Análisis de Monopoly para Nintendo Switch – Tira los dados y compra hoteles

 

 

Si hablamos de juegos de mesa el Monopoly es uno de los que mejores experiencias pueden ofrecer cuando son varias las personas que quieren disfrutar del clásico pasatiempo. Además este clásico juego de mesa ha recibido decenas de adaptaciones, basadas en los universos de películas, videojuegos o series de televisión.

Monopoly para Nintendo Switch no es ni mucho menos la primera adaptación del mismo al mundo de los vidoejuegos y ya otras plataformas han recibido sus correspondientes raciones de Monopoly. Con el lanzamiento de Nintendo Switch y la filosofía que ofrece la consola híbrida quedó claro que esta es la consola perfecta para este tipo de juegos de grupo, por lo que Ubisoft ha decidido adaptar la experiencia a la nueva plataforma.

El Monopoly básicamente consiste en moverse por un tablero a la par que dicta el lanzamiento de los dados, de forma que por el camino cada jugador puede adquirir las diferentes ubicaciones que representan las casillas sobre las que cae. De esta forma podemos formar grupos de calles en los que más tarde montar casas y hoteles. Lo que conseguimos al adquirir las diferentes casillas y edificar sobre las mismas es que los jugadores que después caigan sobre ellas tengan que pagar a los poseedores de las mismas.

La dinámica del juego es realmente sencilla y si alguien no conoce el juego es muy fácil aprender a la par que se disfruta de la partida. En cualquier caso hay un pequeño menú de ayuda en el que se muestran unos pequeños tutoriales o guías en formato de texto. Pero lo dicho, se trata de una experiencia muy intuitiva y fácil de asimilar. Lo único que conlleva un trasfondo mayor es el tema de las pujas o las cartas especiales, pero estos términos también se explican en el menú que hemos citado.

La experiencia en solitario ofrece la posibilidad de disfrutar la partida en tableros vivos y con animaciones, aunque los nostálgicos también tienen los tableros clásicos. Además se ofrecen algunos tableros especiales como por ejemplo el caracterizado por los Rabbids. Además del modo de juego tradicional en el que gana la partida el único jugador que queda con dinero o edificaciones, también se pueden personalizar las reglas del juego. Eso sí, sin lugar a dudas lo más interesante son los objetivos de victoria que vienen preestablecidos y que podemos seleccionar, como por ejemplo ser el primero en construir un hotel, ganar equis dinero, etc. Además podemos seleccionar el nivel de dficultad de las partidas, aunque el azar y la suerte tienen mucho que decir en el desarrollo de las partidas.

En el modo local se pueden añadir hasta seis jugadores a la partida, así como tenemos la oportunidad de rellenar los puestos restantes con bots. Eso sí, en caso de no tener mandos suficientes para jugar más de dos personas no debes preocuparte, ya que el juego ofrece la oportunidad de rotar el mando. Jugar en solitario es mucho menos divertido y especialmente las partidas se hacen eternas si decidimos rellenar la partida con personajes controlados por la IA.

El modo online por su parte permite las opciones títpicas de cualquier videojuego, ya sea unirse a una partida rápida, buscar una en concreto o crear las nuestras propias. Además hay un sistema de marcadores para comparar nuestros resultados con los de otros jugadores. Eso sí, volvemos a incidir en que la mejor experiencia de Monopoly es la que tenemos al jugar con otras personas en su multijugador local.

El fundamento de Monopoly es el que es y realmente no se le puede pedir más a la experiencia que ofrece. Eso sí, se han incluído una serie de objetivos que funcionan a modo de retos, por lo que nos invitan a conseguir situaciones o eventos determinados dentro de las partidas, por lo que los completistas verán aquí una razón para jugar una y otra vez.

La adaptación de Monopoly ofrece un gran trabajo y se disfruta en su plenitud ya sea con el modo Tabletop o en la propia televisión mientras jugamos con otras personas. Eso sí, los tiempos de carga que ofrece el juego son horribles, aunque por suerte Ubisoft ya ha confirmado que trabajan en mejorar esta característica. Como viene siendo costumbre la localización presenta un gran nivel y tanto textos como voces están en castellano.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Las mecánicas de Monopoly son casi universales y el sistema de control está muy bien adaptado a Nintendo Switch. Si alguien no sabe jugar es muy fácil aprender con pocas partidas.

Gráficos: Nada espectacular y la sencillez apremia en todo momento. Los diseños de los diferentes tableros aportan algo de variedad, aunque se echan de menos aún más diseños.

Sonido: Las melodías acompañan a la perfección el transcurso de las partidas y lo más destacable son las voces en castellano.

Conclusión: La versión de Monopoly para Nintendo Switch no reinventa nada ni aporta novedades de peso. Pero eso sí, gracias a la filosofía de la propia consola se hace muy interesante jugar con el modo Tabletop.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Monopoly Family Fun Pack
 
 
Disfrutar del multijugador local es lo mejor.
 

Cerrar