Cinco motivos por los que un anime puede ser cancelado

Cualquier ficción televisiva, también las animadas, están sujetas a unas condiciones para poderse emitir en antena (o en la plataforma en la que lo hagan) durante mucho tiempo consecutivo. El anime no es una excepción y si algunas de las reglas no escritas no se cumplen esa serie puede llegar a su fin de forma abrupta, como le ocurrirá a Dragon Ball Super en marzo (pese a que tal vez continúe el próximo año 2019).

El portal Mouse ha hablado con Ignacio Sarroca, especialista en adaptaciones cinematográficas de Main Comunicación y cofundador del proyecto Animefilos, y este ha proporcionado cinco directrices que explican por qué un anime puede llegar a cancelarse. Sin más dilación te dejamos con esos cinco motivos y te invitamos a que nos cuentes en la caja de comentarios cuál ha sido la cancelación más dolorosa e inesperada que has vivido como amante del anime.

  • Si el anime tiene poca audiencia o no es consumido por la plataforma que lo emite oficialmente puede tener los días contados.
  • Algunos anime, como Saint Seiya Omega, se canceló (a pesar de ser muy vista) porque su merchandising no tenía éxito.
  • Los problemas legales y/o burocráticos en ocasiones suponen el fin de una serie tras romper relaciones o acuerdos comerciales.
  • El escaso presupuesto de la mayoría de anime obliga a renunciar a seguir por la imposibilidad de dedicar más dinero a una serie que no sea un superéxito.
  • Si la historia se cierra adecuadamente en la primera temporada muchos optan por dejar la serie ahí, aunque bien podría continuar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar