AlfaBetaXBOX: Microsoft concreta los datos que almacenará Kinect en su nueva política de privacidad

El miedo de que Kinect 2.0 sea más bien indiscreto y pueda usarse para recabar datos que no debe y transmitir estos está muy presente desde que se dijo que el dispositivo se incluiría en Xbox One y que no podría apagarse, algo que finalmente no será así. Más después de todo el escándalo de espionaje en el que se han visto envueltos ciertos organismos estadounidenses y que sigue estando a la orden del día. Ahora, Microsoft ha actualizado su política de privacidad y en ella nos detalla qué datos son los que Kinect guarda y los que no. No tendremos que temer por que nuestras facciones lleguen a ojos indeseados, pero las conversaciones de voz o vídeo son otro cantar.

Y es que mientras que los datos de reconocimiento facial se guardan en la consola de manera local, las charlas que mantengamos con nuestros contactos de Xbox Live no tendrán su privacidad garantizada. En la nueva política, que podemos leer aquí en castellano, en el apartado Kinect de la derecha, Microsoft ya advierte que “El usuario no debe esperar ningún nivel de privacidad en relación con su uso de las características de comunicación activas como el chat de voz, vídeo y comunicaciones en sesiones de juego que se ofrecen a través de los Servicios. Podremos supervisar estas comunicaciones en la medida en que lo permita la ley, pero no podemos supervisar la totalidad del Servicio ni tenemos intención de hacerlo. El usuario comprende que otras personas pueden grabar y usar estas comunicaciones”.

Microsoft también matiza que “Xbox no escucha las llamadas de Skype”. El sensor de Kinect podrá desconectarse y tendremos la opción de eliminar el caché de datos recogidos en la consola eliminando nuestro perfil o seleccionando Reiniciar mis datos de Kinect en el menú de configuración. Sin embargo, el dispositivo enviará los datos a Microsoft previamente a su desconexión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar