Australia ya tiene sus Pokémon y son un poco… peculiares

Australia ya tiene sus Pokémon y son un poco… peculiares

Australia, reconozcámoslo, es un sitio raro. Si de algo lo conocemos es porque, como nos mostraron Los Simpson para nuestro asombro, el agua del inodoro gira al revés cuando se tira de la cadena. Por eso y por una fauna extrañísima que incluye animales rocambolescos y arañas mortales de necesidad. Pero esto es una colección de clichés injustos que no hacen honor a la bella nación de Australia, y ahí es donde entra en acción Paul Robertson, el artista de pixel art más reputado del mundo, para mostrarnos las virtudes de tan excelsa región. Y para que todamos podamos entenderlas, nos las muestra convertidas en Pokémon.

Robertson, que ha colaborado en videojuegos como Scott Pilgrim vs the World o Mercenary Kings, además de en series animadas como Gravity Falls y una reciente promo para Rick y Morty, ha echado mano de conceptos propios de Australia para confeccionar estos curiosos monstruos. Ya sea a base de logos comerciales como es el caso de Curls y Woolees, de expresiones populares como con Whooroo (“hooroo”, una forma de decir adiós) o Dedorse (“dead horse” es como llaman también a la salsa de tomate), compañías (Aarnott viene de Arnotts, un conocido fabricante de galletas) o incluso de insultos y exabruptos, Robertson ha dado forma a unos Pokémon a los que Nintendo no se acercaría ni con una pértiga. Aunque desde luego, escatologías y surrealismos aparte, muchos de esos están muy bien traídos, como ese Sidnee con con el icónico Teatro de la Ópera de Sidney a espaldas o su supuesta evolución, Melbonn (Melbourne). Otros como Rainboa o Speedo ya son un poco más simples, aunque no quieres ver a qué evoluciona éste último. Aquí te los dejamos por gentileza de Kotaku. A lo mejor ahora ves lo Pokémon de las criticadas generaciones 3 en adelante de otra manera…

Cerrar