Alfabetasound: Las mejores bandas sonoras de videojuegos de 2014

Estamos a punto de dejar atrás un año más y con él se van grandes momentos para los amantes de los videojuegos y fantásticos lanzamientos que nos han dejado muchísimos recuerdos. Con la llegada de las consolas de nueva generación y su primer año en el mercado, mucha ha sido la atención puesta en los gráficos de los últimos títulos en llegar, pero nosotros hemos querido fijarnos en otro gran apartado que hace del conjunto de cada título una pequeña obra de arte y que nos ha dado grandes alegrías este 2014: las bandas sonoras.

Hemos querido recoger las más destacables del año en este reportaje, sin orden alguno, pues todas son maravillosas a su manera y merecen formar parte de vuestras listas de reproducción. ¡Es la hora de darle al play!

Destiny (Michael Salvatori, C. Paul Johnson, Martin O’Donnell y Paul McCartney)

Si hablamos de bandas sonoras probablemente una de las primeras que se te vengan a la cabeza sea la mezcla musical de Destiny, una de las más aclamadas del año y justa ganadora de los Game Awards en dicha categoría. La música de Destiny oscila entre lo épico y la música ambiental, mezclando todo tipo de instrumentos y dando importancia a los coros, todo sin perder ese toque misterioso que poseen las bandas sonoras del cine de ciencia ficción.

El trabajo de Michael Salvatori y Martin O’Donnel, viejos conocidos de Bungie por ser los creadores de la banda sonora de Halo, es una vez más remarcable, dejándonos temas de esos que disfrutas dentro del videojuego, pero también fuera del mismo. El broche final lo pone el exBeatle Paul McCartney con su Hope For The Future, un tema relajado, lleno de optimismo y con cierto aire retro al que acompaña un videoclip bastante desafortunado, todo sea dicho.



 

Dragon Age Inquisition (Trevor Morris)

La saga Dragon Age siempre se ha caracterizado por tener una banda sonora muy característica, música de marcado tono épico con vocales melancólicos de Aubrey Ashburn que relacionarías fácilmente con cualquier producto audiovisual de fantasía, corriendo a cargo de Inon Zur. El cambio de compositor a Trevor Morris, responsable de bandas sonoras de cine y televisión como Los Tudor o Los Inmortales, ha aportado a la franquicia una obra con un aire mucho más cinematográfico, más centrado en remarcar con melodías fantásticas momentos concretos de la aventura y un tema principal que es desde luego inolvidable.

Y aunque la banda sonora es sobradamente buena, Inquisition nos ofrece mucho más musicalmente, como el cantar The Dawn Will Come, compuesto por el guionista principal de la franquicia, David Gaider, y las diferentes canciones de taberna y nanas que podemos escuchar durante el juego, que se basan en diferentes historias, personajes y acontecimientos del juego.



 

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes (Harry Gregson-Williams y Ludvig Forrsell)

Basta con escuchar el fantástico tema principal de Ground Zeroes para saber que la banda sonora del último Metal Gear Solid no iba a decepcionar, y esta es una tónica que se repite durante el resto de pistas que la componen. Hideo Kojima tiene una maña especial no solo para la composición de los tráilers de sus juegos, sino también para decidir quién pone música a sus títulos, y el trabajo de Harry Gregson-Williams, principal compositor de la saga y reconocido mundialmente por su trabajo en bandas sonoras como las de El Reino de los Cielos o Las Crónicas de Narnia, se muestra sensacional para captar las emociones que pretende transmitir cada momento de la franquicia.

Así, en una corta pero intensa score, Ground Zeroes dispone de temas capaces de ponerte los pelos de punta, tener ganas de soltar una lagrimita o sentirte como un héroe de acción, todo sin olvidar las rendiciones a los temas musicales más conocidos de la franquicia.

Transistor (Darren Korb)

El último juego de los creadores del aclamado Bastion es Transistor, un RPG de acción que sigue la estela de su antecesor en tres puntos: un seductor apartado gráfico, una jugabilidad divertida y una banda sonora para el recuerdo, aunque quizá Transistor no destaque tanto como Bastion.

De cualquier forma, el trabajo realizado por Darren Korb en la aventura de Red es encomiable, con un conjunto de melodías básicamente electrónicas que combinan perfectamente con el juego, y una serie de canciones acompañadas de la hipnótica voz de Ashley Barret que hacen de la música de lo último de Supergiant Games una de las mejores bandas sonoras de videojuegos del año.

Call of Duty: Advanced Warfare (Harry Gregson-Williams y Audiomachine)

Harry Gregson-Williams entra una vez más en esta lista pues, junto a la de Metal Gear Solid, la banda sonora creada para la última entrega de la franquicia Call of Duty es también digna de mención. En una colaboración con el grupo Audiomachine, especializado en la creación de música para trailers y películas, las composiciones y ajustes de Advanced Warfare consiguen con éxito zambullirnos en el juego y seguir siendo capaces de gustarnos fuera de él, más allá de que disfrutemos del popular shooter o no, conforme a nuestros gustos jugones.

Assassin's Creed Unity (Chris Tilton y Sarah Schachner)

Pese a todas las polémicas que han envuelto al título desde su lanzamiento, a la última entrega de la franquicia Assassins’s Creed, hermana de Assassin’s Creed Rogue, poco hay que toserle respecto a su banda sonora. En esta ocasión, Ubisoft ha tomado la decisión de dividirla en dos partes, lanzando dos volúmenes diferentes al cargo cada uno de un compositor: Chris Tilton y Sarah Schachner.

Esto permite que cada uno pueda centrarse en un número más corto y concreto de canciones, y los resultados son bastante satisfactorios. Puede que Unity no tenga temas tan inolvidables como los que tuvieron en su día Assassin’s Creed Revelations o Assassin’s Creed III, pero su banda sonora es realmente buena y casa muy bien con lo que vemos en pantalla, además de incluir los cambios pertinentes para hacerla acorde a la París de la Revolución Francesa sin perder la esencia de la saga, como hizo en su día el DLC de Black Flag, Grito de Libertad.

The Moon Sliver (David Szymanski)

Una de las sorpresas indies del año, The Moon Sliver, es un cuento rodeado de una atmósfera sombría que apuesta por la libre exploración y pinceladas de terror. Y como en todo buen juego que pretenda mantenerte en vilo, el sonido es algo muy importante, y en lo que se refiere a música, David Szymanski no decepciona. La banda sonora de The Moon Sliver es corta pero dulce, y se rodea de tonos que indican misterio, pero que también te empujan a continuar. Tiene mérito y por tanto hay que remarcar, que Szymanski es tanto el desarrollador del juego como el compositor de su música, lo cual hace loable el trabajo en conseguir transmitir precisamente lo que buscaba con el juego.

 

 

Bayonetta 2 (Varios)

La música que acompaña a Bayonetta 2 se diferencia en dos tipos principales: la orquestal, llena de fuerza y ritmo, para hacer de cada combate una experiencia emocionante, y versiones de temas antiguos como el mítico Fly Me To The Moon que cantaba Frank Sinatra o Moon River y que, según quién lo vea, puede ser un acierto o un atentado. Dejando de un lado estos temas, lo cierto es que la score de Bayonetta 2 es fantástica, con esa fuerza que caracteriza a las composiciones orquestales de origen nipón y que dirige el compositor Masami Ueda, que ya estuvo a las riendas musicales de la primera entrega de la saga. Su gran popularidad, además, ha logrado que esta banda sonora pueda adquirirse en formato físico, algo bastante extraordinario dentro del mundo de los videojuegos y que ojalá llegue a normalizarse.

The Evil Within (Masafumi Takada)

Como comentábamos en el caso de The Moon Sliver, componer la partitura de un juego de terror no es precisamente fácil, pues hay que saber combinarla con los efectos de sonido del título y saber jugar con los silencios, puesto que si hay una norma universal en el mundo del terror es que si una zona es demasiado silenciosa, algo muy malo va a pasar. Masafumi Takada ha logrado encontrar este equilibrio deseado en la banda sonora de The Evil Within, incluyendo momentos brutales de percusión que harán que el corazón se te quiera saltar del pecho, combinándolos con momentos de calma absoluta que harán que adores más que nunca ese Clair de Lune de Debussy.

Freedom Wars (Kemmei Adachi)

PS Vita ha sido una consola bastante solitaria este año, pero la llegada del sorprendente Freedom Wars supo darle un soplo de aire fresco con un juego tan interesante como bien orquestado. Parece que por ser un juego portátil, que no indie, algunos aspectos se descuidan, pero la banda sonora de Freedom Wars no es el caso. Como ya mencionábamos antes, si algo tienen los compositores es una manera particular de darle fuerza a sus melodías, y si pudiéramos definir la música de Freedom Wars con una palabra, esa sería recompensadora.

Tiene una de esas bandas sonoras que acompañan al juego de forma enérgica, que te sumergen en los combates, y cuando terminas el asalto, te premian con una melodía que acabarás tarareando. El ambiente distópico y futurista del juego se refleja en la misma con tonos electrónicos que se mezclan con sorprendentes corales y toques de orquesta, consiguiendo un resultado único. En definitiva, gran trabajo de Kemmei Adachi, que lamentablemente ha pasado sin pena ni gloria por el panorama de los videojuegos este año en nuestro país.

InFamous: Second Son (Marc Canham, Nathan Johnson y Brain)

La sorprendente banda sonora de InFamous: Second Son tiene un gran pero y una gran virtud. Si te paras a escucharla, te darás cuenta de que está llena de grandes temazos ambientales, algunos mejores que otros, pero en definitiva música que no disgusta para nada escuchar y que no se hace repetitiva. Es uno de esos hilos musicales que no te cansa y que te sorprende parándote de vez en cuando solo a escucharla con más atención, pero que sorprendentemente en el juego ha pasado bastante desapercibida. Está ahí, acompañando a la aventura, pero queda opacada por lo que ves en la pantalla. No obstante, es precisamente la fluidez de la misma y su original ritmo lo que nos ha hecho meterla en esta lista y considerar que merece más atención de la que ha recibido.

Child of Light (Coeur de Pirate)

Piano e instrumentos de cuerda componen el grueso de la que es sin duda una de las bandas sonoras más aclamadas del 2014, una de las candidatas más fuertes en los Game Awards y acompañante de uno de los juegos más bellos visualmente del año, y con razón. El trabajo realizado por Coeur de Pirate en Chlid of Light es encomiable, te mete de lleno en el precioso universo que hay en la pantalla y es, además, una maravilla para escuchar en momentos en los que quieres relajación o mera tranquilidad.

No acaba ahí, sin embargo, pues en las batallas más importantes de Child of Light toparemos de lleno con toda la fuerza musical que puede aportar una orquesta completa, y lo que parecía un paseo se convierte en una auténtica batalla que nos hará sentir toda la emoción del encuentro. Simplemente, imperdible.

 

Alien: Isolation (Joe Henson y Alexis Smith)

Alien: Isolation ha sido uno de los juegos más aterradores del año y junto al terrible xenomorfo, capaz de mantenerte en tensión durante horas, la atmósfera del juego es simplemente soberbia en cuanto a su apartado musical y de efectos sonoros. El secreto de este despliegue musical, como bien contaron en su día Henson y Smith, radica en que toda la banda sonora parte del concepto musical que creó Jerry Goldsmith para la primera película de Alien (del cual 10 minutos íntegros pueden escucharse en el videojuego), y a partir de ahí fueron evolucionando en diferentes direcciones como querían que sonara el juego. Esto logra que haya temas musicales con un sonido que bien podría formar parte de una película, y temas que son puro videojuego en los que hasta puedes vislumbrar qué estaría pasando en la pantalla.

Mención especial: Final Fantasy Theatrhythm Curtain Call (Nobuo Uematsu)

Este año llegó a las tiendas uno de los juegos más esperados de Nintendo 3DS para los fans de las franquicias de Square Enix, un título musical completamente basado en grandes bandas sonoras y que, por tanto, nos enamora inevitablemente: Final Fantasy Theatrhythm Curtain Call, véase, la enciclopedia musical de la franquicia Final Fantasy hecha videojuego. Poco se puede explicar de este título: incluye todos los grandes temas de todos los juegos de Final Fantasy lanzados al mercado hasta la fecha. Todos. Si te gusta la franquicia, conocerás su música, y si conoces su música, entonces sabrás que merece esta mención.



 

Mención especial: Wolfenstein The New Order (Sello musical falso)

Si bien la score de Wolfenstein: The New Order es bastante sólida y remarcable, el juego de Bethesda ha destacado especialmente este año por Neumond Recordings, el sello de música falso inventado para su mundo distópico en el que versionan algunos temas famosos y componen otros nuevos para adaptarlos en un mundo en el que los nazis tuvieran el poder. Originalidad a mansalva y algunas canciones que te arrancarán más de una carcajada, una muestra del detallismo aplicado en este título y que se merece un hueco en esta lista.


Esta es nuestra selección, pero ahora queremos oír vuestra opinión: ¿cuál ha sido para ti la mejor banda sonora de 2014?

Publicaciones relacionadas

Cerrar