A Bethesda le preocupa la segunda mano, pero también los altos precios de los juegos

Llevamos bastante tiempo a vueltas con el mercado de segunda mano y las repercusiones que tenga o no para la industria. Hay quien proclama que siginifican pérdidas para las editoras de software por ventas que dejan de producirse y que no repercuten en ellos, mientras que otros defienden que esa unidad de segunda mano ya ha sido amortizada y que el cliente no tenía intención de hacer la compra al precio de mercado igualmente. Bethesda entiende ambos puntos de vista, pero eso no signifique que no le preocupe. 

Peter Hines, su vicepresidente de marketing y relaciones públicas, cree, según declaraciones a Destructoid, que “los juegos no son baratos porque son caros de hacer, y la gente busca maneras de poder permitírselos”. Hines comprende que 60 o 70 euros por un solo juego no es plato de buen gusto para como está la economía: “Hemos tratado de mitigarlo creando juegos que puedan ser rejugables y dándoles DLC para alargar su vida”. 

El remedio, desde luego, no es fácil, pero Hines tiene fe en que debe haber alguno: “No estoy seguro de que nadie tenga una solución que funcione para todo el mundo, y quizá no haya ninguna hasta que alguien se imagine cómo incluir a los desarrolladores y los editores en el bucle de los juegos usados en vez de quedarse con todo”. Un tema peliagudo este, pero esperamos que si existe esa solución por la que aboga Hines, sea satisfactoria para los usuarios. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar