Así es Lost Sphear, el nuevo gran RPG de Square Enix

¿Y si el lugar donde has nacido y te has criado cayera en el olvido?, ¿y si todos tus amigos, tu familia, todo, desapareciera por completo? No hay peor enemigo que la pérdida de memoria, sobre todo cuando es el planeta el que olvida.

Quédate con esa idea, con el dolor que eso puede llegar a significar, porque es la premisa central del próximo RPG que está a punto de llegar de la mano de Square Enix, Lost Sphear. Un título que mira al pasado, a joyas que, como Chrono Trigger, marcaron historia dentro del rol, para traer una obra que recoge lo mejor de una era dorada y darle la frescura de los tiempos que corren.

Sus máximos responsables son los miembros de Tokyo RPG Factory, un grupo de talentos nipones creado para conformar una nueva línea de títulos de corte clásico en el que la pasión por el RPG se convierte en un rasgo definitorio. Ellos son quienes trajeron I Am Setsuna y quienes, ahora, han recopilado lo mejor de aquel título para reforzarlo, mejorarlo en todos y cada uno de sus sentidos y engendrar el inminente y prometedor Lost Sphear, un título que aterriza en PlayStation 4, PC y Nintendo Switch el próximo 23 de enero.

 

 

Para sus progenitores, la mejor forma de entender a Lost Sphear es onociendo el término japonés “Hakanai”. Una palabra que, aunque en nuestro idioma carece de una traducción literal, se usa para referirse a aquello que es frágil, a todo lo que tiene facilidad para perderse y desaparecer. Esta, precisamente es la idea principal de la que parte todo el argumento.

La historia gira en torno a Kanata, Lumina y Locke, un trío de jóvenes que ven cómo su aldea natal, Eru, desaparece por completo debido a un fenómeno conocido como Lost. El lugar donde nacieron y crecieron acaba engullido por una niebla blanca que lo volatiliza. El mundo acaba de olvidarlo, y esta pérdida de memoria se está extendiendo por más y más territorios.

El concepto de la historia puede contar con una serie de elementos que parezcan de lo más tradicional, aunque esto es solo el punto de partida. A partir de ahí, esperan 40 horas de aventura con las que conocer qué está sucediendo, ver qué hay detrás de esta neblina y la importancia que tiene Kanata en todo esto. Promesas, sorpresas, traiciones y muchas caras que se sumarán o abandonarán nuestras filas mientras intentamos que nuestro planeta vuelva a su estado natural.

A pesar de contar con una premisa tan clara y marcada, Tokyo RPG Factory quiere dejar mucho a la imaginación del jugador. De la misma forma que hacían aquellos míticos juegos de rol de la era de los 16 bits, con Chrono Trigger como gran referente (no en vano, siempre hablan de Lost Sphear como su sucesor espiritual), quieren que pongamos de nuestra parte, que tratemos de averiguar qué piensan nuestros aventureros para conectar, para sentirse uno más.

Es inevitable hablar del clásico de los viajes en el tiempo lanzado en Super Nintendo al mirar a esta nueva aventura. A pesar de que su locura temporal no impregna a su argumento, sus mecánicas sí lo hacen. De forma similar, pero mejorada gracias al feedback obtenido con I Am Setsuna, los combates se desarrollan con un sistema bautizado como ATB (Active Time Battle) 2.0.

Esto implica que, si bien se conservan elementos propios de su antecesor, la evolución marque el camino. Ahora podremos mover a nuestros personajes en batalla mientras planteamos nuestras estrategias, lanzar ataques, hechizos o incluso aprovechar los nuevos Vulcosuits para realizar técnicas conjuntas. Todo como parte de una herencia de tiempos pasados, pero con pinceladas de novedad justas y suficientes para adaptarse a la actualidad sin perder esa esencia nostálgica.

Los deberes están hechos, y gracias sobre todo a lo aprendido con I Am Setsuna, Lost Sphear quiere ofrecer mucho más. Un mundo más grande, con unos entornos mucho más variados e incluso puzles más complejos en las mazmorras. Todo es más, incluso más desafiante. Los que tengan tablas en el género se darán cuenta, esta aventura no quiere que las cosas sean fáciles.

De hecho, no han querido serlo ni para sus creadores. El equipo de Tokyo RPG Factory ha remarcado en más de una ocasión sus intenciones de retarse a sí mismos en todos los aspectos de este título. Solo con el desafío se consiguen alcanzar nuevas metas. De ahí, de hecho, que se haya conservado un instrumento tan potente y emotivo como el piano para su banda sonora, aunque esta vez se haya apostado por convertir cada pieza musical en un bello dueto.

Se avecina un RPG capaz de codearse con los más grandes del género. Lost Sphear está a la vuelta de la esquina, y su intención no es la de llegar y permanecer un poco, sino convertirse en una aventura a la que visitar incluso dentro de diez años. Su clara inspiración en el pasado, la belleza de su mundo y las novedades en sus mecánicas son sus mayores armas, y tened por seguro que lo conseguirá.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar