Cadash, mañana en nuestro AlfaBetaRETRO

Cuatro personajes, cada uno con diferentes habilidades, un reino fantástico que atravesar y misiones que cumplir. No es un juego de rol al uso, porque también hay acción y plataformas. Se trata da Cadash, una de las recreativas clásicas de la compañía japonesa Taito que mañana será el juego añejo que rescatemos, como hacemos cada miércoles, para nuestra sección AlfaBetaRETRO.

En Cadash hay una mezcolanza que tiene un encanto muy particular para los jugadores de los ochenta. Era una época en la que los arcades y la acción estaban a la orden del día, pero en Japón se pirraban por el rol con toques occidentales, gracias a la demoledora influencia de Wizardry. ¿Quién iba a decir por aquel entonces que se podía combinar el género estrella de los recreativos con uno que parecía no tener manera de llevarse en condiciones a los arcades.

Pues Taito lo dijo, y además lo ejecutó de una manera que le sirvió para poner una lanza entre dos tierras. Cadash puede no ser su máquina más recordada, pero no suele faltar en recopilaciones, por todo lo que tiene que ofrecer y lo que supuso en su día. Por ello, nos adentraremos en el reino que da nombre al juego a los mandos del guerrero, el mago, la sacerdotisa y el ninja, los cuales, además, podían actuar simultáneamente formando un cuarteto en la máquina original, gracias a la unión de dos muebles.

Mañana, en nuestro AlfaBetaRETRO, traemos de vuelta Cadash, la recreativa de Taito. No faltes.

 

Cerrar