China restringe las horas de juego online de los niños por semana: ¡sólo 3 horas!

La industria China busca expandirse más allá de sus fronteras debido a las restricciones.

La industria china de los videojuegos ha llegado a una ´poca en la que, sin dejar de crecer, ha ralentizado su ritmo y esto se debe, en parte, a las restricciones que el gobierno aplica a los menores de edad a la hora de jugar online. Lleva tiempo limitando las horas de juego semanales que los menores pueden dedicar a los videojuegos, pero en su última modificación, lo restringe a tan solo tres horas a la semana en un horario concreto.

Tal y como explica Bloomberg, los menores de 18 años en China podrán jugar solo una hora al día, de 8 pm a 9 pm, los viernes, sábados y domingos, además de días festivos. Para controlar el cumplimiento de la norma, los menores deberán registrarse con su nombre y apellidos reales para jugar cualquier juego online y hasta podrán usurase métodos de verificación biométricos, como reconocimiento facial para no hacer trampas al sistema. Todo ello con el fin de combatir la adicción a los videojuegos online.

Aunque, de acuerdo a Tencent, el segmento de los menores de edad solo supone el 3% de sus ingresos, la compañía china asegura que desde 2017, «ha explorado y aplicado varias tecnologías y funciones nuevas para la protección de menores», asegura la compañía de videojuegos que más dinero factura del mundo. «Eso continuará, ya que Tencent cumple estrictamente e implementa activamente los últimos requisitos de las autoridades chinas».

Estas restricciones son las que han hecho a la industria china de los videojuegos mirar fuera de sus fronteras para expandirse y uno de los mercados más cercanos es el japonés. Japón cuenta con una amplia comunidad de jugadores y toda una industria de creación de videojuegos asentada desde hace décadas, es por ello que no extrañan las inversiones chinas en compañías como Platinum Games o las negociaciones entre Toshihiro Nagoshi, de SEGA, y la compañía china NetEase.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar