AlfaBetaRETRO de Metro 2033: Apocalipsis en Moscú

Recorremos los túneles del metro de Moscú, donde una guerra nuclear ha asolado la superficie.

Protagonista con mechero en Metro 2033 «¿Has escuchado la teoría de la supervivencia del más apto? Pues, hemos perdido…». Esta inquietante reflexión ya mostraba la desesperanza en la saga de videojuegos Metro, adaptación de la novela de Dmitri Glukhovsky. En 2010 el estudio 4A Games tomó esta obra postapocalíptica para sumergirnos en su atmósfera a través de los mandos. El desasosiego de Metro 2033 era una de las claves de este survival horror, que conseguía transmitir mucho con muy poco. La jugabilidad de esta primera entrega era sencilla, sin florituras, como los shooter de antaño y sobre todo lento. Pero lejos de destacar este aspecto como algo negativo, los controles de Metro 2033 ayudaban a la completa inmersión del jugador.

Hoy, nos adentramos en el metro moscovita para recorrer los orígenes de la saga, cuya tercera entrega se lanza el próximo 15 de febrero. Metro Exodus vuelve a la senda del libro y seguirá los acontecimientos de Metro 2035. Pero para entender lo que veremos próximamente en nuestras consolas, hay que conocer bien los cimientos.

Tras una guerra nuclear, la radiación es parte importante de la ambientación, es lo que hace que ese aire sea asfixiante y que obligue al protagonista a portar una máscara de gas continuamente. Podría ser un objeto infinito, pero no. Lo que hace de Metro 2033 un survival con todas las letras es la necesidad de buscar entre las ruinas y los cadáveres filtros para poder tomar aire, munición o armas. Con 3 o 4 aspectos construye un videojuego que intriga e inquieta a partes iguales. Con cada paso, el jugador siente la necesidad de conocer qué ocurrió y qué hay fuera de los túneles. Todo está conectado.

mapa Metro 2033

Una red kilométrica de túneles

Esa es la primera impresión del juego que debutó hace 9 años. Utilizar el metro de Moscú como core principal era demasiado atractivo para no lanzar un videojuego de estas características. Una red kilométrica de líneas con un total de 212 estaciones, la tercera más grande del mundo después de Londres y Nueva York, es el escenario principal del juego, aunque no fue el recurso mejor aprovechado. La catástrofe de 2013 ha provocado que los supervivientes se agrupen y levanten ciudades-estado en cada estación. Son zonas seguras, pero de tránsito, que generan un sentimiento de no pertenencia a ningún sitio. Una vez más, la bases narrativas son tan sólidas que sólo requería un apartado gráfico a la altura y unos personajes con historia.

Artyom es el protagonista, pero poco sabemos de él en un principio. Nació en medio del caos que asoló el mundo, es un superviviente huérfano salvado de las ratas por un oficial militar. Todo lo que rodea Metro es realmente desolador. Llama la atención especialmente el audio como un recurso inteligente para crear inmersión. La respiración nerviosa del propio protagonista o los gruñidos de criaturas en la lejanía crean momentos de mucha intranquilidad. No puedes relajarte en Metro 2033, pese a que los combates están muy controlados. No hay nada improvisado en este juego pese a dar esa sensación.

Nosalis, Oscuros y otras mutaciones

El peligro real está en las profundidades de la saga. Los Nosalis son criaturas que mutaron y viven en los túneles del metro, agrupados pueden ser letales. Durante la campaña que consta de 11 capítulos hay muchas referencias a estos seres, los más habituales en ambos juegos de la franquicia. Menos habituales pero siempre en boca de todos son los Oscuros, el enemigo principal de los hombres supervivientes. Se trata de una criatura humanoide inteligente con poderes telepáticos. En Last Light, la secuela que no sigue el argumento de la segunda novela, Artyom descubrirá secretos de estos seres. Hay un elemento paranormal incluso en las profundidades al que se enfrenta Artyom, un mal que afecta a todo el mundo, menos a nuestro protagonista.

Arte Nosalis, criatura mutante

Yo hablo de monstruos, de mutantes, pero sin ninguna base científica. Lo que yo hice, más que ciencia ficción, sería fantasía urbana», Dmitri Glukhovsky

Nada de lo que escribió su autor está fundamentado en hechos científicos. El mundo de Metro no es posible, pero eso no impide imaginar éstas y otras mutaciones producto de la radiación. A los Oscuros los denominan Homo novus, el eslabón evolutivo del ser humano. El que se transformó, se adaptó y sobrevivió. Toda la aventura gira entorno a esta atmósfera, pero no hay objetivos claros. Es una experiencia difusa que quiere contar una historia sin mucho atrezzo.

Trasfondo político-económico

Ambientado en Rusia y con la caída del estado del bienestar y político, nacen distintas facciones ideológicas en el universo creado por Dmitri Glukhovsky. Por ello nos encontramos con los comunistas que dominan la línea roja, los neonazis del Cuarto Reich o un grupo predominante que controla Hansa. Esto quiere decir que el enemigo humano también está presente, lo que viene a recordarnos que en cuanto los bienes escasean, el ser humano se vuelve hostil y anárquico.

No podía faltar esta connotación política para reflexionar sobre las consecuencias y el comportamiento humano en circunstancias de miseria y desesperación. La escasez de recursos lleva a traficar con balas militares del calibre 5,45. Estas son anteriores a la guerra nuclear y su calidad es muy valorada en el mercado. Las demás balas han sido fabricadas por los habitantes de estas ciudades estado y son de muy baja calidad. El juego nos da la opción de cambiar estas últimas por las primeras como si se tratase de un cambio de divisa.

Nosalis atacando

Last Light y Exodus, cambiando el concepto

Los inicios siempre son duros y Metro se permitió algunos lujos en la segunda entrega de la franquicia, después de un desarrollo tedioso. Last Light quiso cambiar la fórmula con espacios más abiertos y dejando atrás los laberínticos túneles menos recurrentes. Por primera vez llegaba a PlayStation 3, ya que la primera parte fue cancelada para esta plataforma. Posiblemente este debut en la consola de Sony fue determinante para triplicar las ventas de Last Light respecto a su predecesor en tan solo una semana en Estados Unidos.

Con Exodus, que llegará el 15 de febrero para PlayStation 4, Xbox One y PC, 4AGames le da una vuelta e introduce más elementos de sigilo, crafteo y enfrentamientos estratégicos como te contamos en nuestras impresiones finales del juego. Esta tercera entrega promete más acción que las anteriores, conservando su estilo narrativo pero menos lineal en escenarios más extensos lejos del subsuelo. En este último título veremos más la luz del día en un terrible mundo hostil que pondrá en peligro a nuestro protagonista. Si quieres continuar esta aventura puedes reservar Metro Exodus en los siguientes enlaces:

PlayStation 4

Reserva Metro Exodus en Amazon por 64,95€
Reserva Metro Exodus en MediaMarkt por 64,99€

Xbox One

Reserva Metro Exodus en Amazon por 64,95€
Reserva Metro Exodus en MediaMarkt por 64,99€
Reserva Metro Exodus en Microsoft por 69,99€

PC

Reserva Metro Exodus en Amazon por 54,95€
Reserva Metro Exodus en MediaMarkt por 54,99€
Reserva Metro Exodus en Instant Gaming por 39,85€
Reserva Metro Exodus en Gamivo por 39,99€
Reserva Metro Exodus en CDkeys por 39,89€

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar