Análisis de Monster Hunter: Rise – Los monstruos vuelven a Nintendo, y con ganas de guerra

Monster Hunter vuelve a Nintendo Switch con Rise, su entrega más libre y sorprendente.

26 de marzo. Una fecha grabada a fuego para los que saben perfectamente el peligro que tiene la cola de una Rathian y lo peligroso que es buscarle las cosquillas a un Diablos. Capcom y Nintendo han vuelto a estrecharse la mano para traer en la recta final de mes a Monster Hunter Rise, la nueva entrega de la saga Monster Hunter, que esta vez llega rumbo a Nintendo Switch.

Primera entrega de la franquicia que utiliza el RE Engine, con una versión hecha a medida para el hardware de la híbrida y con una serie de cambios a nivel de mecánicas y exploración que amplían las posibilidades del espectacular Monster Hunter: World. Los cazadores de siempre os vais a encontrar como en casa, sobre todo por ese aire tosco y difícil de la saga, que repite en este juego. Los nuevos os vais a topar con toda una odisea. Ambos lo vais a disfrutar tanto como lo hemos hecho nosotros para preparar este análisis de Monster Hunter Rise.

Análisis de Monster Hunter Rise – La cacería vuelve a acompañarte donde quieras

Monster Hunter Rise se puede considerar una entrega más tradicional, algo que seguramente los fans acérrimos de la IP de Capcom agradecerán. Este título se centra en el núcleo duro de juego mucho más que en otros aspectos. De hecho, solo hay que empezar una partida para, en los primeros minutos, darse cuenta de que esta entrega ya se separa pronto de World. El comienzo tan cinematográfico del primero aquí se convierte en una llegada a la Aldea de Kamura, una puesta en contexto y tu primer entrenamiento para empezar a salir a cazar.

Kamura es un lugar tranquilo con una enorme inspiración japonesa que se está preparando para un ataque. El Frenesí, un fenómeno que provoca que oleadas de monstruos enfurezcan y ataquen todo lo que les rodea, está empezando a coger forma y amenaza con destruir este remanso de paz. Pero ahí estás tú, un Cazador recién llegado y dispuesto a comerse al mundo, para ayudar en la protección de este lugar.

Un mero pretexto, ciertamente, para lanzarnos a cientos de misiones de cacería entre las que se intercalan pequeños avances de una historia y ciertos eventos como este Frenesí, pero que no son más que meros entretenimientos para ir acostumbrándote a unas mecánicas algo duras para el jugador novato, y de lo más familiares para el experimentado. Porque, que no te engañen las gemelas ni el jefe de la Aldea, tú aquí has venido a cargarte a todo monstruo que se te ponga por delante y preparar armaduras, armas y toda clase de locuras para ser un Cazador bien curtido.

Y sí, hay cierta amenaza latente y escondida en el transcurso de la historia. Pero insistimos, Monster Hunter nunca ha sido una saga que le haya dado fuerza a su narrativa. El hincapié lo hace en sus monstruos y en la cacería, en unas criaturas fantásticas a las que encontrar y aniquilar en combates donde priman el control de los espacios, el conocimiento de los comportamientos de los monstruos y la preparación. Pero, sobre todo, la colaboración. Porque sí, detrás de todo esto se esconde un juego con un componente cooperativo que es esencial, que es su verdadero corazón.

El Monster Hunter más libre

Analisis Monster hunter Rise 01

Hemos dicho que en Rise todo gira en torno a cazar, y para ello hay que salir de Kamura. La última entrega que vio la luz en la híbrida, MH Generations Ultimate, era una adaptación HD del título de 3DS con alguna criatura nueva y el esquema de juego visto hasta hace poco en la franquicia. Una aldea central que hacía las veces de HUB y numerosas misiones que llevan a diferentes destinos, con mapas divididos en secciones numeradas, con transiciones al pasar de una a otra.

En MH Rise se ha seguido un patrón similar al de MH World en cuanto a la distribución y movimiento por el mundo, aunque se le ha dado un giro de tuerca adicional. Si World apostaba por eliminar las transiciones para conseguir mapas con una mayor sensación de grandeza, más orgánicos y creíbles (y si ese molesto tiempo de carga cuando perseguías a un monstruo entre zona y zona del mapa), Rise ha cogido eso y lo ha elevado a la enésima potencia con una verticalidad nunca antes vista en la franquicia. Ni siquiera MH3 Ultimate, con sus combates acuáticos, conseguía lo que ha hecho este juego.

Analisis Monster hunter Rise 02

Y la «culpa» de ello recae sobre el Cordóptero. Este nuevo elemento cambia por completo tu forma de desplazarte por el mapa, permitiéndote trepar prácticamente por donde quieras y moverte con mucha más rapidez por cualquier parte. Doble punto a favor, porque otorga a los escenarios de una profundidad mucho mayor y potencia como nunca la exploración; pero, al mismo tiempo, hace que el desplazamiento sea mucho más ágil y divertido. Algo con lo que acaba con la sensación de pesadez que suelen transmitir los personajes en esta franquicia.

A eso hay que sumar también el fichaje de los camaradas Canyne. Ahora a los gatos les acompañan unos cánidos que nos ayudan tanto a la hora de pelear como a la hora de movernos, ya que podemos montarnos sobre sus lomos para ir mucho más rápido por los mapas o incluso derrapar con ellos al más puro estilo Mario Kart. Queda más que patente el esfuerzo del equipo por hacer que la movilidad del personaje gane atractivo y por dar herramientas al jugador con las que experimentar con la exploración de más formas distintas. Y se agradece, sobre todo en un Monster Hunter con unos mapas tan grandes como este. La franquicia lo necesitaba, y por fin ha dado el paso para romper barreras.

Cazando voy, cazando vengo, vengo

Analisis Monster hunter Rise 03

Por supuesto, moverse puede sonar bien, pero lo importante en Rise es el combate contra los monstruos. El trabajo del equipo a la hora de animar y diseñar a las criaturas que nos enfrentamos en los alrededores de Kamura vuelve a ser impresionante. Han sido capaces de diseñar movimientos fáciles de telegrafiar con algo de atención, pero, al mismo tiempo dotar a estos seres de una naturalidad pasmosa. Son totalmente creíbles a pesar de sus diseños sacados de la fantasía más pura y dura, y combatir contra ellos es una auténtica gozada.

Más ahora, que tenemos un repertorio de 14 armas completamente diferentes con sus diferentes habilidades únicas, al igual que con los nuevos ataques de Cordóptero. Combinando dos botones puedes lanzar habilidades especiales usando esta nueva herramienta, cosa que puedes modificar con la personalización de estas habilidades y que, al mismo tiempo, añade un elemento clave para las mecánicas de esta entrega: usar a los propios monstruos como Monturas.

Analisis Monster hunter Rise 04

Y es que, aunque los monstruos pueden encontrarse y enfrascarse en peleas territoriales como ya lo hacían en World, ahora puedes aprovechar esta situación más todavía aturdiendo y montándote sobre ellos. Algo que te permite debilitar mucho más fácilmente al objetivo de tu misión, obtener más objetos y, de paso, aturdir y dañar también a aquella que estás montando. Capcom no ha hecho más que sumar opciones para que el desarrollo de los combates se amplíe y crezca en posibilidades más que nunca, y el cambio es tan lógico como atractivo. De hecho, ya no puede dar ni un paso atrás en este frente.

Sí es cierto que, con todos estos recursos, Rise es una entrega más accesible que las anteriores a World, aunque no llega al nivel de esta lanzada en las demás plataformas. Sus responsables se han encargado además de introducir pequeños cambios como poder moverse mientras consumes una poción o elementos curativos, o incluso poder afilar tus armas desplazándote sobre tu Canyne. Cambios que realmente son mejoras, porque aportan un toque extra de dinámica al combate y ponen las cosas algo más fáciles tanto a los más novatos como a los más experimentados.

Cazador no se nace, se hace

Analisis Monster hunter Rise 05

Dejando a un lado lo árida que pueda ser la toma de contacto, a pesar de las nuevas facilidades, hay que destacar que la campaña principal de Monster Hunter Rise se vertebra sobre una miríada de misiones principales, misiones secundarias y otras tantas propuestas pensadas totalmente para jugar con amigos. Vaya por delante que, al igual que con cualquier otro Monster Hunter, Rise es infinitamente más divertido y disfrutable jugando con otros Cazadores, sean amigos o no. Abordar este título sin pensar en esa faceta es renunciar al 80% de la verdadera experiencia de este juego.

Porque, entre caza y caza, entre aprender cómo se porta el Magnamalo para derribarlo sin piedad o cuál es el mejor truco para montar al Mizutsune rápidamente, se va introduciendo una dinámica de farmeo y grindeo que da forma a un bucle de lo más adictivo. No vamos a engañar a nadie, en Monster Hunter lo que más pesa es conseguir ese set de armadura que tanto te gusta, o mejorar tu arma para tenerla a tu completa medida. Rise no frena para nada en ese sentido, de hecho, sus nuevas mecánicas hacen que su gameplay sea todavía más adictivo que hasta ahora.

Suma a todo ese bucle de farmeo y combate las nuevas misiones de Frenesí, que se podrían catalogar como un Monster Hunter meets Tower Defense. En estas, la premisa es defender la aldea de varias hordas de monstruos, entre los que pueden aparecer algunos realmente poderosos y peligrosos. Para estas ocasiones, en lugar de enfrentarte a ellos como es habitual, combatiendo directamente, puedes colocar diferentes estructuras de defensa e incluso «invocar» a algunos Aldeanos clave para que te ayuden. Un aliciente que otorga algo de variedad pero que, a la larga, se siente algo más anecdótico que clave para la experiencia de juego.

Analisis Monster hunter Rise 06

Aun así, lo más llamativo desde un punto de vista de diseño de juego es que no hay ningún elemento suelto o establecido al azar. Cada parte, cada pieza encaja con el resto con una precisión milimétrica. Recoges miel o huesos mientras exploras en un mapa, y luego puedes usar ambas cosas para desbloquear recompensas de una secundaria o como recursos para algunos NPC. Puedes usar partes que cojas de los monstruos que abates para forjar armas o armaduras tanto para ti como para tus camaradas Felyne y Canyne. Ganar dinero para reclutar más camaradas y mandarlos a comerciar o a recoger recursos; hasta las misiones de Frenesí te ayudan a desbloquear algunas mejoras especiales… Y todo esto mientras vas avanzando en una historia que, ciertamente, se siente como un gran tutorial para lo realmente importante.

Porque Monster Hunter Rise es una experiencia pensada para durar meses, o más bien años, para ser un juego que acumule cientos de horas en tu consola. Capcom lo ha dejado claro con los contenidos que ha anunciado, y es de esperar que la historia de este juego siga dando que hablar durante los próximos meses. La fórmula funcionó con World y le trajo toneladas de contenidos periódicamente, Rise aspira a seguir ese mismo camino para gozo y disfrute de los cazadores. Es un juego casi incombustible, de hecho, apunta a acompañar a muchos durante años.

Una auténtica bestia tecnológica

Analisis Monster hunter Rise 07

Con todas las novedades que aporta, y con esa mezcla que hace también con las bases más tradicionales de la saga, uno de los aspectos que más nos ha sorprendido de Monster Hunter Rise es lo abrumador que es a nivel tecnológico. Conociendo de lo que es capaz Nintendo Switch y lo que algunos equipos han sido capaces de hacer con ella, lo que ha conseguido Capcom aquí es digno de mención porque ha conseguido sorprendernos a través del RE Engine.

La sensación de grandeza y amplitud de los mapas es genial, y ver a las criaturas moverse por ellos y combatir entre ellas es un auténtico espectáculo, sobre todo en lugares donde el motor hace gala de su dominio de la iluminación para traer a la pantalla algunos efectos que son simplemente impresionantes. La experiencia se resiente solo un poco en portátil debido a la diferencia de resolución, pero aun así, tener una experiencia Monster Hunter así en la palma de nuestras manos es una sensación prácticamente indescriptible.

Ayuda mucho un diseño que encaja como un guante no solo a nivel de juego, sino a nivel visual. Los monstruos lucen mejor que nunca en portátiles y las nuevas incorporaciones son también sorprendentes. Todo ha ganado con este cambio de motor y, desde luego, Capcom ha dejado muy claro lo que realmente se puede hacer con el hardware de Switch. Sencillamente, impresionante.

¿El mejor Monster Hunter hasta la fecha?

Analisis Monster hunter Rise 08

Es pronto para afirmarlo, pero Monster Hunter Rise tiene madera para ser la mejor entrega lanzada hasta la fecha. El nuevo motor gráfico le sienta como un guante y consigue sorprender en una Nintendo Switch que todavía se guarda ases en la manga, las nuevas mecánicas lo hacen más accesible a la vez que más dinámico y profundo. Quizá echamos en falta algo más de contenido en la campaña principal, a pesar de que tengamos cientos de opciones para construir a nuestro personaje, pero sabemos que todavía le queda mucho recorrido.

Si Capcom cumple con los futuros contenidos, vamos a tener Rise para años y vamos a poder afirmar la pregunta que tenemos liderando este apartado. Aunque ya demostraron de lo que son capaces con World y con Iceborne. Con Monster Hunter Rise no esperamos más porque, por ahora, ha conseguido sorprendernos tanto como nos ha enamorado. El equipo ha sabido tocar todos los palos necesarios para mejorarlo a todos los niveles.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar