Armas de videojuegos que parecen poderosas pero que son inútiles

Armas de videojuegos que parecen poderosas pero que son inútiles

La mayoría de videojuegos que hemos visto a lo largo de la historia han tenido una cosa en común: la acción y la violencia. Incluso a día de hoy, por mucho que algunas propuestas (especialmente de corte independiente) traten de desmarcarse de los estándares, gran parte de las obras que se lanzan mes a mes ponen en nuestras manos decenas de armas para que podamos acabar por los peligros que nos rodean.

Sin embargo, muchas de esas armas tienen menos utilidad de la que podríamos imaginar, llegando a ser prácticamente inútiles. Hoy te acercamos un listado con algunas de las armas más inútiles de los videojuegos y que, para más inri, antes de probarlas parecen poderosas. Estas son solo nuestras propuestas personales y subjetivas, de modo que te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Caparazón verde (Mario Kart)

El caparazón azul nos sirve para detener el avance del líder, el rojo para detener al corredor que esté inmediatamente delante de nosotros y el verde… para poca cosa. Con habilidad y práctica se le puede acabar sacando partido, pero siempre que nos toca un caparazón verde en la saga Mario Kart estamos deseando deshacernos de él para que nos salga otra cosa. Eso de que tengamos que apuntar manualmente no nos gusta.

Trabuco (Uncharted 4: El desenlace del ladrón)

A lo largo y ancho de la última aventura de Nathan Drake encontramos todo tipo de armas por ahí tiradas. Una de ellas (la más piratesca de todas) es el trabuco. Y es que por muy potente que sea este arma cada vez que la encontramos tan solo tiene un disparo en su interior, por lo que hace que cogerla sea una pérdida de tiempo y un malgasto de espacio en nuestro limitado inventario. Que se la queden los piratas.

Lanzallamas (Dead Space)

Siempre que recibimos un lanzallamas en un videojuego nos emocionamos, pero en Dead Space no había motivo para hacerlo. Su propósito principal era el de quemar residuos o rocas que supongan un obstáculo. Aunque también podemos usarlo para derrotar a oleadas de pequeños enemigos, los necromorfos son más vulnerables a la mutilación de extremidades, por lo que en situaciones límite servirá de poco.

No Land Beyond (Destiny)

Este rifle de francotirador fue tan popular en su momento que generó una leyenda a su alrededor. Siempre fue verdaderamente útil en la modalidad PvE, pero mucho menos en el PvP en el que la rapidez y el dinamismo son más importantes. A todo ello hay que añadir un nerfeo considerable que sufrió el arma y que hizo que No Land Beyond dejara de ser considerado el francotirador imprescindible que todos debían tener.

Berettas dobles (Counter-Strike: Global Offensive)

Las armas duales siempre han quedado muy vistosas en el cine o en las portaba Lara Croft, pero cuando se trata de un multijugador competitivo la cosa cambia. En Counter-Strike: Global Offensive tenemos el ejemplo de las Berettas dobles, que son tremendamente imprecisas a larga distancia y tampoco infligen demasiado daño a corta distancia si el enemigo está equipado. Una compra que rara vez merece la pena.

Gran cuchillo (Silent Hill 2)

Silent Hill 2 no solo es uno de los videojuegos de terror más populares de todos los tiempos, sino que tenía a un villano inolvidable: Pyramid Head. En un momento del juego podíamos hacernos con su arma, conocida como gran cuchillo. Aunque a simple vista parece temible, la extremada lentitud de la que hace gala cuando la empuñamos la vuelve absolutamente inútil contra enemigos con un cierto nivel de velocidad.

Rifle de asalto (The Last of Us)

El principal problema de este arma es que llegaba demasiado tarde. Lo hacía en la fase del hospital, en la que el sigilo es nuestro mejor aliado y el rifle de asalto es la antítesis de todo ello. Nuestros enemigos iban bien equipados, de modo que el rifle de asalto no les hacía demasiado daño y optar por el silencioso arco o los rifles de francotirador era una opción mucho más adecuada. Si nos lo hubieran dado antes, quién sabe…

Publicaciones relacionadas

Cerrar