Assassin’s Creed: Origins: Curiosidades que quizá no sepas sobre el juego

Hace dos años que no tenemos un nuevo videojuego canónico de la saga Assassin’s Creed y eso siempre es una mala noticia para los fans de la franquicia más popular de Ubisoft. Sin embargo la serie necesitaba un descanso para ordenar sus ideas y regresar más fuerte que nunca. El próximo 27 de octubre lo hará con Assassin’s Creed: Origins y lo cierto es que la ambientación en Egipto promete darnos muchísimas alegrías.

Es posible que esperes con ganas la nueva entrega de la saga pero que no estés al tanto de todas las novedades que va a introducir. Es precisamente por ello que hoy queremos acercarte algunas de las curiosidades más interesantes que tendrá este novedoso Assassin’s Creed: Origins para que estés al corriente de lo que encontrarás en el juego cuando nos toque explorar el Antiguo Egipto en la piel del legendario Asesino Bayek.

No más atalayas

Una de las señas de identidad de la saga hasta ahora eran las atalayas, torres que debíamos escalar para desbloquear parte del mapa. Ahora se ha apostado por una exploración mucho más orgánica y el mapa se irá descubriendo a medida que avancemos por él, de modo que ya no necesitaremos tomarnos la molestia de desviarnos del camino para ascender una atalaya y poder saber qué tenemos alrededor.

Sin minimapa

A la hora de ubicarnos en el mundo del juego la saga Assassin’s Creed siempre nos había proporcionado un minimapa redondo para que supiéramos lo que había a nuestro alrededor. En su camino hacia el género RPG Ubisoft ha decidido prescindir de ese minimapa y ofrecernos un sistema mucho más parecido al de Skyrim, en el que los objetivos y los lugares de interés se nos muestran en una barra horizontal en la parte superior de la interfaz de juego.

Sigilo mejorado

Aunque el combate cuerpo a cuerpo es el que ha sufrido más variaciones para ser más complejo y divertido que nunca, cualquier amante de Assassin’s Creed quiere saber cómo ha evolucionado el sigilo. Positivamente, debemos decir. Ahora podemos dar órdenes a un águila para explorar el lugar y poder trazar un plan de ataque, pero lo mejor de todo es que a la hora de asesinar en sigilo tendremos más opciones que nunca y la interacción con el entorno será fundamental.

Elementos RPG

El combate es más profundo, la exploración más estratégica y todo, a fin de cuentas, tiene un aroma a RPG que nos encanta. En anterior entregas de la saga ya habíamos tenido subida de niveles y desbloqueo de habilidades, pero ahora se llevará más lejos que nunca. Cada arma y pieza de armadura tendrá sus propias características y deberemos elegir aquellas que mejor se ajusten a nuestra forma de jugar y combatir.

Vista de águila

El nuevo Assassin’s Creed, como su propio nombre indica, nos lleva a los orígenes de la Hermandad, de modo que todo es mucho más rudimentario. Es por ello que la clásica vista de águila de la saga (tan cercana a la ciencia ficción) ha dado paso ahora a una vista de águila literal. Como ya hemos comentado antes, ahora podremos controlar a un águila para explorar el entorno y valorar nuestras posibilidades, aunque también es un buen sustitutivo de las atalayas para descubrir el mapeado.

Camellos

Era de esperar, ¿no crees? El nuevo Assassin’s Creed se ambienta en el Antiguo Egipto, de modo que un medio habitual de transporte eran los camellos y Ubisoft no se ha olvidado de ellos. Ahora no solo podremos montar a caballo para movernos más rápidamente, sino que podremos hacer lo propio con camellos, un animal mucho más apropiado para las arenas de Egipto y que nos harán sentir parte de la cultura.

Exploración submarina

La exploración siempre había sido fundamental en la saga, pero ahora se pretende llevar un paso más allá. Los escenarios son más grandes y están más llenos de cosas por descubrir, pero no solo tendremos secretos en la arena y las pirámides, sino que podremos lanzarnos a las profundidades acuáticas (del río Nilo) y explorar, pues habrá cosas que hacer bajo el agua. Un nuevo nivel para la saga, que en el pasado (muy en el pasado) nos hacía morir con solo tocar el agua.

Publicaciones relacionadas

Cerrar