Apuñalan a dos trabajadores de un estudio de videojuegos

Como todos sabréis, Twitter es una red social en la que las personas comparten diferentes estados con el resto del mundo. A veces, el uso que se le da a ésta y otras redes sociales no es el idóneo, como ha ocurrido en esta ocasión. El pasado mes de octubre se inició un proceso legal en el que se pedía a la red social Twitter que facilitara los nombres de los usuarios que habían vertido mensajes racistas y antisemitas, que habían ofendido a algunos ciudadanos franceses. 

Tras un acuerdo firmado por los responsables de la plataforma social y algunos representantes contra el racismo y la homofobia del país galo, Twitter facilitará el nombre de algunos de estos usuarios que hicieron un uso indebido de la red social. Lo colectivos defensores del racismo, entre otros, han declarado que “tras una negociación entre las partes y atendiendo a los requerimientos de los tribunales, Twitter, Inc. ha facilitado a la fiscalía los datos que permitirán la identificación de algunos autores cuyos mensajes violaron, supuestamente, la legislación francesa".

Con este nuevo acuerdo se "pone fin a las iniciativas legales que condujeron a la condena de Twitter en los tribunales de justicia el pasado 24 de enero". Twitter “ha decidido seguir colaborando activamente para combatir el racismo y el antisemitismo; en concreto, para establecer un sistema de alerta fácilmente accesible y con suficiente visibilidad para denunciar mensajes ilegales".

Hasta el momento, las soluciones que proponía Twitter para denunciar a un usuario abusivo era el de reportarlo a través de la red social. Con este nuevo paso que la compañía ha dado, se presentan nuevas incógnitas. ¿Hasta qué punto están protegidos los datos de un usuario en una red social? 

Hemos conocido esta noticia a través de El País.

Publicaciones relacionadas

Cerrar