¿Cómo es posible que estas 10 películas no tengan videojuego?

Uno de los temas más recurrentes en el mundo de los videojuegos es el de las nefastas adaptaciones de videojuegos a películas y también de películas a videojuegos. Intentar ver un producto adaptado de calidad es algo así ahora mismo como encontrar trabajo, ver un unicornio o que un año no salga un Call of Duty.

Hace mucho tiempo en AlfaBetaJuega os contamos en un reportaje un buen puñado de videojuegos que bien se merecían una película (podéis rememorarlo en este enlace).

Pues hemos decidido ir más allá y venimos con la que podría ser la secuela espiritual de aquel reportaje: 10 películas que se merecen un videojuego. Así, como suena. Hemos seleccionado de manera totalmente aleatoria 10 grandes películas de cine que bien podrían tener un videojuego. Y además hemos pensando en qué tipo de juegos deberían ser y qué estudio tendría que crearlos. Y por tocar un poco las narices, les cambiamos de género o argumento para que sea igual que las adaptaciones de juegos a cine. Puede que algunas tengan juego fan o un título desconocido en Atari o cosas así… pero nosotros lo que queremos son Triple A.

Por supuesto, cuando terminéis de leerlo os estaremos esperando en los comentarios para ver qué películas os gustaría que se hicieran videojuegos.

 

Memento, por Quantic Dream

La obra de culto de Christopher Nolan le va que ni pintada a un tipo como David Cage, la cabeza pensante de Quantic Dream. En el juego iríamos desentrañando pistas a modo de eventos de tiempo y enfrentándonos a tipos que no nos quieren decir quiénes somos realmente y por qué narices llevamos todo el cuerpo tatuado. Por supuesto, el juego repetirá constantemente zonas, combates y pistas por descubrir porque el protagonista irá olvidando que ya ha desentrañado el misterio hace un rato. La memoria de pez es lo que tiene. Un juego repetitivo, sin game over y que nunca terminaría. Algo revolucionario, vamos.

 

El Gran Lebowski, por Intelligent Systems

Los creadores de Game & Wario nos traerían un título de mini juegos exclusivo para Wii U y protagonizado por el Nota, Walter y Donnie. La premisa argumental es sencilla: el Nota va en busca de su alfombra robada y para ello deberá enfrentarse a una serie de terribles pruebas para encontrarla.

Pensad por ejemplo en mini juegos de reventar el coche equivocado de una persona con un bate de béisbol con el wii mote; soplar las cenizas de un muerto por el micrófono del GamePad para ver quién le mancha más la cara a otro; preparar un ruso blanco a lo Cooking Mama; y, por supuesto, un juego de bolos y uno de baile con el Hotel California a lo Gipsy Kings de fondo. Ahora nos vais a decir que no os compraríais la Wii U de calle con este juego.

La Princesa Mononoke, por Miyamoto y su equipo

Lo diremos hasta que sea norma: Miyazaki y Miyamoto son como primos hermanos y si al Studio Ghibli le han ido tan bien las cosas en el mundo del videojuego con la creación de Ni No Kuni, ¿por qué no seguir adaptando alguno de sus clásicos?

Nosotros lo tenemos claro: La Princesa Mononoke como juego de estrategia a lo Pikmin 3, pero mucho más violento. En el juego podríamos manejar a distintas facciones como los lobos, los jabalís, varios bandos de humanos, las criaturas extrañas del bosque… tanto en épicas batallas como en la recolección de recursos tanto para destruir como proteger el bosque. De nada, Nintendo.

 

Kill Bill, por Platinum Games

O por Suda 51, nos da un poco igual. Tanto Grasshopper como Platinum podrían llevar a buen puerto cualquier adaptación de una película de Tarantino y con Kill Bill, más fácil imposible.

Un hack and slash donde no dejarían de asaltarnos millones de enemigos en pantalla a la vez que no dejaríamos de desmembrar en pantalla con un buen puñado de final bossess marca de la casa en cualquiera de las dos compañías.

Si lo hace Platinum preparaos para luces por todos los lados, posibles ataques epilépticos y a que la Novia llegue a ponerse gafas de pasta sexys en algún momento; y si lo hace Suda 51 para conversaciones con diálogos más rápidos y alocados que los del propio Tarantino y a que probablemente no pase nada interesante entre Jefe final y Jefe final.

 

La Lista de Schindler, por Treyarch

Vamos con el que probablemente sería el juego más revolucionario de todos, no por el juego en sí si no por el cambio con respecto a la película. La idea es sencilla a la par que polémica a más no poder: un Call of Duty ambientado en la II Guerra Mundial que haría combatir de tú a tú a judíos y alemanes. ¿El motivo? Schindler está hasta las narices de que le pidan tantísimos requisitos para ser un emprendedor y, pese a que la actual reforma laboral le permite la contratación y el despido prácticamente libre, él lo que quiere es tener a sus trabajadores contentos más que nada para que no sean víctimas del Holocausto

El único problema que le vemos al asunto es que no sabemos exactamente cómo convertir esto en una franquicia que nos permita sacar juego por año… ¿Salvad al Soldado Ryan? ¿El Imperio del sol?

 

Persépolis, por Ubisoft Montpellier

Del cómic al cine y del cine al videojuego. Si la impresionante y bellísima novela gráfica de Marjane Satrapi ya contó con una magistral adaptación a pantalla grande, ¿por qué no hacerla videojuego?

Por supuesto, los mejor posicionados para llevarlo a cabo serían los creadores de Rayman Legends, ¿Por qué? Fundamentalmente porque las maravillas de estilo cartoon que hace el motor Ubiart le vendrían de fábula al blanco y negro de Persépolis.

Además de que podría salir un juego de plataformas tan divertido y emotivo como es la vida de esta niña que nos cuenta la historia de Irán y del régimen actual que impera el país desde los ojos de la inocencia y la adolescencia. 

Arma Letal, por Rockstar

Solo de pensarlo se nos pone la piel de gallina, ¿Un Grand Theft Auto protagonizado por Riggs y Murtaugh? ¿Dónde narices hay que firmar y poner el dinero? Podría ser perfectamente un DLC de GTA V con una historia protagonizada por dos policías, por cambiar, que van haciendo misiones por la ciudad como desactivar bombas de manera fallida, acabar con embajadores sudafricanos, con las triadas… todo lleno de acción y humor.

Eso sí, las habilidades especiales de los dos personajes serían, aunque no tuvieran una utilidad real en el juego, un botón en Murtaugh para decir "estoy demasiado viejo para esta mierda" (podría subirnos la adrenalina a lo Trevor, por ejemplo) y una simulación de suicidio para Riggs (¿una activación extraña del tiempo bala?).

 

Annie Hall, por Al Lowe

El creador de Larry podría hacernos un juego que fuera más allá del tetas y culo por tetas y culo. Una aventura gráfica intelectualizada plagada de chistes sobre la muerte, los problemas sexuales, psicoanalistas y el odio a tener que vivir fuera de Nueva York.

Porque está ya mayor y es algo totalmente inverosímil pero, ¿os imagináis por un momento que Woody Allen hiciera un videojuego? ¿O escribiera el guión de alguno?

El Resplandor, por Shinji Mikami

El género survival horror está un poco de capa caída últimamente.

Para darle un poco de brío, ¿por qué el gran creador del género, el padre de Resident Evil, no iba a hacer una adaptación de una de las películas de terror por excelencia del maestro Kubrick? El juego tendría dos partes diferentes: en una seríamos Jack Torranze enfrentándose a espíritus, al miedo de la hoja en blanco intentando escribir una novela y, por supuesto, al terror de la nefasta interpretación de Shelley Duval.

Luego, en un momento de la trama el juego cambiaría y se volvería muy loco y pasaríamos de ser la presa a ser el cazador. Ya sabéis: cogemos el hacha y a liarla parda.

Una segunda opción sería hacer un Mario Kart por los pasillos del Overlook Hotel con triciclos y personajes jugables como el niño que no deja de decir Redrum o las gemelas siniestras. De nada Nintendo… otra vez.

 

Psicosis, por Capcom

Un mezcla entre Street Fighter, Soul Calibur y las grandes obras del maestro Hitchcock. ¿Por qué no? Entre los luchadores podríamos tener a una abuela en la sombra con un cuchillo, una rubia desnuda gritando y aporreando con el cabezal de la ducha, un pájaro, al propio Hitchcock… Además incluiríamos fatalities a lo Mortal Kombat como "Crímen Perfecto", un avión que nos tirotea en un campo desolado o un vaso de leche envenenado.

Si Capcom sacara algo así fijo que ya nadie diría nada sobre ediciones especiales de Street Fighter y sobreexplotaciones varias.

 

Vale de paranoias y creaciones de videojuegos surrealistas por el momento. Os toca a vosotros, ¿qué película os encantaría que tuviera videojuego y cómo sería?

Deseando escucharos en los comentarios de AlfaBetaJuega.

Néstor García

Publicaciones relacionadas

Cerrar