Cómo evitar ser un comprador friki compulsivo

Cómo evitar ser un comprador friki compulsivo

Llega un momento en la vida en que te haces adulto, comienzas a dedicar tu vida a cosas provechosas, trabajas, te vuelves más serio… ¿O quizás no es así? En realidad no es así para nada. Si eres friki, lo seguirás siendo aunque te hagas mayor, y te seguirás comprando esos artículos tan molones que algunos de tus amigos no entienden.

A ese tema está dedicada la viñeta de una de las últimas actualizaciones de Dorkly. En ella, un chico de mediana edad comienza a tener una nueva pasión, y lo que comienza siendo un mero gusto, termina convirtiéndose casi en una obsesión por comprar cosas: carteles, bustos, armas, prendas de ropa… ¿Nos ocurre a todos lo mismo?

Cuéntanos bajo estas líneas si te sientes identificado con el protagonista de la tira cómica o si no te ha pasado nunca. ¿Eres de los que tiene una habitación consagrada a sus juegos, películas o series favoritas; o por el contrario con un par de figuras y un póster tienes suficiente?

¡Cambia tu fondo de escritorio por una imagen de esa cosa!

¡Habla con tus amigos sobre ello!

 

Díselo de una forma que dé menos miedo.

¡No vayas inmediatamente a comprar todo lo que veas de eso!

Tienes un armario lleno de obsesiones del pasado. ¿Necesitar que algo más vaya allí?

 

Parece que lo has hecho.

Bueno, pero ya está. Deja de comprar cosas.

Genial. ¿Te sientes mejor ahora que lo has comprado todo? ¿Ahora que has gastado el dinero que tanto te ha costado ganar?

– Pero desde que gano dinero, solo he gastado mis pagas extra en esto, ¿no está bien así? ¿No es esto lo que hace que merezca la pena trabajar todo el día en una aburrida oficina?

 

¡Vamos, tarado! ¡Eres adulto!

Asegúrate de no enterrarte en deudas y adornos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar