Así fue la reunión de Donald Trump con la industria del videojuego

Así fue la reunión de Donald Trump con la industria del videojuego

La traída y llevada reunión de Donald Trump con la industria del videojuego, o al menos con parte de ella, para tratar el tema de la violencia en los videojuegos que está condenando a la juventud americana, según su punto de vista, ya ha tenido lugar. Y las conclusiones que se han sacado son, no te vas a sorprender, más bien pocas. Por hacer un somero resumen, los puntos clave habrían sido dos. Uno, que la industria se reafirma en que no hay evidencia científica de que los videojuegos desencadenen comportamientos violentos, y dos, el vídeo que la Casa Blanca confeccionó para la ocasión.

Trump quiso abrir la reunión con una explosión, en el sentido más literal, y preparó este vídeo que vas a poder ver más abajo. Se trata de una selección descontextualizada de cruentos momentos vividos en juegos de acción en primera persona. Algunos de ellos de sobra conocidos, como la polémica escena del aeropuerto de Modern Warfare 2.

De la reunión en sí, a puerta cerrada y sin medios de comunicación, poco se sabe salvo lo que recoge el Washington Post. El presidente del Media Research Council, Brent Bozell, habría pedido «una regulación más severa» para los videojuegos, equiparandolos al alcohol  y al tabaco. Vicky Hartzler, una de las más firmes críticas a los videojuegos, tanto como detractora del control de armas, cree que «Se han hecho muchos progresos hoy y espero que podamos seguir progresando en construir el futuro«.

Pero en discordancia con los argumentos de Trump suenan voces como el senador Marco Rubio, de Florida, que cree que «no hay pruebas» de que los tiroteos que vivió su estado estuvieran motivados por videojuegos, y que lo que quiere es «asegurar que los padres son conscientes de los recursos que tienen a su alcance para controlar el entretenimiento al que se exponen sus hijos». Más crudo es el senador Richard Blumethal, de Connecticut, ausente en la reunión y que considera que todo esto es una cortina de humo para evitar el debate sobre el control de armas.

Por su parte, la Entertainment Software Association ha emitido el siguiente comunicado: «Agradecemos la oportunidad de reunirnos con el Presidente y otros cargos electos en la Casa Blanca. Hemos hablado sobre numerosos estudios científicos que establecen que no hay conexión entre los videojuegos y la violenci, la protección de los videojuegos por la Primera Enmienda, y de cómo el sistema de calificación por edades ayuda de forma efectiva a los padres a tomar decisiones con conocimiento sobre el entretenimiento. Apreciamos la postura receptiva y comprensiva del Presidente en este debate».

A falta de más detalles esto es lo que ha dado de sí la reunión que más ha dado que hablar últimamente. Esperemos que el presidente norteamericano se haya quedado más tranquilo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar