AlfaBetaXBOX: Si vas a utilizar el nuevo Kinect, más te vale dejarte los pelos tal y como está…

Imaginaos esta situación, llegáis a vuestra casa con vuestra nueva Xbox One acompañada de su flamante nuevo Kinect, la instaláis y dedicáis el día a calibrar y configurar todos los aspectos para que Kinect os reconozca y podáis vacilar a lo “Minority Report” en el menú de vuestra nueva consola, entre otras muchas opciones que nos ofrece este periférico.

Pues bien, al día siguiente, imaginaos que llegáis de la peluquería con vuestro nuevo corte de pelo y encendéis de nuevo vuestra consola con ganas de empezar un nuevo día de vicio frente a la nueva generación. ¿Cual es la sorpresa? Que Kinect no sabe quien eres. Exacto, te hará caso omiso ya que no eres más que un extraño para este aparato. Justo como le sucede a este integrante de Gamereactor.

Cuanto menos curioso, ya que Kinect guarda una serie de parámetros tan específicos para su funcionamiento que cualquier cambio radical en tu aspecto hará que no seas reconocido por la cámara de Xbox One. ¿Tendremos que registrarnos desde un primer momento con un gorro de lana para que esto no suceda?

Publicaciones relacionadas

Cerrar