Assassin’s Creed Origins: 15 cosas que no sabías que podías hacer en el juego

Ubisoft se ha marcado un nuevo tanto con Assassin’s Creed Origins, juego que recibirá contenidos adicionales el 7 de noviembre con El Desafío de Anubis y que contiene un easter egg que estipula que transcurre en el mismo universo que Watch Dogs. Este último dato posiblemente no lo sabías, y es que hay mucho que descubrir en esta aventura de la saga más famosa de la compañía gala.

En esta aventura, que tiene lugar en el antiguo Egipto, es de una magnitud mayor que otras entregas, y su inclinación hacia otros aspectos más propios del género de los juegos de rol hace que su protagonista Baek sea de los más versátiles de la serie. Tanto que hay cosas que la mayoría de usuarios no saben que están a su alcance en Assassin’s Creed Origins.

Pero Screen Rant viene al rescate con otra de sus afamadas listas, en este caso de 15 cosas que no sabías que podías hacer en Assassin’s Creed Origins. Aunque alguna de ellas puede que ya la conocieras, porque te hablamos de ella no hace mucho. Una relativa a cierta montura mitológica, por ejemplo. Pero por si te preguntas qué más te puede ofrecer el juego de Ubisoft, lee con atención:

Tomar parte en batallas contra navíos en pleno mar usando armas como el fuego griego.

Desbloquear arenas de gladiadores para poder entrenar y subir de nivel.

Jugar controlando a Senu, el águila, y enfrentarte a otros animales, como sapos, o buscar objetos.

Desbloquear la armadura secreta Isu y el final oculto que acarrea. Para ello hay que resolver un puzzle en la parte inferior de la Esfinge.

Ganar dinero con materiales de fabricación a base de farmear pieles y cuero de animales.

Cambiar el peinado y el corte de la barba de Bayek para que siempre esté elegante en tu partida.

Controlar el tiempo para poder atacar campamentos enemigos al amparo de la oscuridad del anochecer.

Disparar flechas en llamas prendiéndoles fuego con la antorcha. Son especialmente convenientes contra los enemigos más duros.

Usar las propias armas de los enemigos contra ellos mismos, como las torretas con ballesta, o poniendo trampas explosivas en sus hogueras.

Encontrar y usar armas legendarias a partir de que alcances el nivel 20. En algunos casos las sueltan los comandantes, hay un par que se obtienen por misión, o las puedes comprar por microtransacción.

Usar a Senu para encontrar tesoros, ahorrándote tiempo y esfuerzo.

Aprender a hacer acrobacias a caballo gracias a la agilidad de Bayek, permitiéndonos luchar en cualquier dirección mientras cabalga.

Silbar de dos maneras distintas. Una es para atraer guardias y dar buena cuenta de ellos, mientras que la otra sirve para llamar al caballo. No te equivoques, o la montura acabará por irse.

Cabalgar un unicornio, como ya te contamos hace unos días.

Desbloquear los viajes instantáneos, algo que te vendrá de lo más bien en el extenso Egipto de Ubisoft.

 

Cerrar