Castlevania Symphony of the Night, el videojuego con más habitaciones

Castlevania Symphony of the Night, el videojuego con más habitaciones

Una campaña de lo más exitosa y un poco de cachondeo con los látigos y las copas de vino, Koji Igarashi «IGA», volvió al ruedo de los videojuegos de forma independiente con la propuesta de Bloodstained: Ritual of the Night. El japonés, conocido por ser uno de los máximos responsables de Castlevania: Symphony of the Night, quiere elevar el listón muy por encima con lo que el considera como el «metroidvania más grande de la historia». Sin embargo, es su propio retoño el que le impone el desafío más complicado.

Ahora que Igarashi y su nuevo proyecto están en boca de todos por ese aperitivo en forma de juego de 8 bits que han lanzado, Bloodstained: Curse of the Moon, es momento de echar un vistazo atrás en el tiempo y revisar bien esas ambiciosas declaraciones. Él, que fue quien dio forma a Alucard y a aquel juego tan arriesgado en la era de PlayStation, tiene como reto personal superarse a sí mismo. Puede que haya dicho que el nuevo Bloodstained es 1,5 veces más grande que aquel Castlevania; pero los números dicen todo lo contrario.

Ritual of the Night tiene un total de 1.600 habitaciones a visitar, en las que pelear, encontrar objetos y avanzar en la piel de Miriam, la protagonista; pero si nos ceñimos a las cifras, sale perdiendo. Castlevania: Symphony of the Night tenía, y mantiene, un total de 1.890 habitaciones repartidas en los dos castillos que Alucard visita con el fin de vencer a su padre, Drácula.

Las matemáticas no mienten, o no suelen, y por el momento hay una diferencia de casi 300 salas entre un juego y otro. La ambición del equipo tras el ya veterano Castlevania fue tan grande y ostentosa que no se conformaron con limitar el porcentaje de compleción en el 100%, para darle más aires de grandeza, lo subieron al 200% como señal de que aquellos que lo conseguían no eran humanos. Por ahora, la propuesta de Bloodstained sí parece algo más terrenal, aunque habrá que ver si se convierte en algo inhumano una vez que llegue a nuestras consolas.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar