Borderlands 3 esconde bastantes secretos en su portada

Lo nuevo de Gearbox está repleto de simbolismos en su boxart.

El nuevo sistema de looteo de Borderlands traerá muchos cambios

Gearbox ha metido quinta y ya va a toda velocidad para preparar las cosas de cara al lanzamiento de Borderlands 3. El looter shooter por excelencia vuelve a la carga con una tercera entrega que promete traer más y mejor en todos los sentidos, tanto en armamento como en mundo de juego. Pero, antes de su estreno, junto a tráileres e imágenes promocionales, hemos podido conocer su boxart, que llega con una ilustración que esconde muchos más secretos de lo que parecía a simple vista.

La portada, otra víctima de las filtraciones, ya dio que hablar en su momento por apuntar al retorno de un personaje de entregas anteriores. Ahora, un análisis más profundo del que se hacen eco en GameRant ha desvelado más secretos escondidos en ella.

Borderlands 3

Una secuencia alfanumérica que aparece en la esquina inferior derecha, aparentemente sin sentido alguno, es en realidad un mensaje oculto que dice «No hablamos de Santuario 2», haciendo referencia a Santuario, el HUB de Borderlands 2, y dando a entender que una versión renovada de este se encargaría de realizar la misma labor en la tercera entrega numerada. Además de eso, el cohete que aparece por encima del nombre del juego apunta a ser el medio de transporte con el que los jugadores podrán viajar entre planetas.

No solo son interesantes estos dos mensajes, sino también uno ligado al cohete. Cerca de su extremo superior, aparecen tres símbolos con una cara sonriente, un igual y una llave, lo que se puede traducir como el mensaje «la felicidad es la llave». ¿Qué significa?, eso sigue siendo todo un misterio.

Todavía no ha llegado a las tiendas y ya está consiguiendo disparar todo tipo de teorías gracias a tan solo una imagen. ¿Estará Borderlands 3 a la altura de todo el legado de la saga? Estamos seguros de que sí.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar