las arrugas no le han sentado demasiado bien. Sigue teniendo ese toque para transmitir sensación de velocidad; pero flaquea por completo en cosas tan sencillas como no incluir un modo multijugador, tener poquísimos vehículos para elegir o unas pistas algo insípidas.

 

Final Fantasy VII

Final Fantasy VII fue toda una bomba de relojería. El legendario RPG de PlayStation marcó un antes y un después tanto en el género como en el público. Su jugabilidad contiene una serie de fórmulas casi perfectas y su historia era capaz de sorprender. El problema es que en los tiempos que corren, cuando comienzas a ponerte a los mandos con él te cuesta horrores. Una localización al castellano nefasta, un control regulero, escenarios carentes de definición y unos personajes representados con un aspecto que enamora entre cero y nada. Las limitaciones técnicas de la época lo ponían difícil a la hora de intentar conseguir algo más. Por suerte, hay un remake cerca que, esperamos, funcione como debe.

 

Myst

Puzles enrevesados al extremo e injustos, un mundo mucho más limitado de lo que aparenta y una historia que cojea considerablemente. Cuando te acercas de nuevo a Myst te das cuenta de que, tras esa ambición por mostrar el potencial del formato CD-ROM, se esconde un reto que desafía no a nuestra inteligencia, sino a nuestra paciencia. Mejor no sacarlo de la estantería y dejarlo tal y como estaba si no quieres recibir una sobredosis de dolorosa y cruenta realidad.

 

Starwing/Star Fox

Cuando piensas en un juego que combina las naves espaciales, los tiroteos, las batallas y una jugabilidad arcade, piensas en algo que responde al milímetro y que goza de una fluidez total. Pues bien, Star Fox, el que vimos en Super Nintendo hace años y hemos podido revivir hace poco en SNES Classic Mini, no tiene nada de eso. Sentimos decirlo, pero el título que comenzó la leyenda de Fox McCloud en ocasiones puede ser casi injugable. La tasa de fotogramas por segundo es bajísima y, en ocasiones, capaz de sacar de quicio a cualquiera. Y esto, por supuesto, trae una cola que golpea con dureza a la jugabilidad y la diversión.

 

Altered Beast

Tosco y torpe a más no poder y, además, con un acabado visual que se aleja por completo de lo atractivo. Altered Beast puede ser una joya nostálgica para muchos de nosotros, que de hecho lo es; pero consiguió ese puesto por aparecer ante nosotros cuando todavía eramos jóvenes e inocentes. Ahora, que ha pasado el tiempo y todo ha evolucionado a un ritmo bestial, acercarse de nuevo a este título es una buena forma de comprobar que los videojuegos de antes no eran tan buenos como pensamos.

 

 

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar