Baldur's Gate: Arrecia la polémica con su personaje transexual

Baldur's Gate: Arrecia la polémica con su personaje transexual

Hace no mucho, Baldur’s Gate era un título que únicamente levantaba nostalgia y buenos recuerdos. A día de hoy, en cambio, es un título que está envuelto en una desagradable polémica. Recordarás que a principios de semana te contábamos el malestar de los jugadores de Baldur’s Gate: Siege of Dragonspear, la reciente expansión para este juego lanzado hace 17 años, que está siendo inundada de críticas por dos motivos principales. Uno, su excesiva cantidad de bug. El segundo, Mizhena, el personaje que se empeña en hacer ostentación de su condición de transexual. O al menos, así lo ven los usuarios.

Beamdog, estudio a cargo de esta expansión, calificaba las reacciones de “pataleta” y pedía a los usuarios que puntuaran positivamente para compensar esta oleada reaccionaria. Sin embargo, las valoraciones de los usuarios en Steam son un rosario de pulgares abajo basados especialmente en el apartado de los bugs, pero que siguen calificando la inclusión de Mizhena como una mala maniobra de guión metida con calzador, no por la condición de este personaje ni mucho menos, sino por cómo se comporta: “Han insertado en el juego personajes que le sueltan información personal al jugador sin venir a cuento y sin más opción de cómo reaccionar que ‘¡Oh, cómo me alegro de que me cuentes lo gay que eres sin que ni siquiera te lo pida! ¡Bien por tí!’”, dice un usuario.

Estas acusaciones van dirigidas a Amber Scott, la guionista que ha creado este personaje y a la que ahora se le atribuye el querer politizar el juego sin necesidad de ello. Amber se ha defendido en el foro de Beamdog con estas palabras: “Añado tanta diversidad como puedo de manera consciente a mi trabajo y me da igual que la gente piense que queda falso o frozado. Me parece artificial escribir desde un punto de vista heterosexual. Estoy feliz de ser una luchadora social y espero escribir muchos juegos de justicia social en el futuro que lleguen a tantos tipos de gente como sea posible. Todos deberían tener la oportunidad de verse reflejados en la cultura popular”. Unas palabras que han avivado el debate sobre si Baldur’s Gate, un juego de rol creador hace 17 años bajo licencia oficial de Dungeons & Dragons era el mejor escenario para ello.

En la siguiente página puedes ver algunas de las críticas vertidas en Steam por los propios usuarios.

"Me gustaría comenzar diciendo que no odio a los gays ni a los transexuales en modo alguno. Me gustan y yo les gusto a ellos. En realidad no me importa, porque es algo que no me afecta. Lo que me importa es cuando me lo hacen tragar a la fuerza y me obligan a asumirlo sin dejar que yo lo descubra por mí mismo”.



“Me gusta el juego (muy en el fondo es Baldur’s Gate), ¿pero qué pasa con toda esta justicia social?

-¡Hola, soy transexual! ¿Cómo estás? ¡Hurr durr!
-¡Hola, soy una mujer fuerte e independiente! ¡Hurr durr!
-¡Hola, soy un goblin y tu eres racista! ¡Hurr durr!

Y los bugs. Arregladlos.”



“Es horrible. Rompe los mods. El guión es una ***** (es como si estuviera leyendo un fanfic hecho por alguien que está en el instituto) y está lleno de memes terribles. La campaña es un asco. Es una decepción. Me encanta Baldur’s Gate, pero guau, cómo apesta Dragonspear. Haceos un favor, comprar otra cosa.”



“No parece en absoluto Baldur’s Gate. Progresión lineal que deja inaccesibles las zonas previas una vez avanzas a la siguiente. Guión hecho con desgana y con pocas opciones a entrar en personaje. Fallos, fallos y más fallos.”

¿Qué te parece esta polémica?

Publicaciones relacionadas

Cerrar