Comienzan a sancionar por la venta de videojuegos no apropiados a niños

Dentro de muy poco tiempo, México contará con una legislación que penará tanto a comercios como a distribuidores en caso de vender videojuegos no adecuados a niños. Con una serie de medidas que buscan proteger a los menores de contenidos inapropiados, la Cámara de Diputados ha aprobado un conjunto de reformas que regularán los contenidos puestos a la venta para seguir con total rigurosidad las exigencias de los organismos de calificación por edades, según informan desde Excelsior.

Tal y como dicta la reforma principal, la Secretaría de Gobernación es la máxima responsable de controlar que los videojuegos se muevan dentro del respeto a la vida privada, la dignidad personal, la paz y la moral públicas. Su papel será el de establecer las guías que marquen los criterios de clasificación de los juegos a distribuir, alquilar o vender; además de vigilar que se cumplan en todos los establecimientos.

En caso de que los títulos no se muevan dentro de estas líneas marcadas por la secretaría, no podrán gozar de publicidad, ser exhibidos ni vendidos o alquilados en los establecimientos. Aquellos que quieran hacerse con ellos, además, tendrán que acreditar que son mayores de edad para poder tener acceso y comprarlos o alquilarlos. Si un establecimiento no cumple, las multas ascienden a 30.000 días de salario mínimo.

México ha querido dar este paso dado su papel como consumidor de videojuegos. Tal y como aseguran desde el organismo gubernamental, ocupa actualmente el primer puesto en Latinoamérica en este sector, colocámndose por delante de Brasil, Colombia, Venezuela o Argentina. Según su visión de la industria, si bien es cierto que hay contenidos que ayudan al crecimiento y encajan con las diferentes edades de los menores, otros muestran conductas poco apropiadas que pueden ser normalizadas por los jugadores de menor edad. Su estrategia es evitar esta normalización cortando por lo sano.

¿Un buen movimiento el realizado por el gobierno mexicano o una forma de ponerle vallas a algo inmenso? Es cierto que la comercialización de muchos juegos carece del control que merece, permitiendo la venta a menores de productos calificados para adultos. Pero, ¿es excesivo el querer evitar cualquier publicidad en establecimientos?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar