AlfaBetaRETRO: Tumblepop – Grandes aspiraciones

Los juegos de plataformas pueden ser el género más agradecido de todos. Gustan a todo el mundo, son entretenidos y sencillos de manejar, y además, generalmente usan diseños de lo más monos. Son un tipo de juego de lo más amigable y que se deja querer por todo tipo de públicos, y en el mercado de los recreativos, eso es apostar a caballo ganador. Por ello, no es de extrañar que Data East no quisiera quedarse fuera de estos terrenos.

La compañía, que ya dejó un clásico plataformero como Joe & Mac Caveman Ninja, tomó nota de varios de los grandes éxitos de Taito, referentes en estas lides, y del Snow Bros. de Toaplan para crear un juego adictivo y presto a recibir moneda tras moneda, que es lo que interesa. Se trata de Tumblepop, recreativa que se lanzó en 1991 y que sigue la estela de los juegos de pantalla fija llenos de enemigos a batir, no sin cierta dosis de estrategia por nuestra parte.

Hay muchos males que limpiar en el mundo, pero en este caso están representados por toda una horda de monstruos que no son sino la avanzadilla de una invasión alienígena tras la cual se encuentra un científico loco. Si es que cuando vienen varias contingencias, se juntan todas. Por suerte, dos jóvenes héroes armados con potentes aspiradoras pueden contenerlos momentáneamente en sus depósitos antes de lanzarlos disparados en una enorme bola enmarañada. Usando estas armas deberán poner orden de nuevo en el planeta Tierra para, posteriormente, viajar al espacio y a la Luna para detener el origen de la amenaza.

No tendrá tanta solera como un Pang, un Bubble Bobble, un Burger Time o un Snow Bros., pero Data East se anotó un tanto encantador con un juego de los que dejan huella. Lanzado un año después del mencionado Snow Bros., combina las mecánicas habituales de los juegos de niveles de una sola pantalla con la característica principal del arcade de Toaplan, la búsqueda de esa carambola mágica con la que eliminar a cuantos más monstruos mejor. La diferencia es que aquí vamos a tener que darnos un poco más de brío.

El proceder de los dos héroes protagonistas a la hora de vencer a los enemigos es sencillo. Solo con mantener apretado el botón de acción, aspiramos a los malos que estén al alcance del poder de succión del aparato, y permanecerán dentro de éstos hasta que soltemos el botón. En ese momento, el monstruo o monstruos que estuvieran cautivos son liberados y lanzados rodando, de tal manera que actúan como proyectiles contra lo que tengan delante. No obstante, hay ciertas cosas a tener en cuenta.

Una de ellas es que si mantenemos a muchos monstruos dentro del aspirador, éste empezará a emitir una señal de alerta tras unos segundos, y si no liberamos su carga llegará a un punto crítico y estallará, haciendo que las criaturas queden libres y nosotros perdamos una vida. El quid de la cuestión está en el momento de la liberación. Podemos atrapar a múltiples monstruos, y esto hará que la bola resultante sea más potente, arrase con más monstruos a su camino, pueda rebotar varias veces y cubra mucho más recorrido, mientras que un solo monstruo se detendrá contra el primer obstáculo que tope.

Además, en ciertos puntos de los escenarios hay objetos ocultos, como mejoras para aumentar el campo de succión, escudos y patines para correr más, dinero y joyas que nos sumarán puntos, y algo esencial, letras con las que formar (y otras que no nos sirven) la palabra «TUMBLEPOP«, lo que nos dará acceso a una fase especial en la que nos aguarda un gran bonus y una vida extra.

Por ello, la gracia de Tumblepop es encontrar el punto idóneo en cada nivel desde el que lanzar a la mayor cantidad de enemigos posible mientras esquivamos los ataques de éstos. Y es que no solo hay que evitar entrar en contacto con ellos, sino que algunos siguen ciertas pautas de ataque. Igual que los héroes, pueden saltar o bajar de las plataformas, pero a diferencia de éstos, varios de ellos disponen de ataques a distancia. Eso sí, estas pautas se repiten a lo largo de las varias zonas y criaturas que componen el juego, por lo que podemos elaborar un plan de acción a la hora de proceder.

El recorrido por la Tierra se realiza desde el punto de partida de nuestra elección, en 8 países a elegir y con una temática determinada en cada uno. A destacar los guiños autorreferenciales de Data East en Rusia, con escupefuegos inspirados en Karnov, uno de sus personajes más conocidos, los cavernícolas y plantas de Joe & Mac en Australia, u otro de sus personajes protagonistas, y a partir del noveno nivel, en el que una lanzadera lleva a los protagonistas al espacio, el corredor futurista Chelnov. La diferencia entre elegir una zona u otra radica en que, si bien cada zona tiene 10 escenarios, el primero que elijamos solo constará de 5, que irán aumentando progresivamente, y poblándose más de monstruos. De lo que no nos libraremos, si es que llegamos al décimo nivel, ya en la Luna, será de un Boss Rush en el que repetiremos las batallas contra los 9 jefes. No obstante, la buena noticia es que poseen unas pautas bastante sencillas y reconocibles.

Tumblepop puede que no fuera el mayor éxito de Data East, pero sí que fue uno de sus juegos más divertidos. Aunque en el mercado doméstico solo fuera llevado a Game Boy, y en un juego muy diferente al arcade. Mucho más lento, con la posibilidad de comprar y acumular mejoras y activarlas en los niveles, y con los niveles estructurados en un mapa que recorrer al estilo de Super Mario World. En los recreativos, en cambio, encontrar un Tumblepop era una garantía de un rato bien echado, y solo por cinco duros.

Juan Elías Fernández

Se parece a… Si te gusta juega a… No te quedes solo en el juego

Snow Bros.

Bubble Bobble

Película: Cazafantasmas

Canción: East 17 – All Around The World

Cerrar