AlfaBetaSTART: Far Cry

[videoyoutube]3082[/videoyoutube]

Seguimos recuperando los inicios de series de máxima actualidad. En este caso nos remontamos a 2004. Así nació Far Cry.

Teniendo aún fresco el recuerdo del reciente Far Cry 3, era la oportunidad perfecta para repasar esta serie. Concretamente sus orígenes. No en vano hablamos de una de las series de acción más importante de los últimos años.

Todo comenzó en 2004. Por aquel entonces los shooters ya estaban empezando a despuntar (si bien la fiebre llegaría algo más tarde) y Ubisoft se dio perfecta cuenta de ello. Por eso mismo, desarrolló un emocionante juego que, al igual que sus secuelas, empezaba destacando por su argumento.

¿Un shooter con un argumento elaborado? Sí, así es. No es imposible. Y Far Cry fue uno de los primeros títulos en demostrárnoslo.

El juego nos ponía en la piel de Jack Carver, un capitán. La vida de Jack cambiaría el día en que una mujer le contrata para viajar por el Pacífico. Supuestamente para ver los restos de la Segunda Guerra Mundial. Pero pronto todo daría un giro inesperado. El barco de Jack es estallado por los aires, y el capitán apenas logra contarlo.

Comenzaba nuestra lucha por la supervivencia.

Sin llegar a la complejidad de Far Cry 3, esta primera entrega ya nos ofrecía un desarrollo cargado de libertad. Sobre todo al a hora de superar las misiones de las que se componía.

Jack era un tipo hábil, pero no podía lanzarse a pelear contra los enemigos sin más. Algo que en 2004 aún no era tan habitual como ahora: teníamos que ser sigilosos. O mejor dicho, planificar bien nuestras acciones antes de encargarnos de los enemigos. La época en la que los shooters consistían en avanzar y disparar a cualquier cosa habían terminado.

Aunque eso no quiere decir que en Far Cry no hubiese enemigos. Al contrario. Durante el juego encontrábamos desde soldados, hasta extrañas criaturas de dudosos orígenes. Todos ellos bastante listillos para los tiempos que corrían.

 

 

Y es que Far Cry no era un título lo que se dice fácil, como tampoco lo han sido sus continuaciones. Su caprichoso sistema de guardado (cuando el juego quería, no cuando a ti te daba la gana) y la exigencia de algunas misiones le convertían en un reto. Superar las muchas horas que duraba no era fácil.

A decir verdad, todas las características de la saga Far Cry ya estaban en este primer juego original. Es decir, un montón de posibilidades para nuestro protagonista, entornos exóticos aunque llenos de peligros, un planteamiento muy abierto, enemigos variados, un gran abanico de armas y objetos con los que interactuar, una historia profunda y bien desarrollada… ¿Os suena? Seguro que sí.

Además, Far Cry fue un juego realmente puntero en su momento, tanto por su realismo como por el gran apartado técnico que presentaba. En algunos aspectos, como la calidad de los escenarios o la iluminación, el título pareció casi adelantarse a su momento, ofreciendo una apariencia que en su momento nos dejó alucinados.

Al igual que ha sucedido con los demás, el juego llegó al castellano, y tanto su banda sonora como su doblaje fueron memorables. El multijugador, por su parte, aumentaba un poco la y de por sí extensa campaña principal, el mayor reclamo de la aventura.

Poco nos imaginábamos nosotros allá por 2004 que acababa de nacer una de las series de acción más potentes de los próximos años. Pero sí nos dimos cuenta, nada más probar Far Cry, de que estábamos ante un grande. Uno de esos juegos que bien puede llamarse clásico a poco que echemos la vista atrás. 

Cerrar