Así se forja en la vida real el martillo de Thor

¿Quién no ha querido ser alguna vez un dios? Ni si quiera hace falta imaginar en ser un dios omnipotente u omnisciente, basta con tener alguna clase de superpoder resultón que nos haga sentir como auténticos, valga la redundancia, dioses. Y es más, ni si quiera tenemos porque llamarnos dioses, basta con ser superhéroes. Y, por qué no, ya que nos ponemos, formar parte de Los Vengadores. ¿Véis por dónde venimos? Si alguna vez has deseado ser Thor, y tener los impresionantes poderes del Mjönir, te proponemos una vía rápida y terriblemente buena para sentiros como el héroe de Marvel y dios nórdico: haceros con vuestro todopoderoso martillo personal.

Cada uno gozará de mayor o menor talento a la hora de ponerse en el papel de manitas para crear réplicas de armas, fin que no es moco de pavo que digamos, pero os mostramos encabezando la noticia un ejemplar tan perfecto de réplica del Mjölnir que dificilmente podrá saliros un churro si prestáis atención: es la nueva creación del herrero Tony Swatton, protagonista de Man At Arms.

Publicaciones relacionadas

Cerrar