AlfaBetaSTART Borderlands: Recordando Pandora como si fuera el primer día

Esta misma semana podremos disfrutar de Borderlands: The Pre-Sequel!, que como el propio nombre indica se situará entre Borderlands y Borderlands 2. Una nueva historia con la que podemos disfrutar manejando a cuatro forajidos diferentes a los que ya hemos visto en anteriores títulos de la franquicia. ¿Y qué mejor momento que este para recordar como comenzó la aventura de Borderlands?

Trasladémonos al año 2009, momento en el que 2K Games y Gearbox lanzan este característico shooter al mercado. Un soplo de aire fresco para un género que por aquel entonces se encontraba en auge con nuevos títulos saliendo al mercado cada dos por tres.

Pero tanto 2K Games como Gearbox tenían muy claro que no querían hacer un juego similar a otro que cayera rápidamente en el olvido. No, tanto el estudio como la distribuidora pensaban en algo fuera de lo común, algo que mezclara mecánicas de diferentes estilos, algo con lo que hacer un universo que se fuera haciendo más grande con el paso de los años.

Pensaban en un proyecto a largo plazo y, aunque al principio la idea de Borderlands era muy diferente a lo que finalmente acabó materializándose, ya que en sus primeros bocetos Borderlands iba a ser un juego mucho más serio y con una estética similar a la de otros títulos como Fallout. Pero finalmente ambas compañías consiguieron su propósito: crear un juego diferente, entretenido y muy, muy divertido.

Borderlands nos ofrece una jugabilidad muy sencilla, fuertemente arraigada con lo que ya hemos podido experimentar en otros shooters, pero con tintes tanto de rol como de sandbox. Con una vista en primera persona, nos adentrábamos en el mundo de Pandora en solitario o junto con tres amigos en busca de la Cámara, una leyenda que al parecer era muy cierta.

Nada más llegar a este inhóspito planeta, nos presentan a Mordecai, Llilith, Brick y Roland, los cuatro personajes a escoger, cada uno con habilidades distintas que subían de nivel conforme avanzábamos en la historia y eliminábamos enemigos. Las posibilidades del juego, además, no terminaban en nosotros mismos. También podíamos decidir algunos detalles de los vehículos (otro elemento a tener en cuenta) como su color o el tipo de arma para equipar. Un sinfín de objetos, herramientas y armas, tres ramas de talentos y una duración más que notable era lo que Borderlands, con unos gráficos cell-shading, nos ofrecía en primera instancia. Pero bajo esa superficie, el juego de Gearbox era mucho más.

Una vez nos adentrábamos en Pandora, ese paraje desértico lleno de locos y característicos personajes y enemigos, nos dábamos cuenta de que Borderlands tenía muchas cosas que ofrecernos. A pesar de su apartado gráfico con un estilo totalmente de cómic, el juego estaba lleno de frases, muletillas y guiños muy divertidos (incluso a veces un poco bestias) que nos hacía ver que estábamos ante un título enfocado al público adulto.

En el sonido, el título presentaba un acabado de película. Todavía recordamos, pese al tiempo transcurrido, su banda sonora y el estupendo doblaje en castellano, elementos que se han mantenido en los siguientes títulos de la franquicia como otra de sus señas de identidad.

Todos esos factores hicieron de Borderlands un juego indispensable para todo aquel que le gustara la mezcla de géneros ya mencionados anteriormente. Un título que gracias a todas esas características consiguió ser un gran éxito, creando un universo más profundo de lo que parece a simple vista, con el que hacer secuelas, precuelas y pre-secuelas.

¡Quién lo iba a decir después de los problemas de Gearbox para llevarlo a cabo! El estudio encargado de esta franquicia tuvo que enfrentarse al hecho de crear un universo tan rico a contrarreloj. Y a pesar de tener todas las cartas en su contra, consiguió hacer un título muy satisfactorio que le llevó a desarrollar una segunda parte, aunque esta vez con más calma y tranquilidad. Gracias a Borderlands 2 se pudieron redimir de los factores que no gustaron tanto a los fans, como la IA de los enemigos, que en el juego original no estaba totalmente conseguida.

Gearbox ha conseguido hacer lo que pocos estudios han logrado y, además, en un corto periodo de tiempo. Crear una franquicia de éxito, nueva, fresca y muy característica, llena de guiños dirigidos al público adulto y con una estética muy personal.

Con tantos factores tan favorables, los packs de contenido no se hicieron esperar y Borderlands cuenta con varios DLCs para alargar nuestra aventura si así lo deseamos, que además de misiones incluyen nuevos personajes con los que pasarlo bomba en Pandora.

Con la salida inminente de Borderlands: The Pre-Sequel! y con Borderlands 2 ya en el mercado, ¿qué mejor momentoque este para revivir los orígenes de Pandora?

Publicaciones relacionadas

Cerrar