Call of Duty: La parte más oscura de la saga bélica

Call of Duty: La parte más oscura de la saga bélica

Aunque a primera vista podría parecer que una franquicia cuya temática principal es la guerra y los conflictos bélicos no puede explorar otros géneros en momentos puntuales, lo cierto es que todas las grandes sagas de los videojuegos lo hacen de un modo u otro. La legendaria serie de acción en primera persona Call of Duty no es una excepción y precisamente hoy queremos hablarte de algunas de sus mayores particularidades.

Y es que más allá de disparos en el modo multijugador y de interesantes modos campaña y zombis, la serie Call of Duty se ha caracterizado por esconder secretos de aquellos que encanta descubrir. Un buen ejemplo serían los clásicos juegos de Activision escondidos en un mapa de Black Ops 2, pero lo cierto es que en esta longeva franquicia hay mucho más bajo la superficie y todo tiene un tono de lo más oscuro.

En ese sentido hoy queremos hablarte de un par de los secretos más oscuros e incluso terroríficos que ha ocultado Call of Duty a lo largo de su dilatada trayectoria. Comenzaremos por el principio, concretamente por el año 2004, cuando se lanzó en PlayStation 2, GameCube y la primera Xbox Call of Duty: Finest Hour, que actuaba como spin-off del primer juego de la saga y que se volvía a ambientar en la Segunda Guerra Mundial.

En la campaña de este olvidado juego había un nivel llamado Paso Subterráneo dispuesto a erizarte el bello de todo el cuerpo. Y es que en esta fase nos topábamos con una puerta cerrada a cal y canto que debíamos derribar con una granada. En el interior del habitáculo no encontraríamos nada agradable. Estaremos en una sala secreta circular con velas flotando en el aire, una rata del tamaño de un cero y un tanque de juguete por el suelo.

Por si fuera poco las paredes están decoradas con imágenes de bebés y, de hecho, en el centro de la sala podemos encontrar una cuna en la que un bebé fantasmal se quedará mirándonos. A lo largo del videojuego, en realidad, podemos acceder a multitud de estas salas ocultas y repletas de oscuros y fantasmagóricos secretos que, tantos años después, nadie ha sabido explicar a ciencia cierta. ¿Qué hacen todos esos fantasmas allí?

Tal vez sencillamente fueran víctimas de la guerra, pero nos quedaremos con las ganas de saberlo. Aún hay más. Saltamos ahora al año 2008 y al laureado Call of Duty: World at War, donde podíamos hallar múltiples y terroríficos secretos. Dos de ellos tenían lugar en el mapa multijugador del psiquiátrico, basado en la misión del juego Ring of Steel. Allí deberíamos investigar para encontrar dos incidentes ocultos.

Para encontrar el primero de ellos debías estar en modo espectador. Si acudes a la parte superior de la edificación acabarás escuchando unas notas de piano de lo más melancólicas. Lo más curioso de todo es que cuando localizas el origen del sonido no encontrarás ni un alma… ni un instrumento musical. ¿Estaría todo en nuestra cabeza o serían ecos del pasado que aún resuenan una vez el edificio de salud mental ha sido abandonado?

En ese mismo mapa podíamos encontrar algo todavía más terrorífico. En la zona de los lavabos, si prestas mucha atención, podrás escuchar los lamentos de una fantasmagórica mujer que grita sin cesar. Mientras tanto, un hombre de profunda voz habla con ella en una lengua que jamás se ha conseguido determinar.

Como ves, incluso los títulos que menos esperas pueden tener terroríficos secretos. Si quieres saber más detalles ocultos en la saga Call of Duty háznoslo saber en la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para futuros artículos. Y es que, quién sabe, tal vez el regreso a la Segunda Guerra Mundial de Call of Duty: WWII traiga consigo nuevos y oscuros secretos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar