Así se usa Dungeons & Dragons en terapias psicológicas de Estados Unidos

Así se usa Dungeons & Dragons en terapias psicológicas de Estados Unidos

Para cualquiera que no esté familiarizado con los juegos de rol es sorprendente pensar que después de tantos años de demonización y hasta de achacarles crímenes, Dungeons & Dragons, la creación de Gary Gygax y Dave Arneson sea ahora vista como una útil herramienta para terapia por parte de psicólogos infantiles. Y sin embargo, así sucede en Estados Unidos, donde su uso con este fin ya está presente en varios grupos.

Dungeons & Dragons supone una oportunidad para los jóvenes de experimentar personalidades diferentes a las suyas propias, y es precisamente como lo enfoca Adam Davis, cofundador del grupo Wheelhouse Workshop, en Seattle. Su grupo, concretamente, está orientado a superar la introversión y hacer que sus integrantes sean más abiertos, e incluso que superen ciertas barreras, como en el caso de chicos con autismo. Las campañas de Davis son bastante inmersivas, incluso se preocupa de introducir elementos externos con tal de darle algo más de realismo, y en ellas se fomenta la empatía y, sobre todo, la flexibilidad en sus actitudes propiciada por la actuación en grupo y la elaboración de estrategias (como el tener que dejar todo en manos de otro jugador con una mayor puntuación en Carisma cuando hay que negociar). Algo en lo que la madre de uno de los participantes ya ha experimentado resultados: “Me ha contado que a veces no está de acuerdo con lo que deciden sus compañeros y que luego recapacita y se da cuenta de que la decisión ha salido bien. Esto es un asombroso aumento de su flexibilidad”, cuenta a Kotaku.



Wheelhouse Workshop está haciendo maravillas con jóvenes que se cerraban a cal y canto, pero no es ni mucho menos el único grupo que usa D&D con fines terapéuticos. En Pennsylvania opera el Bodhana Group bajo el mando del clínico Jack Berkenstock, con más de 23 años de experiencia a sus espaldas y director de juego experto. Berkenstock basa su terapia en explorar las consecuencias de las acciones de sus pacientes en un entorno donde éstas no pueden causar daño, y a través de ello ha observado algo curioso: “Hemos empezado a ver niños con problemas familiares que los trasladan al juego. Se llama sangrado. ¿Cuánto impacta tu identidad real a tu personaje? ¿Cuánto te impacta tu personaje a tí como jugador?”. En su entorno pueden hacer frente a estos problemas y obrar en consecuencia para que su experiencia se pueda trasladar a la vida real y les enseñe a afrontar estas adversidades.

Dungeons & Dragons lleva cinco ediciones desde 1974 y sigue siendo el juego de rol de mesa más famoso del mundo. Ahora, también pone sus clases de personaje, dotes, razas, armas y bestiario al bien de la salud mental. ¿Qué opinas de esta utilidad para el juego?

Publicaciones relacionadas

Cerrar