AlfaBetaSTART: Dead Rising, Masacre en el Centro Comercial

10063

Con la llegada de Dead Rising en el año 2006 a la consola Xbox 360 se marca un antes y un después en cuanto a juegos de zombis se refiere. La propuesta de Capcom se decantaba por una experiencia en la que la cantidad de enemigos en pantalla era uno de los factores primordiales, unido a unos jefes finales, presentados a modo de psicópatas, que conseguían poner los pelos de punta. Hoy, en AlbaBetaJuega, recordamos el inicio de una saga de éxito en la actualidad; Dead Rising.

Parece ser que en la actualidad uno de los géneros, tanto de videojuegos como películas y series, que más éxito están cosechando es el de los zombis. Entonces, ¿dónde nos tenemos que remontar para conocer de dónde procede esta fiebre por los muertos vivientes? Podría decirse que su origen es más bien incierto, ya que han sido muchas las películas que han invitado al éxito; 28 días después o El amanecer de los muertos, por poner unos ejemplos. Por otro lado, en cuanto a videojuegos se refiere, Capcom es mundialmente conocida gracias a su saga Resident Evil, pero fue en el año 2006 cuando la compañía demostró que no solo sabía llevar adelante esta saga.

En concreto el 6 de septiembre de 2006, salía a la venta Dead Rising, un título exclusivo de Xbox 360 que ha ido abriendo el camino a nuevas entregas para otras consolas. Pero, ¿qué tiene Dead Rising para haberse convertido en una saga de éxito en la actual generación, y que parece que hará lo propio en la siguiente? El ingrediente de su éxito quizás sea la gran cantidad de posibilidades que brinda el juego al usuario, pudiendo utilizar cualquier objeto de nuestro entorno para acabar con las incesantes hordas de zombis sedientos de carne que pululan por un centro comercial.

Keiji Inafume, conocido por sus anteriores trabajos en algunas de las entregas de la serie Resident Evil, era el encargado de producir este nuevo proyecto, que aseguraría tensión y diversión a partes iguales a los jugadores. La premisa del título era bastante sencilla. Un fotógrafo, llamado Frank West, se ve atrapado dentro de un centro comercial mientras se encuentra realizando fotografías en los alrededores. Para su sorpresa, este emplazamiento en el que queda atrapado es el centro de un malévolo plan, y su misión será la de recapitular toda la información posible para dar a conocer al mundo el origen de todos los hechos.

Como hemos dicho, Keiji Inafume era el mismo que estaba inmerso tanto en algunos títulos de Resident Evil como en este primer Dead Rising, y a pesar de que las referencias son palpables, las diferencias entre ambos títulos son abismales. En un principio, la saga Resident Evil nació dentro del género de los survival horror, aunque como todos sabemos poco a poco esta esencia se fue perdiendo en las últimas entregas, dando paso a unos títulos en los que la acción era el ingrediente principal. Con Dead Rising esto no pasa, ya que desde un principio las intenciones del juego están claras, y se ha sabido combinar dos mundos bastante diferentes, como los títulos de mundo abierto, con la acción desenfada y visceral.

Quizás el éxito cosechado por Dead Rising se haya debido a la gran forma en la que combina ciertos elementos de títulos de géneros muy dispares, como por ejemplo los RPG. Nuestro personaje, que no es más que un reportero, tendrá que verse obligado a aprender nuevas habilidades, si lo que queremos es acabar con la horda zombi que habita en el centro comercial. Para ello contaremos con un sistema de subida de nivel, que nos irá proporcionando nuevas características y ataques para nuestro personaje.

Como hemos dicho, a pesar de que Dead Rising trata un tema bastante “serio”, como podría ser una invasión zombi, el sentido del humor estará presente desde el minuto uno del juego, ya sea por sus personajes, o bien por las posibilidades que ofrece el título. Nunca antes, estar perdido en un centro comercial había sido tan divertido, y es que todos y cada uno de los elementos que podemos encontrar a nuestro paso, se pueden convertir en una herramienta para acabar con los muertos vivientes. Desde armas de fuego, hasta cuchillos y pasando por todo tipo de inmobiliario, como por ejemplo banquetas o incluyo sombrillas, son algunos de los ejemplos que podemos encontrar en Dead Rising.

Pero si algo ha caracterizado a esta saga a lo largo de sus entregas, ha sido los psicópatas que podemos encontrar en el juego. Enfrentarse a un jefe de fase en Dead Rising es una verdadera locura, y es que estos maníacos nos sacarán de quicio en muchas ocasiones mientras intentamos acabar con ellos. Algunos como un payaso enloquecido, o un dependiente de un supermercado con serios problemas mentales, son algunos ejemplos de lo que nos podemos encontrar en este primer título, que invita a los jugadores a sacar su lado más gamberro.

Pero, ¿y qué hay de la cámara de Frank, nuestro protagonista? Este sin lugar a duda era uno de los elementos más creativos del juego, ya que se nos invitaba a que fotografiáramos todo cuanto veíamos a nuestro paso. Además, como buenos “cachondos” que fueron los creadores, se incluyó un sistema de calificación de las capturas que realizábamos. Así, podíamos tomar imágenes eróticas de los personajes, que nos daban más puntos de lo normal, o bien otras que transmitieran verdadero asco, como por ejemplo zombis recién mutilados.

Otra de las cosas que no nos podemos olvidar en relación a Dead Rising es uno de los temas más polémicos del juego; el tiempo. Nuestro personaje, se encontrará atrapado en un centro comercial, donde tendrá que superar diferentes misiones, ya sean principales como secundarias. El hecho de que el tiempo en pantalla sea un factor decisivo a la hora de superar estas misiones, ha hecho que muchos jugadores no hayan visto con buenos ojos la propuesta de Dead Rising. Si por ejemplo nos veíamos inmersos en un caso, y no éramos capaces de superarlo a tiempo, el resto de la aventura se veía empañado, ya que el título obliga a los jugadores a ser puntuales.

Hay críticas muy dispares en este sentido por parte de la comunidad de jugadores, pero una cosa está clara; Dead Rising ha sido un completo éxito. Una muestra de ello es que más tarde, en el año 2009, los usuarios de Wii recibieron un remake de este título aparecido en un principio en Xbox 360. Fueron muchos los que aplaudieron la llegada del juego a la consola de sobremesa de Nintendo, pero parece que el resultado final se quedó a medias.

Si en Dead Rising para Xbox 360 nos podíamos topar con hasta 800 zombis a la vez en pantalla, en Dead Rising: Terror en el Hipermercado para Wii, esta cifra se veía reducida a los 200. Pero la cosa no quedó ahí, ya que había muchas más diferencias entre ambas versiones. Otra de ellas era la ausencia total de la posibilidad de realizar fotografías a nuestro antojo, algo que sí estaba presente en Xbox 360. Además, algunos “psicópatas” también sufrieron ausencias, y los que estaban presentes también contaban con algunos aspectos diferentes. Pero parece que Capcom escuchó la opinión de muchos jugadores, y en la versión de Wii decidió eliminar los límites de tiempo establecidos en el modo historia.

Frank West sin lugar a dudas consiguió hacerse un hueco en el corazón de muchos jugadores, y las ventas del título confirman este hecho. La primera entrega de Dead Rising en su versión para Xbox 360 consiguió vender nada más y nada menos que 1,8 millones de unidades, convirtiéndose hoy en día en uno de esos títulos bastante complicados de encontrar. Además, Capcom también ha cogido mucho cariño a su protagonista, incluyéndolo como luchador en un título de diferente temática, como es Ultimate Marvel vs. Capcom 3.

Más tarde también hemos podido disfrutar de su segunda entrega, que pasó a ser multiplataforma, así como de diferentes contenidos descargables. Ahora, Capcom vuelve dispuesta a ofrecer la locura en estado puro, gracias a la salida de Dead Rising 3 como título exclusivo en el lanzamiento de Xbox One, la consola de nueva generación de Microsoft. ¿Preparados para sobrevivir a una nueva oleada zombi?

Rubén Moyano

Cerrar