Así es como los padres controlan lo que ven sus hijos en YouTube

Así es como los padres controlan lo que ven sus hijos en YouTube

Con las polémicas que YouTube está teniendo últimamente, toda precaución es poca por parte de los padres para procurar que su hijos no estén expuestos a materiales audiovisuales que puedan ejercer una mala influencia, o cuanto menos que no sean adecuados para los más pequeños. Hay varios mecanismos para ello, pero como dice el refrán, cada maestrillo tiene su librillo y cada padre un forma de velar por el futuro de sus hijos.

Kotaku ha reunido desde su podcast Splitscreen los testimonios de varios padres que han llegado a ellos y han leído ante los micros para que quien crea oportuno tome nota. Por ejemplo, sobre cómo Scott controla lo que su hijo pequeño ve dice que «No puedes, y en serio no quieres vigilar todo lo que ve. Dios les bendiga, pero los niños de 11 años tienen muy mal gusto. Así que siempre estás preguntándote qué está viendo (y si eso importa)».

Charles, profesor de colegio durante 5 años y ahora padre de un hijo de 2 años sí que tiene un sistema después de comprobar que los niños suelen tener acceso a un móvil con el que pueden entrar a YouTube sin restricciones entre quinto y séptimo curso. «Le he hecho una cuenta en Gmail. Yo tendré la contraseña, él no. Le suscribiré a cuantas infantiles y con eso podré comprobar qué ha estado viendo».

Kevin cree que cuando sus hijos vean algo inadecuado, ellos mismos van a delatarse: «Los niños más pequeños quieren estar donde tú estás. Así que de algún modo siempre vas a estar al tanto de lo que ven y oyen. Así que si un youtuber dice un taco te vas a dar cuenta. Probablemente tu hijo se va a asombrar de ello. Se reirán o te mirarán a tí o hasta te lo dirán. '¡He oído la palabra con S!'. Cuando eso sucede, llega el edicto final: 'Se acabó [nombre del youtuber]'. Papá es la ley y te meterás en problemas como te coja viendo otra vez a esa persona».

Más testimonios llegan de parte Bryan, cuya hija de 11 años ve casi exclusivamente vídeos de Minecraft junto a sus padres, por lo que ese frente está controlado. Sin embargo, el susto vino cuando visionó un presunto documental de esos que destapan la verdad con datos discutibles, en este caso sobre una determinado compuesto presente en productos de consumo. «Casi me da un ataque cuando me di cuenta de que podría estar aprendiendo este tipo de cosas sin darse cuenta. Tuve una charla con ella sobre cómo la gente miente en Internet para tener visitas y le enseñé algunos viejos clips de James Randy para que se interesara en el escepticismo«.´

Por último, Josh tiene que lidiar con tres hijas de 6 y 4 años y 8 meses. Josh no tiene problema porque desde que descubrió Minecraft, la rutina de su hija mayor es la siguiente: «Se despierta a las 6 de la mañana, entra en mi habitación, coge el móvil de mi mujer, le quita el cargador, vuelve a la cama, abre la app de vídeo de Amazon Prime y pasa varias horas viendo vídeos hasta que todo el mundo se levanta».

¿Cómo controlarías que tus hijos no vieran nada inadecuado en Internet?

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar