Análisis de Insurgency: Sandstorm – Guerra táctica con tiroteos realistas

Controlar el escenario y nuestro equipamiento será fundamental en este FPS.

Generalmente, el nicho de los shooters tácticos suele ser menos conocido que otros shooters mucho más populares, como Call of Duty y sus frenéticos combates, o Battlefield, con vehículos y grandes mapas. Pero estos otros son capaces de representar batallas de un método mucho más fiel y realista. Sin embargo, el realismo no siempre se traduce con diversión, ya que requiere unas habilidades concretas que no son tan divertidas como asaltar con nuestra arma a todos nuestros enemigos. Pero existen algunos títulos capaz de entretener muchísimo. Uno de ellos, sin duda, Insurgency: Sandstorm, que por fin ha llegado a consolas tras años de éxito en PC. y al que hemos realizado un concienzudo análisis en su versión para PS4.

Insurgency: Sandstorm, secuela del conocido Insurgency, es el último shooter táctico publicado por New World Interactive para PC el pasado diciembre de 2018. Una entrega que sigue el camino de su predecesor y que funciona de maravilla en su nueva versión para consolas, ya que, además de en PS4, también ha llegado a Xbox One, y a sus respectivas versiones de nueva generación de PS5 y Xbox Series X. No es un portento gráfico, pero su funcionamiento nos permite pasar por alto este punto en el que no destaca.

Este título presenta muchos puntos fuertes que aportan valor añadido a la experiencia de juego. Uno de ellos, por ejemplo, es el realismo de los disparos, un elemento clave en los shooters que no suele cuidarse demasiado. Otro de ellos está en la rueda de armas, cada vez más común en juegos de disparos pero que resuelve particularmente bien. Otro más, sin lugar a dudas, la importancia del juego en equipo y el cumplir objetivos frente a matar por matar. Estos detalles y muchos más serán comentados a continuación. Allá vamos.

Insurgency Sandstorm

Shooter táctico con mucho peso colectivo

Cuando hablamos de que este título es un shooter táctico, no escatimamos en matices. Salir sin conocimiento a cualquier punto de batalla nos hará morir abatidos de inmediato, ya que los escenarios cuentan con multitud de puntos abiertos que nos dejan indefensos sin una cobertura previa. No podremos hacer muchas batallas por nuestra cuenta y lo más inteligente será colaborar con nuestros compañeros. Una comunicación eficiente también puede ser fundamental, aunque los mensajes automáticos de los personajes comunicándose también aportan mucho.

De hecho, en la pantalla previa al combate, tendremos que escoger una clase de soldado que contará con un número limitado de efectivos para mantener las batallas equilibradas. Por ejemplo, sería difícil y poco realista que un campo de batalla estuviese repleto de tiradores, por lo que la selección suele reducirse a dos francotiradores por bando. Para comenzar a jugar, además, lo más recomendable es comenzar siendo fusilero hasta que se asienten las mecánicas que hacen especial a este título. Cuando subamos lo suficiente, tendremos opción de llevar el liderazgo del equipo y ordenar bombardeos a puntos estratégicos.

A la hora de la batalla, prima mucho el realismo. Al igual que hemos dicho que un mal movimiento en el escenario nos hará morir abatidos por los enemigos, podemos utilizar granadas de humo para reducir el campo de visión o las de fragmentación para obligarlos a retroceder, dando así mucho peso a los explosivos que nos equipemos. También tendremos que ser selectivos con las miras, ya que, incluso en asalto, una mira de x1,5 o x2 nos permitirá atacar a enemigos a distancia media con mayor precisión. Cada arma tiene un retroceso particular y, de hecho, es bastante más acusado que en otros juegos de disparos. Las armas automáticas se nos desbocarán si no manejamos las ráfagas adecuadamente, y eso puede ser clave para vivir o morir en una situación de tiroteo.

Insurgency Sandstorm

Batallas cooperativas contra la IA o competitivas contra jugadores

Insurgency: Sandstorm nos ofrece múltiples modos de juego divididos en dos grandes grupos. Uno de ellos, ideal para iniciarse o para partidas más amenas, será el de partidas cooperativas contra la IA. Los soldados controlados por la máquina no son tan letales como los que controle un jugador intermedio, pero a cambio, en muchos de estos modos de juego no tendremos opción a reaparecer si nuestro equipo no logra los objetivos marcados. Entonces, si todo el equipo cae abatido en uno de los objetivos, será una derrota para nuestro bando, mientras que, para derrotarlos, tendremos que hacerlos retroceder durante varios puntos de control mientras cumplimos nuestra misión. Este modo de juego no es tan difícil, pero no deja de ser divertido y entretenido con añadidos como mapas nocturnos.

En cuanto al multijugador competitivo, probablemente el modo de juego que más vaya a jugar la comunidad, cuenta con diversos tipos de batalla que escoger, aunque los más populares son los clásicos Dominio y Push. Estas variaciones no son especialmente novedosas, por lo que serán familiares para muchos jugadores asiduos a los shooters. Sin embargo, el factor táctico de este juego hará que los primeros contactos sean duros, hasta acostumbrarnos a los métodos de juego de nuestros contrincantes. Será importante conocer las mecánicas básicas jugando contra otras personas, porque a diferencia de la IA, nos abatirán ante el mínimo titubeo.

Además, también contaremos con un modo local por si queremos jugar cualquier tipo de partida sin rivales reales. Puede ser útil para descubrir buenos rincones en los mapas y adaptarnos a los controles y mecánicas del juego. Eso sí, en este modo, nuestro desempeño será importante para ganar, ya el funcionamiento cooperativo de la IA se supedita un poco a cómo encabecemos el ataque nosotros. De todos modos, el modo local tiene mucho valor para explorar el numeroso plantel de mapas que tenemos a nuestra disposición.

Insurgency Sandstorm 3

Un avatar completamente personalizable

En este shooter táctico es importante armarse como es debido. Las partidas pueden alargarse por encima de los 20 minutos, por lo que tendremos que tener muy claro el set de armas que queremos equiparnos. Por suerte, Insurgency: Sandstorm lo tiene todo pensado, y nos permite personalizar todas las clases de soldado que tenemos en ambos bandos antes de cada combate. Tanto militares como insurgentes contarán con múltiples clases que iremos desbloqueando según echemos partidas y subamos de nivel.

Para elegir nuestro set de armas, contaremos con los clásicos elementos: arma principal y complementos, arma secundaria y complementos, explosivos, y equipamientos opcionales como bolsa para explosivos extra, máscara antigás, gafas de visión nocturna, armaduras ligera y pesada, y otros complementos útiles para el campo de batalla. Nuestra selección de armas y objetos será limitada, por lo que tendremos que escoger qué clase de armas, complementos y explosivos nos equipamos para el rol que tengamos en el combate. Además, durante la batalla, podremos activar o desactivar diversos elementos, como las ráfagas de las armas automáticas, los láseres de combate, o quitarnos y ponernos las máscaras antigás o las gafas de visión nocturna.

Las posibilidades de personalización no se reducen a únicamente el armamento que nos queramos equipar. Además de eso, también podremos personalizar a nuestro avatar de arriba a abajo. En el caso del bando militar, podremos escoger el sexo de nuestro avatar, color de ojos, voz, peinado, y el diseño de todas las prendas de su uniforme: casco, chaqueta, pantalón y botas. Además, en el bando insurgente, aunque no tenemos opción a cambiar su sexto, sí podremos cambiar su calzado, sus pantalones, su camiseta, y el pañuelo o máscara con el que oculte su cara. Desbloquear estas prendas nos costará monedas que obtendremos al jugar partidas, aunque también tenemos opción de comprarlas.

Insurgency Sandstorm

Las batallas reales son más lentas y crudas

Insurgency: Sandstorm apuesta firmemente por las partidas llenas de realismo en escenarios muy accidentados. Movernos en espacios abiertos puede ser letal sin cobertura, y atacar una base sin la colaboración del equipo, salvo que tengamos una supina destreza, simplemente debilitará a nuestro bando. En una batalla táctica, debemos colaborar con nuestros compañeros, atacar en grupo y complementarse unos a otros. Por ejemplo, si se juntan tres compañeros para atacar una base, dos de ellos pueden dedicarse al asalto y uno de ellos al apoyo con granadas de humo, fuego de cobertura, y la vigilancia de las espaldas.

Es posible que un título de este tipo no sea tan divertido para cierto tipo de jugadores, pero para muchos otros, las posibilidades que ofrece Insurgency: Sandstorm serán toda una delicia. La cuidada selección de armamento, la vigilancia del retroceso, la cautela en los espacios más abiertos, las misiones de asalto o defensa en las que debemos tener distintas mentalidades de juego, y el hecho de que el juego premie el cumplimiento de objetivos frente al matar por diversión, son muchos añadidos que hará que mucho amantes de los shooters disfruten de todo lo que nos puede dar Insurgency: Sandstorm. Gráficamente no alcanzará a otros gigantes de la industria, pero en cuanto a mecánicas y experiencia de juego, esta entrega es una opción magnífica.

Daniel García

Graduado en Periodismo, lleva con consolas entre sus manos desde antes de aprender a leer. Su primer contacto fue con una Game Boy Color y un Pikachu de compañero junto a Mario, Link o Wario. Ahora es un jugador versátil que un día te habla de FIFA o Assassin's, y al otro día sobre Hidetaka Miyazaki, No Man's Sky o del JRPG que le pidas.
Cerrar