Batallas contra jefes tan satisfactorias que dispararán tu adrenalina

Batallas contra jefes tan satisfactorias que dispararán tu adrenalina

Atención, este artículo contiene SPOILERS de varios juegos.

Los jefes finales nos acompañan en casi todos los videojuegos de acción que llegan a nuestras manos año tras año y son, para muchos jugadores, las mejores partes de cada título que se precie. No es para menos, pues no solo se trata de un desafío mayúsculo que pone a prueba nuestras habilidades, sino que también pueden ser verdaderamente satisfactorias si cuando derrotamos al jefe en cuestión nos sentimos realizados.

Precisamente de ello es de lo que queremos hablarte en el día de hoy a través de la lista que te hemos preparado a continuación y en la que encontrarás una selección de batallas contra jefes recientes que eran muy gratificantes y que consiguieron disparar nuestra adrenalina hasta límites insospechados. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos digas las tuyas propias en la caja de comentarios.

Huérfano de Kos (Bloodborne)

Uno de los jefes más difíciles de Bloodborne también es uno de los más terroríficos la primera vez que lo vemos. Su aspecto es imponente, pero más todavía lo es cuando inicia la segunda fase y empiezan a caer ante nosotros rayos que pueden fulminarnos de un plumazo. Igual te cuesta unos cuantos intentos, y es precisamente por ello por lo que superar esta batalla hace que nos sintamos increíblemente satisfechos con nuestro esfuerzo.

Atronador (Horizon: Zero Dawn)

A principios de este año recibíamos Horizon: Zero Dawn, cuyos principales enemigos iban a ser unos dinosaurios de aspecto robótico. Lo que no imaginábamos era hasta qué punto las máquinas más grandes podían ofrecernos un enfrentamiento tan épico. Es el caso de los atronadores, gigantescos robots que nos atacan de múltiples formas y que son muy resistentes. La primera vez que veamos a uno lo pasaremos muy, muy mal.

Cantante de ópera (NieR: Automata)

Las batallas contra jefes de NieR: Automata son una de las mejores cosas que hemos disfrutado este año de videojuegos. Pero sin duda la que se lleva la palma es la batalla contra la Cantante de ópera que tiene lugar en la feria. La música, su set de movimientos, el aspecto que tiene todo lo que lanza y nuestra danza para poder esquivar y atacar al mismo tiempo es una delicia para nuestros sentidos… y nuestra adrenalina.

Jack Baker (Resident Evil 7)

La última entrega de la saga Resident Evil ha recuperado los jefes más old-school. El más recurrente es Jack Baker, al que nos enfrentamos en diferentes ocasiones a lo largo del juego. En el segundo enfrentamiento directo nos armamos con una motosierra, pero incluso así nos cuesta derrotarlo. Espacio reducido y muchas muertes, pero al final conseguir escapar de allí con vida es una sensación que no se puede describir.

Rafe Adler (Uncharted 4: El desenlace del ladrón)

Tras toda una aventura alrededor del mundo, Nathan Drake y Rafe Adler acaban en el barco de Henry Avery batiéndose a un duelo a espada. No podía ser de otro modo. La dificultad es ciertamente elevada, pero si te sale de forma fluida, la combinación entre música, apartado gráfico, diálogos y rechinar de las espadas, conforman una sensación maravillosa y un cierre de auténtico lujo para la historia del bueno de Nate.

Bestia de la colmena (Gears of War 4)

A lo largo de todo el videojuego de The Coalition nos habíamos enfrentado a todo tipo de bestias extraterrestres dispuestas a ponérnoslo muy difícil, pero la bestia de la colmena a la que debemos hacer frente al final de Gears of War 4 juega en otra liga. Su imponente aspecto es un primer paso, pero derrotar a esa criatura mientras esquivamos todo lo que nos echa encima es la forma perfecta de terminar una obra como esta.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar