Análisis de Apex Constuct – Arquero por un día

 

 

La realidad virtual ya lleva un par de años entre nosotros, aunque los usuarios de PlayStation VR están disfrutando de esta estupenda tecnología desde hace menos de año y medio. En este tiempo ya hemos podido jugar a auténticos imprescindibles, pero lo cierto es que las compañías siguen sorprendiéndonos con ideas atractivas que merece y mucho la pena probar. Es el caso de lo que hoy nos trae el estudio sueco Fast Travel Games.

Esta compañía debuta hoy con su primer videojuego, Apex Construct, que ya está disponible en PlayStation VR y que el mes que viene lo estará en Steam para los poseedores de HTC Vive u Oculus Rift. Ahora hemos podido jugarlo en su versión para la realidad virtual de Sony y te contamos todo lo que necesitas saber sobre un videojuego repleto de acción, aventuras y algún que otro puzle que deberás resolver.

Apex Construct nos pone en la piel del último humano que queda en pie y que ha quedado rodeado entre dos poderosas inteligencias artificiales que están luchando en un conflicto que parece no tener fin. El mundo ha quedado completamente destruido, pero la mezcla de una naturaleza que se abre paso, una tecnología puntera y escenarios decadentes aportan cierta belleza a cada uno de los parajes que visitaremos en nuestra aventura.

Nuestro único objetivo es sobrevivir mientras intentamos superar misiones que nos ayuden a reconstruir lo que un día fue el lugar que ahora pisamos. Para ello tendremos un fiel aliado para defendernos de los robots malignos que nos atacarán: un arco. Puede que el arma ya se haya empleado en muchos juegos como herramienta principal, pero hacer uso de él en un título de realidad virtual ha sido algo verdaderamente gratificante.

Y es que Apex Construct no solo nos obliga a tener PlayStation VR y PlayStation Camera (como cualquier otro videojuego de realidad virtual), sino que también debemos tener PlayStation Move. Gracias a estos dos complementos podremos imitar el tiro con arco y sentirnos Aloy, Lara Croft u Ojo de Halcón por un día. Todo lo que envuelve al combate y el uso del arco (con tres modalidades de flecha diferentes para usar según la situación lo requiera) nos resulta brillante y lo más acertado de todo el conjunto.

Las sombras las encontramos a la hora de movernos y desplazarnos por el escenario. Apex Construct opta por un movimiento que funciona a base de teletransportes, como ya han hecho en el pasado otros videojuegos (como Doom VFR). El mencionado teletransporte funciona de forma adecuada, aunque en ocasiones debemos insistir en el movimiento que queremos realizar porque determinados tipos de terrenos (elevados o irregulares) pueden no ser detectados correctamente.

Sin embargo el peor de los problemas de Apex Construct es que no nos deja rotar sobre nuestro eje con libertad. Pulsando el botón triángulo de nuestro mando PlayStation Move podemos realizar giros de 180 grados, pero consideramos que lo más acertado hubiera sido permitirnos girar sobre nosotros en lapsos de 90 grados. Con el sistema escogido por Fast Travel Games en ocasiones quedamos muy desorientados cuando nos giramos para ir en otra dirección o debemos girar la cabeza excesivamente hacia uno de los costados para poder realizar una acción que nos permita seguir avanzando.

Eso sí, podemos asegurar que gracias al sistema de movimiento que ha escogido y ejecutado con luces y sombras el estudio sueco no hemos sufrido ningún tipo de mareo, incluso tras sesiones prolongadas de juego (aunque el mareo o no es algo muy personal). El apartado técnico ayuda a que no suframos de estos clásicos mareos, pues estamos en un mundo colorido y que se ve de forma consistente, aunque no se encuentra ni mucho menos en lo más alto a nivel gráfico que hemos visto en PlayStation VR.

Donde sí podemos sufrir algo más es a la hora de leer textos, que en ocasiones se ven demasiado borrosos incluso acercándolos mucho a nuestra cara. En Apex Construct también deberemos resolver pequeños puzles, la mayor parte de las veces consistentes en encontrar un elemento energético que nos ayude a dar corriente a la puerta que debemos abrir para seguir avanzando. No es nada demasiado complicado, pero explorar el escenario y aportar variedad a la acción nunca está de más.

Entre misión y misión llegaremos a nuestra base, donde podremos descansar un rato, organizar nuestro inventario y seleccionar la siguiente misión a la que queremos acudir. En total Apex Construct goza de siete misiones (incluida la misión tutorial). Todo ello puede completarse en unas dos horas, aunque al haber tres niveles de dificultad diferentes es posible que después quieras rejugarlo todo en un nivel más elevado.

Otra de las malas noticias de la ópera prima de Fast Travel Games es que ha llegado completamente en inglés. Los textos que encontraremos tanto en documentos como en tutoriales se encuentran en la lengua de Shakespeare, pero lo peor de todo es que la voz robótica que nos guía y nos cuenta detalles sobre nuestras misiones también está en inglés, sin tener además la posibilidad de activar subtítulos en inglés. Si no dominas esta lengua es posible que no seas capaz de entender mucho de lo que ocurre.

Joel Castillo

Jugabilidad: Los movimientos tienen sus luces y sombras, aunque nos gusta que se haya apostado por el sistema de teletransporte que tan bien ha funcionado en otros títulos. Aquí vuelve a hacerlo (con sus pegas) y evita cualquier tipo de mareo. A ello hay que añadir la verdadera estrella del juego: el arco. Todo lo que hacemos con él en combate es divertidísimo.

Gráficos: No podemos decir que estemos ante uno de los grandes representantes visuales de la realidad virtual de Sony, pero lo cierto es que Apex Construct hace gala de unos escenarios coloridos y apocalípticos (mezclados con naturaleza creciente) que le sienta muy bien a la propuesta.

Sonido: La banda sonora y los sonidos que emiten los enemigos cumplen con su cometido sin ser protagonistas ni chirriar en exceso. El gran problema está en los textos y las voces, que han llegado íntegramente en inglés y podrían suponer un impedimento para aquellos que no dominen la lengua de Shakespeare.

Duración: La campaña puede ser completada fácilmente en 2-3 horas, pero siempre tenemos la opción de rejugarlo todo en una dificultad mayor para encontrar más retos.

Conclusión: Apex Construct no ha inventado nada, pero ha escogido una buena ambientación, una gran mecánica de combate con el arco como protagonista y elementos aventureros y de rompecabezas para otorgarnos una experiencia muy disfrutable. No es muy largo, está íntegramente en inglés y el sistema de movimiento no está tan pulido como nos gustaría, pero casi todo funciona bien en el juego de Fast Travel Games y eso hace que jugarlo sea increíblemente divertido.

Cerrar