Batallas contra jefes de videojuegos que eran demasiado largas

La gran mayoría de videojuegos de acción que salen mes a mes y que podemos disfrutar en nuestras casas tratan de ponernos desafíos de dificultad creciente a fin de que pongamos a prueba nuestras habilidades. Al principio tan solo tenemos que enfrentarnos a enemigos rasos para ir cogiéndole el punto al juego, pero al final acaban poniendo ante nosotros enemigos de gran poder que nos lo ponen difícil. Son los llamados jefes.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pero queremos hacerlo desde una perspectiva diferente a la que lo hemos hecho en anteriores ocasiones. Y es que lo que encontrarás en la lista que te hemos preparado es una selección de jefes de videojuegos que parecían tener tanto tiempo libre que dividían sus batallas en varias fases y se alargaban en demasía. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas.

The End (Metal Gear Solid 3: Snake Eater)

Puede que jugándola de una forma muy directa la de The End no sea una batalla tan larga, pero precisamente el intríngulis de la misma estaba en tomársela con calma. Si íbamos corriendo hacia el enemigo nos detectaría, lo que provocaría que nos disparara con su rifle de francotirador o que huyera en otra dirección y que tuviéramos que volver a empezar. Uno de los jefes más difíciles de toda la saga Metal Gear por lo puñetero que era.

Micolash (Bloodborne)

Muchos jefes de Bloodborne tienen más de una fase, pero lo de Micolash, huésped de la pesadilla, se pasaba de castaño oscuro. Al verle por primera vez comenzaba a huir con la esperanza de que nos mataran sus esqueletos. Una vez superábamos la primera fase volvía a correr como un poseso para que no le alcanzáramos. Una vez que le dábamos caza comenzaba lo verdaderamente difícil, pero la batalla ya se había alargado mucho.

Xemnas (Kingdom Hearts 2)

A pesar de lo que pueda parecer por su apariencia colorida e infantil, la saga Kingdom Hearts tiene algunos jefes de lo más complejos. Uno de ellos es Xemnas, el jefe final de Kingdom Hearts 2. No solo era difícil, sino que era increíblemente largo. Debíamos enfrentarnos a multitud de fases en las que cada vez iba aumentando su poder y poniendo en nuestro camino nuevas dificultades que debíamos superar como fuese.

Calus (Destiny 2)

Destiny 2 se lanzó hace tan solo unas semanas y ya ha conseguido colarse en esta lista con el todopoderoso Emperador Calus. Se trata del jefe final de la raid o incursión Leviatán, solo apta para los Guardianes más preparados. Llegar hasta él es algo muy complicado y requiere una concentración y compenetración máxima con nuestros compañeros, pues el más mínimo error hará que no lo consigamos en ese intento.

5H4D0W-TP (Borderlands: The Pre-Sequel)

También conocido como Shadow Trap, este enemigo era un importante jefe del DLC de Claptrap en Borderlands: The Pre-Sequel y un auténtico dolor de muelas. Puede que no tuviera tantas fases como otros que hemos comentado, pero era una verdadera esponja de balas. Incluso con ayuda de amigos y otros jugadores podías estar combatiéndolo durante hora y media y todavía no haber acabado con él. Un auténtico pelmazo.

Liquid Snake (Metal Gear Solid)

La saga Metal Gear Solid merece otra presencia destacable en esta lista, pues el legendario Liquid Snake le proponía a su hermano Solid una batalla a la altura del momento. En una primera fase debíamos enfrentarnos a puñetazos contra él. Era un momento muy peliagudo, pero todavía se volvía más complejo cuando debíamos perseguirle a toda prisa encima de un vehículo cuando intentaba escapar de Shadow Moses

 

Cerrar