Assassin’s Creed ha tenido estos errores históricos a lo largo de la saga

Assassin’s Creed ha tenido estos errores históricos a lo largo de la saga

Ha habido grandes franquicias de videojuegos a lo largos de los años, pero pocas han cosechado tanto éxito y popularidad en la última década como Assassin’s Creed, que este 2017 cumple diez años y esperamos que lo celebre con una nueva entrega. En esta saga se produce un constante enfrentamiento entre dos facciones: los Asesinos y los Templarios, pero siempre bajo una ambientación y una época históricos.

Sin embargo, aunque la saga de Ubisoft siempre ha tenido un acercamiento histórico trabajado (especialmente en la recreación de ciudades muy famosas) lo cierto es que también se ha tomado licencias artísticas para poder aportar más dinamismo a sus juegos, como la constante presencia de personajes históricos que se relacionan con nuestros protagonistas. Otras veces, no obstante, sí han cometido errores históricos.

Hoy precisamente queremos hablarte de algunas de esas inexactitudes históricas en la saga Assassin’s Creed y que tal vez habías pasado por alto. Comenzaremos por uno bastante curioso que se producía en Assassin’s Creed IV: Black Flag. Al contrario de lo que muchos piensan, los piratas no eran necesariamente sanguinarios que abordaban barcos de inocentes y mataban a todo aquel que había a bordo para hacerse con el botín.

Así se les retrata también en Black Flag, pero lo cierto es que el modus operandi de estos delincuentes del Caribe era alzar su bandera negra en cuanto veían otro barco. Entonces se negociaba una rendición para que los piratas pudieran conseguir lo que querían. Normalmente no había derramamiento de sangre. Pero bueno, lo entendemos, las negociaciones piratescas no habrían sido muy divertidas para un videojuego.

Por otro lado, el que tal vez sea el juego peor considerado de toda la franquicia, Assassin’s Creed Unity, también hacía gala de un buen número de errores. En esta ocasión nos estamos refiriendo a los anacronismos (objetos que aparecen en el juego y que no deberían, dada la época en la que transcurre). Puede parecer una nimiedad, pero los pomos de las puertas no existían durante la Revolución Francesa en el país galo.

Ese no es el único anacronismo, pues las catacumbas que recorremos en el juego tampoco fueron diseñadas hasta el siglo XIX. Y es que los entierros de franceses en catacumbas no comenzaron hasta el año 1810, mientras que los acontecimientos del juego tienen lugar entre los años 1776 y 1808. Como decimos, aunque parezcan cosas sin importancia son errores que no hubiera costado demasiado tener en consideración.

Una de las grandes adiciones en algunos de los últimos títulos de la saga fue el barco. Las misiones navales en Assassin’s Creed 3 o la libertad para movernos por el mar en Black Flag o Rogue eran tremendas, pero lo cierto es que estas secciones estaban plagadas de errores. Cuando estamos en el barco decimos a nuestros marineros que queremos ir a toda vela y en un solo segundo ya hemos puesto la máxima velocidad en nuestro navío para llegar cuanto antes a nuestro destino.

Ni que decir tiene que esto no era así. Lo que en los juegos se produce en un segundo, en la realidad podía llegar a costar unos 45 minutos. Del mismo modo, cuando en estos juegos nos topamos con un fuerte viento e intentamos ir contra él vemos cómo disminuye nuestra velocidad de navegación, pero lo cierto es que en la vida real no hubiera existido forma de poder siquiera moverse contra el viento.

Como ves, aunque Ubisoft siempre ha tratado de ser respetuosa con la historia en su saga Assassin’s Creed existen algunos errores de bulto y otros que fueron sencillamente pasados por alto para hacer que los juegos fueran más divertidos. Hay muchas más cosas ocultas en Assassin’s Creed, de modo que si te interesa saber más sobre esta popular franquicia tan solo tienes que hacérnoslo saber en la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para futuros artículos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar