Análisis de SNES Mini – Vuelven los 16 bits

El año pasado Nintendo nos presentó NES Classic Mini, una consola que tuvo una repercusión mucho mayor de la que todo el mundo esperaba. Por ello el anuncio de SNES Classic Mini, máquina de la que os vamos a hablar hoy, no pilló ni mucho menos por sorpresa, es más, muchos contaban los días hasta su anuncio.

Desde el 29 de septiembre es posible adquirir la consola, o al menos han podido obtenerla aquellos que la tenían reservada. Por el momento sigue siendo una plataforma muy limitada y difícil de encontrar en las tiendas pero Nintendo prometió una producción mucho mayor que la que presentó la anterior consola Mini. De esta forma se esperan nuevas tandas en todos los comercios, especialmente de cara a la campaña navideña, para que esta vez nadie se quede sin ella.

Ya tenemos la nueva Mini en casa y con ella nos hemos teletransportado al pasado para disfrutar con los 20+1 míticos videojuegos que incluye. La lista de títulos que presenta es la siguiente: Super Mario World, Super Mario Kart, The Legend of Zelda: A Link to the Past, Contra III: The Alien Wars, Donkey Kong Country, EarthBound, Final Fantasy III, F-Zero, Kirby Super Star, Kirby’s Dream Course, Mega Man X, Secret of Mana, Star Fox, Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting, Super Castlevania IV, Super Ghouls’n Ghosts, Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars, Super Metroid, Super Punch-Out!! y Yoshi’s Island.

Como ya hemos adelantado SNES Mini incluye 21 juegos, pero en el anterior listado solo aparecen 20, eso se debe a que junto al lanzamiento de la consola también se ha distribuido por primera vez un título que no había salido al mercado hasta ahora. Star Fox 2 fue cancelado en su día en una fase bastante avanzada de su desarrollo y para aprovechar el lanzamiento de SNES Mini en Nintendo se han puesto manos a la obra para terminar la obra que en su día dejaron a medias. Además cabe destacar que juegos como EarthBound o Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars llegan por primera vez a Europa de forma oficial.

Centrándonos en la consola, o mejor dicho en todo lo que presenta su empaquetado, encontramos un productor muy similar a Mini NES, con la gran diferencia de que en esta ocasión vienen dos mandos de serie en lugar de uno. Además de estos el pack incluye un cable HDMI, un cable de alimentación micro-USB (sin transformador), libro de instrucciones y la propia consola en su versión mini. Cabe destacar además que la longitud de los cables de los mandos es mayor a la que presentaron en su día los de NES Mini, siendo de 1,5 metros.

A pesar de que el pack incluye dos mandos este segundo puede pasar algo desaprovechado, ya que la mitad de los títulos instalados en la consola no disponen de la posibilidad de jugar dos jugadores. En cualquier caso juegos como Street Fighter Turbo II: Hyper Fighting o Super Mario Kart justifican de forma absoluta la inclusión del segundo mando, ya que disfrutar de ambos títulos en compañía de otros jugadores es simplemente sensacional. En cualquier caso cabe recordar que estos mandos también son compatibles con la NES Mini, por lo que si tienes la consola por casa y no tenías un mando adicional ahora podrás disfrutar del multijugador de su catálogo.

Con SNES Mini podemos disfrutar de todos los clásicos que incluye a 60Hz y 720p, aunque cabe recordar que se trata de las versiones de estos juegos que salieron en su día en EE.UU. De igual forma se incluyen varios filtros de imagen para poder personalizar nuestras partidas y simular así el efecto de los televisores antiguos. Así mismo se ofrecen algunos fondos diferentes para personalizar el menú en el que aparecen los diferentes juegos.

Pero lo realmente importante en cuanto a funcionalidades viene con la posibilidad de poder guardar la partida en cualquier momento, al igual que ya podíamos hacer en la anterior consola mini. Eso sí, en esta ocasión se estrena además una interesante opción, la de rebobinar para retroceder en cualquiera de los juegos y rehacer nuestras últimas acciones. El punto  negativo de ambas opciones es que no disponemos de ninguna combinación de botones en el mando para acceder a tales posibilidades y debemos pulsar el botón reset de la propia consola para llevarlo a cabo.

En cuanto al acabado de la consola solo se puede destacar su gran fidelidad con el diseño original, y es todo un detalle que se haya incluido una tapa frontal para tapar la entrada del conector de los mandos, de forma que también se simula la entrada de las conexiones originales. Lo más sorprendente sin lugar a dudas es la añoranza que te puede surgir si tienes una SNES clásica por casa y comparas el color de ambas. Es más que probable que tu antigua consola haya tomado un color amarillento con el paso de los años, por lo que al compararla con SNES Mini se te vendrá a la cabeza cómo era el color original de la clásica.

SNES Classic Mini tiene un precio estimado de 79,99 euros en los comercios y podría considerarse algo cara teniendo en cuenta que realmente tiene un emulador con las correspondientes roms. Todo el mundo sabe que en el mercado hay otras posibilidades más baratas y con más prestaciones, pero esta consola de Nintendo es sin lugar a dudas la oferta más económica para todos aquellos fans que quieran tener en su posesión, de forma lícita, los títulos que incluye. Además la consola incluye dos mandos de serie y el estreno de Star Fox 2 supone la guinda del pastel a un catálogo muy bien seleccionado, a pesar de la irremediable ausencia de algunos juegos. Solo nos queda esperar a que Nintendo cumpla esta vez con las previsiones de ventas y nadie se quede sin esta mini joya.

Alberto Hernanz

Cerrar