Clichés que se repiten en los videojuegos de terror

Clichés que se repiten en los videojuegos de terror

Hace algunos días te hablábamos de las situaciones más molestas que nos han dejado los videojuegos, y a las que, lamentablemente, ya nos hemos acostumbrado. Aunque eso no signifique que las odiemos menos. Sin embargo, como cuentan desde PCGamer, hay un género que a pesar del paso del tiempo, sigue repitiendo una y otra vez los mismos puntos. Nos referimos a los juegos de terror. Y aunque el terror generalmente se basa en el miedo a lo desconocido, parece que esto no se podría aportar a esta clase de videojuegos.
 
Porque después de jugar a varios títulos de este estilo, dejamos de sorprendernos al volverse todo bastante predecible. A continuación te presentamos algunos de los puntos que deberían cambiarse o eliminarse de una vez por todas en los juegos de terror. ¿Cuáles añadirías tú a la lista?
  • Los psiquiátricos y el uso de las enfermedades mentales como  elemento recurrente para generar miedo:
Esto es algo a lo que ya estamos acostumbrados en muchos juegos de terror. Que nuestro personaje tenga que investigar un hospital psiquiátrico donde los pacientes no paran de atacarnos, y de los que tenemos que huir, o luchar contra ellos. Además, otro punto negativo de este tipo de juegos es la deshumanización de estas instituciones, y el hecho de que, una vez hayamos terminado el juego, ya sabremos por dónde nos va a venir cada susto.
 
 
  • Fantasmas que aparecen para que descubramos parte de la trama del juego:
Aunque no sean exclusivos de los títulos de terror, seguro que más de uno ya está cansado de esas apariciones que tienen lugar al pasar ante un punto en concreto del escenario. Porque no es nada cómodo que de repente se materialicen unos fantasmas con los que no podemos interactuar, que se pondrán a caminar hablando de personajes clave del juego o de algún punto de la trama.
 
  • La chica de The Ring:
Otro elemento muy recurrente, tanto en películas como en videojuegos de terror, es esta chica pálida de larga melena morena y vestido o camisón blanco. Un personaje que de lo repetitivo que es, llega a cansar. Sobre todo, porque en casi todos los juegos o películas en los que aparece, representa el mismo rol.
 
  • Sillas de ruedas tiradas contra el suelo:
Este suele ser un elemento del decorado de los títulos de terror, que suele perder todo sentido, si nos dedicamos a analizarlo. Porque una silla de ruedas suele suponer una persona con movilidad reducida. Pero además, para exagerar aún más la situación, la silla suele aparecer volcada y con una de las ruedas todavía moviéndose. Lo que nos lleva a pensar que quien quiera que la estuviera usando, se encuentra cerca de nosotros. Sin embargo, este elemento hace ya tiempo que dejó de dar miedo.
 
  • Enemigos que aparecen al recoger algo:
Otra de las situaciones que no ha parado de repetirse es esta: Entras en una habitación que a priori parece estar vacía, y ves sobre un estante un arma. Te acercas a esa arma, y cuando lo coges, aparece un elevado número de enemigos persiguiéndote. Esto se ha llevado a tal extremo, que ahora lo raro es que al coger el objeto que sea, no aparezca ningún enemigo. Sin embargo, en algunos títulos se ha ido más allá. Y para conseguir el sobresalto pretendido, los enemigos aparecen unos instantes después de recoger el arma. Cuando nos creemos que no va a pasar nada, y bajamos la guardia.
 
  • Mensajes pintados en las paredes con sangre:
Suele ser el punto fuerte de muchos juegos de terror. Entrar en un pasillo, o mirar hacia un muro, y que este aparezca lleno de sangre de personas bienintencionadas, que antes de morir, decidieron dedicar sus esfuerzos a advertir a otros del peligro. Y aunque estos mensajes puedan salvarnos la vida en algunos casos, como en Dead Space, donde nos aconsejaban disparar a las extremidades de nuestros enemigos, ya han perdido su efecto de asustar.
 
  • Ruidos aleatorios:
Cuando vamos por un pasillo, en silencio, porque sabemos que intuimos que tenemos enemigos cerca, siempre vamos a escuchar algún ruido que nos hará girarnos. Sin embargo, después de haber vivido esto un elevado número de veces, la mayoría dejarán de darse la vuelta. Porque ese ruido siempre suele venir de una cañería que parece estar esperándonos para sonar.
 
  • La duración de la batería de las linternas:
La oscuridad es un punto recurrente de los títulos de terror, donde el miedo se encuentra en que, al no ver bien, no sabremos por dónde van a aparecer nuestros enemigos. Y para evitar esta situación, se crearon las linternas. Sin embargo la extremadamente corta duración de la batería ha acabado desesperando a muchos jugadores. Sobre todo, porque en la mayoría de juegos donde usamos una linterna, tenemos que ir buscando pilas por el camino, para tener recambios.
 
  • Las alcantarillas:
Si a este punto le sumamos el de los ruidos aleatorios, nos sale una situación que se ha repetido sin parar en muchos juegos. Porque por algún motivo, parece ser que el alcantarillado es el mejor lugar para meter el miedo en el cuerpo. Además, siempre suelen repetir los mismos patrones: Válvulas rojas que no funcionan demasiado bien, grietas en las paredes, pasillos laberínticos y, por alguna extraña razón, la llave de la habitación cerrada del último piso de la mansión.
 
  • Audio-diarios donde la persona que los está grabando muere:
Aquí no se incluirían las grabaciones de cámaras de seguridad donde vemos cómo muere un personaje. Sino a las grabaciones de personas asustadas que se están escondiendo de algún peligro, pero que acaban siendo descubiertas y asesinadas en el acto. Porque, ¿a quién no le ha extrañado que la grabación acabe justo en el momento en que el sujeto en cuestión fallece? ¿Quién apaga la grabación?, ¿el monstruo que lo ha matado, o el fantasma del fallecido?

Publicaciones relacionadas

Cerrar