8 brutales videojuegos que fueron censurados

8 brutales videojuegos que fueron censurados

La censura y los videojuegos siempre han ido, lamentablemente, cogidos de la mano. No importa si un juego es violento, tiene lenguaje soez, tiene presencia de sustancias ilegales o sencillamente geolocaliza tu posición. Algunos países siempre encuentran la excusa perfecta para impedir que un determinado videojuego que no les ha caído en gracia pueda ser censurado y nunca llegue al mercado.

Es por ello que hoy queremos traerte una pequeña lista de videojuegos que fueron censurados por una u otra razón, aunque mayormente se trataba de títulos extremadamente violentos y que no gustaron en los países en los que fueron baneados. Sin más dilación te dejamos con algunos ilustrativos ejemplos que te harán entender cómo es la censura en otros países del mundo.

Bully

Conocido en Europa como Canis Canem Edit, el videojuego de Rockstar Games tuvo que enfrentarse a múltiples polémicas. En él encarnábamos a un abusón de colegio que, sin embargo, obtenía recompensas al ayudar a otros compañeros de clase. No obstante Bully fue completamente censurado en Brasil y también fue retirado de algunos comercios de Reino Unido. A Rockstar siempre se le ha perseguido mucho.

Fallout 3

Australia siempre ha sido muy exigente con respecto a lo que sale en las obras que se publican en su país. Bethesda tuvo que sufrir su ira con el lanzamiento de Fallout 3. Las muertes y mutilaciones no eran problema para los australianos, pero sí lo eran las drogas que aparecían en el juego. Bethesda las modificó y les dio un aspecto menos realista para Australia, de modo que la calificación bajó a +15 y pudo ser publicado.

Battlefield 3

En el videojuego bélico de DICE había una fase en la que debíamos entrar en Teherán, la capital de Irán, algo que no gustó en absoluto a las autoridades iraníes. Los comercios que decidieron venderlo fueron cerrados y se les incautaron las copias, mientras que agencias de noticias iraníes informaron de que incluso personas que poseían una copia de Battlefield 3 fueron arrestadas simplemente por tenerla.

Manhunt 1 y 2

La demostrada falsa relación entre videojuegos y violencia real es algo que lleva acompañando al ocio electrónico durante años. Eso es lo que ocurrió con el primer Manhunt, pues un niño atacó con un martillo a un amigo hasta matarlo. El juego de Rockstar cargó con las culpas. Desde aquel momento el título fue prohibido en Inglaterra, mientras que la segunda entrega nunca vio la luz oficialmente en ese país.

Wolfenstein

Alemania siempre ha tenido problemas a la hora de dejar publicar títulos con temática nazi, aunque sean claramente los malos del argumento (y pese a que han hecho centenares de películas). El último juego de la saga fue finalmente lanzado en Alemania y Austria tras ser sometido a importantes cambios: los nazis pasaron a ser el Régimen y los símbolos fueron sustituidos por otros completamente distintos.

Left 4 Dead 2

El videojuego multijugador de Valve también sufrió la ira de la clasificación por edades australiana. La sangre y los desmembramientos del juego impidieron que se lanzara durante los cinco años posteriores al estreno oficial del título. Sin embargo, tiempo después Australia había modificado su sistema de calificación y Valve volvió a probar suerte. El juego obtuvo un +18 y comenzó a ser vendido legalmente.

Silent Hill: Homecoming

Hasta la mencionada revisión del sistema de calificación por edades de Australia tenía un problema. La saga Silent Hill siempre había estado permitida, pero Homecoming no pasó los filtros necesarios. Por lo visto lo que más molestaba era la posibilidad de matar enemigos con un taladro, algo absurdo teniendo en cuenta las cosas que pueden hacerse en otros títulos. Sea como fuere, el juego nunca vio la luz en ese país.

Pokémon

La franquicia estrella de Game Freak siempre ha tenido problemas en Arabia Saudí. Se les ha acusado repetidamente de influir en los niños o de inculcar símbolos sionistas y la blasfemia entre los más pequeños. Pokémon GO también se vio afectado por las autoridades sauditas, que no veían bien que los jugadores fueran rastreados mostrando su localización vía GPS.

Publicaciones relacionadas

Cerrar