BioShock: Así se produjo la dolorosa caída de Rapture

BioShock: Así se produjo la dolorosa caída de Rapture

Uno de los universos más apasionantes que se hayan creado jamás en el mundo de los videojuegos tiene un origen muy reciente. Estamos hablando de BioShock, la saga creada por la ya extinta Irrational Games y que terminó con su tercera entrega en el año 2013. Pese a ello, por mucho que pase el tiempo la franquicia ideada por Ken Levine siempre será popular y seguirá arrastrando a cientos de miles de fans en todo el mundo.

Pese a todos sus inolvidables elementos, la gran enseña de BioShock es Rapture, una ciudad sumergida bajo el océano que creó Andrew Ryan con el objetivo de que el hombre fuera el dueño de su destino y libre para hacer lo que quisiera. No obstante, cuando empieza el primer título de la saga ya nos vemos inmersos en una ciudad sumida en el caos, algo que vamos descubriendo poco a poco a medida que encontramos documentos en el juego.

Hoy, en esta línea, queremos hablarte de cómo era Rapture durante su época dorada, lo que también pudimos descubrir a grandes rasgos en el DLC Panteón Marino para BioShock Infinite. Lo cierto es que el poder en lo más alto de la jerarquía de Rapture se iba poniendo en riesgo para Andrew Ryan a causa de Sofia Lamb, personaje que pudimos conocer en BioShock 2. Ryan no quería que Lamb se convirtiera en una rival política, de modo que decidió desafiarla a un debate público.

Lo que no sabía Ryan es que estaba cometiendo un terrible error. El debate tan solo sirvió para dar popularidad a Lamb y hacerle ganar seguidores. Fue entonces cuando Ryan encargó a Sinclair Solutions que vigilaran día y noche a Lamb para poder tener algo contra ella y encerrarla. Así lo hizo en Perséfone. En ese mismo momento empezó a proliferar la creación de plásmidos y ADAM. Cualquier ciudadano de Rapture que se lo pudiera permitir podría echar fuego por las manos si así lo deseaba.

Ryan aplaudió inicialmente el proyecto de Fontaine Futuristics, pero pronto se vio superado por el poder de Fontaine y decidió borrarlo del mapa. Quiso incriminarlo por contrabando, pero Fontaine decidió fingir su muerte para engañar al mandamás de Rapture. En ese momento fue cuando Andrew Ryan se hizo con el control de la producción de ADAM y lo trasladó de Fontaine Futuristics a Ryan Industries.

Pero lo que a Ryan se le había escapado una vez más era el potencial de Fontaine. Bajo su nuevo alias, Atlas, Fontaine comenzó a incitar a las masas a una guerra de guerrillas que supondría el principio del fin de Rapture. En Nochevieja de 1958, la gente de Atlas atacó lugares clave de la ciudad, pero Ryan tenía el problema de que debía apaciguar tanto a los seguidores de Fontaine como a los de la creciente Sofia Lamb.

La adicción al ADAM ya se había vuelto un verdadero problema y los ciudadanos usaban sus plásmidos para defenderse de la represión de Andrew Ryan. Fue en ese momento cuando el líder de Rapture decidió poner en marcha el proyecto de las Little Sisters del doctor Suchong, de modo que estas pequeñas recogerían el ADAM de los cadáveres y serían protegidas por los Big Daddies, para los que se utilizaron a algunos de los seguidores de Lamb.

El caos se desató definitivamente: los ahora llamados splicers aprendieron a matar a las Little Sisters derribando a sus Big Daddies y eliminando la babosa que había en su interior y que había sido ideada por Brigid Tenenbaum. Más tarde consiguió una contramedida para salvar a las niñas del parásito en lugar de sencillamente matarlas. Así comenzaría una redención que nosotros mismos podríamos certificar jugando al primer BioShock por la vía del buen karma.

De este modo Rapture se precipitó en el más absoluto de los desastres cuando pretendía ser la ciudad utópica e ideal para el hombre. Para ello se habían separado de la Tierra y se habían hundido en el mar, pero al final la codicia del ser humano siempre le hace acabar del mismo modo. Si quieres que te contemos más historias sobre el brillante e interesantísimo BioShock tan solo tienes que decírnoslo en la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar