Análisis de la edición en DVD y Blu-ray de House of Cards Temporada 2

Gracias a nuestros amigos de Sony Pictures Home Entertainment y Elite Conexion, hemos podido analizar la edición doméstica de la segunda temporada de House of Cards, con nuevos capítulos de este absorbente drama dirigido (en muchos capítulos, no todos) y producido por el responsable de Perdida y Seven, David Fincher. En su reparto destacan Kevin Spacey (Cómo acabar sin tu jefe 2), Robin Wright (El hombre más buscado), Kate Mara (Cuatro fantásticos) y Corey Stoll (Ant-Man). La segunda temporada ya está disponible en DVD y Blu-ray, desde el 4 de marzo de 2015, por 30,71 euros y 35,84 euros, respectivamente.

Así pues, hemos analizado los extras que puedes encontrar en la versión en DVD, pero si quieres conocer más de esta imprescindible serie de Netflix, que está arrasando en la emisión de su tercera temporada, te recomendamos que lo hagas con la serie completa.

Esperamos que disfrutes tanto de los extras como hemos hecho nosotros. Por ello, nos hemos puesto manos a la obra para descubrir qué esconde esta edición doméstica de esta segunda temporada de House of Cards en la que de nuevo nos encontramos con el congresista Francis Underwood (Kevin Spacey) y su mujer Claire (Robin Wright), los cuales no se detendrán ante nada para conquistarlo todo. Por tanto, veremos en profundidad el sombrío mundo de la avaricia, el sexo y la corrupción del Washington actual.

De esta forma, comenzamos con el análisis, que está completamente libre de spoilers.

La política por la política ( 4 minutos):

"El concepto es la política por la política", asegura David Fincher, "cualquiera que trabaja en Dairy Queen sabe lo que es que el jefe de turno sea corrompido por… (risas)… La gente sabe que hay favoritismos. A medida que la gente quiere poder, hace maquinaciones". Por tanto, Fincher se pregunta: "¿Por qué no iban a existir a nivel gubernamental?"

Por su parte, Jay Carson (asesor político en House of Cards) asevera que la serie "tiene lugar en un contexto político, pero es un drama humano, no político".

Junto a esto, también afirma que el personaje encarnado por Kevin Spacey, Francis Underwood, es "alguien de poca monta al que enredan, y perseguirá a la gente que le engañó, para asegurarse de triunfar y no lidiar con eso de nuevo". Así pues, indican que aunque trabaja en algo que no le gusta, tiene mucha seguridad en sí mismo.

"No hay que saber mucho de política, porque en realidad se trata de seres humanos y las relaciones entre ellos", afirma de forma contundente el propio Kevin Spacey, para luego añadir que "la serie tiene todo lo necesario para conseguir ser un buen drama".


Dirección simple (6 minutos):

Nos muestra cómo se grabó la serie, la forma de dirigir de David Fincher. En especial, nos enseñan una de las claves de la serie, uno de sus símbolos de identidad, es decir, cómo Underwood se dirige a la cámara para hablar directamente con el espectador, tal y como ocurría con la serie británica original. De esta forma, aseguran que hablar a cámara fue uno de los elementos clave del proyecto desde el principio, confirma el guionista y productor ejecutivo Beau Willimon, porque parece que el espectador tenga acceso directo y completo a la mente de ese personaje en ese mismo momento, por lo que no hace falta forzar un diálogo con otro personaje para profundizar en sus pensamientos.

El propio Kevin Spacey apoya la idea de la serie de romper la cuarta pared, porque de esa forma "Francis no habla consigo mismo, sino que habla con el espectador". Por supuesto, también es una forma de compartir sus planes con el espectador, porque les informa en todo momento de sus planes mientras avanzan.

Dos casas (11 minutos);

Otro vistazo detrás de las cámaras del proceso de rodaje de los capítulos. A continuación, Fincher explica que "Josh Donen me habló de la serie original y me envió los DVD de la versión británica. Me llamó y me dijo que debería verla, que era bastante diabólica. Así que la vi. Tras 4 horas, estuve de acuerdo con él".

El productor Josh Donen asegura que Fincher estaba en ese momento muy ocupado con El curioso caso de Benjamin Button, acabando la posproducción. Así que decidieron esperar y trasvasar la serie original a la política norteamericana. A continuación, los productores y miembros del reparto se deshacen en elogios a la serie original y al impacto social que provocó durante su emisión en la década de los 90.

Lectura general (8 mins.):

Asistimos a la mesa redonda en la que el director, guionista, productores y miembros del reparto leen los guiones en alto y prueban a ver hasta qué punto funcionan las escenas y qué habría que cambiar. En concreto, muestran la mesa redonda de los episodios 12 y 13.

Mientras vemos la lectura, podemos compararlo con las escenas finalmente rodadas y emitidas en televisión. Además, explican las diferencias entre una lectura de guiones en el cine y en la televisión.

Línea de sucesión (17 mins.):

Explican cómo graban la serie, queriéndose adaptar al formato televisivo, donde hay que ceñirse a un número de minutos máximo. Sin embargo, prefieren grabarlos de 2 en 2, como si fuera una película de 90 minutos, encargándose de ambos episodios un mismo director.

También, hablan de la máquina bien engrasada que es la serie, añadiendo Kevin Spacey que es la primera serie que hace, y que ha sido "una experiencia totalmente nueva". Luego recuerda que salió en 7 episodios de una serie llamada Wiseguy en la CBS. Para el actor es como participar en "una película muy larga".

A continuación, nos revelan que todas las escenas en las que los personajes van en coche, en realidad se rodaron mediante pantalla croma. Para hacerlo más realista, se añadía una pantalla en la parte superior, fuera del encuadre, que creaba reflejos en el capó y parabrisas, para simular que estaban en el exterior.

Pero no todo funciona como estaba planeado, puesto que hay escenas que cuando van a rodarse no funcionan como es debido, por lo que el director, el guionista y los actores deben reunirse y encontrar la forma de que la escena quede bien, y el diálogo y la serie no se resientan. "Podía ser muy estresante", asegura David Fincher. Así pues, asistimos a una de las reescrituras del guión y cómo buscan que la escena sea fluida.

Finalmente, diseccionan la forma de rodar la serie, cómo eligen los planes y definir la esencia de House of Cards.

Por último, esperamos que disfrutes de este pack, ya disponible para llevártelo a casa y verla todas las veces que quieras. También, puedes participar en nuestro concurso, y llevarte a casa totalmente gratis la segunda temporada completa de House of Cards.

Publicaciones relacionadas

Cerrar