Assassin’s Creed Origins: Ubisoft aún está trabajando en su framerate

Assassin’s Creed Origins está copando lo que concierne al futuro inmediato de Ubisoft después del desembarco de Mario + Rabbids: Kingdom Battle, tras lo que le toca el turno a los asesinos y al antiguo Egipto. Una aventura que ni la propia desarrolladora sabe todavía qué tal se moverá en nuestras pantallas una vez esté disponible este mismo otoño.

Recientemente ha circulado un rumor que apuntaba a que la versión de Assassin’s Creed Origins para Xbox One X correría a unos impecables 1080p de resolución y 60 fps estables en pantalla en un modo especialmente diseñado para la consola de Microsoft. Los galos, sin embargo, no pueden garantizar que los usuarios de la máquina hasta ahora conocida como Project Scorpio vayan a tener este modo en el que el juego funcionaría a 60 imágenes por segundo por la sencilla razón de que aún no han decidido a qué tasa de imágenes por segundo se moverá.

«Es muy pronto para poder decirlo. A día de hoy, la tasa de imágenes por segundo del juego no ha sido fijada”, declara un portavoz de la compañía al portal DualShockers. Los franceses, eso sí, aseguran que harán lo que puedan para aprovechar el hardware de cada sistema al máximo posible: “Nuestra meta es sacar toda la ventaja de la potencia del hardware para proporcionar la mejor experiencia posible en todas las plataformas. Assassin’s Creed Origins usará un rendering de resolución dinámica, así que la resolución se adaptará para poder garantizar una tasa de imágenes suave y la mejor imagen posible en todas las situaciones”.

Assassin’s Creed Origins sale a la venta el 27 de octubre para PlayStation 4, PC y Xbox One.

Cerrar