A Way Out: Así es como puedes reparar la camioneta del segundo capítulo

A Way Out, uno de los lanzamientos que se esperaban con cierta expectación este año, ya se encuentra disponible, y los jugadores ya han topado con la primera vicisitud que les trae de cráneo. El juego, que quiere ser una inspiración y que afirma que no será un vehículo para que Electronic Arts quiera sacar tajada, presenta a los jugadores una valiosa herramienta en su capítulo 2. Una camioneta que hay que reparar para seguir consumando la huida.

La web Game Skinny nos ofrece todos los pasos a seguir en su guía para arreglar este vehículo y seguir con la vida de prófugo tan ricamente. En este segundo episodio llegaremos a una granja en cuyo granero encontraremos una camioneta estropeada. Para ello, tendrás primero que incapacitar al matrimonio que vive en ella, o bien reducirles. Hagas lo que hagas, cuando entres al granero, tendrás que subir las escaleras y encontrar un sistema de poleas. Opéralas mientras el otro personaje se coge al garfio para poder llegar hasta el otro lado, donde se encuentran unas ruedas. El objetivo es lanzar una de las llantas al piso de abajo.

Con la llanta en manos del compañero, lo siguientes es coger una llave de tuercas de la caja de herramientas. Lo que procede a continuación es colocar la llanta. Mientras uno de los personajes levanta con la barra que habrá a uno de los lados del vehículo la parte trasera de éste, el otro deberá colocar la rueda en el eje izquierdo trasero. Usa la llave de tuercas para asegurarla firmemente.

Ahora resta cargar la batería. Quita los ladrillos que hacen de tope y empuja la camioneta a través de la puerta del granero hacia la cuesta abajo. Cuando se detenga, usa las pinzas y conecta la camioneta al tractor. Solo queda hacerse un poco de gasolina, que encontrarás en la cabaña junto a la que te encuentras, en el generador.

Varios usuarios han reportado un bug a la hora de empujar la camioneta, pero por desgracia, este fallo no está corregido. Si te sucede, se recomienda comenzar el arreglo desde el último punto de guardado. Nadie dijo que fugarse fuera fácil.

Cerrar