Acusan nuevamente a Nintendo, Sony, EA y Valve de incumplir una normativa europea

El pasado mes de febrero el Consejo de Consumidores de Noruega advertía de las prácticas que algunas compañías de videojuegos estaban llevando a cabo en territorio europeo y que no se ajustaban, ni por asomo, a la legislación vigente. Concretamente, el organismo de control hacía referencia al procedimiento para la devolución de contenidos digitales, que debería permitir anular una compra en un plazo de catorce días siempre y cuando el jugador no hubiera hecho uso del producto.

Entonces ya planteaban sus reservas respecto al modo de actuación de varias empresas del sector y, en especial, de Nintendo. La compañía no aplicaba esta normativa en la eShop, en la que es imposible cancelar una compra después de realizarla. Precisamente en este punto es en el que el NCC ha vuelto a reafirmarse en su último informe, que confirma además sus sospechas respecto a Valve, Sony y Electronic Arts. Tanto Steam, PlayStation Store como Origin están incumpliendo el procedimiento al dificultar, y en ocasiones impedir, las devoluciones.

Se acusa en especial a la plataforma de Valve de no ser clara en cuanto a este proceso. Aunque Steam sí permite devolver un producto en el tiempo estipulado, el usuario no puede haber jugado más de dos horas al título en cuestión. Pese a que la norma es generalmente sabida por la comunidad, lo cierto es que la compañía no advierte de ello durante el proceso de compra, en el que según la organización debería indicarse tan claramente como ocurriría en un comercio físico. ¿Te has enfrentado alguna vez a una devolución en alguna de las plataformas mencionadas?

 

Cerrar